Matrimonio de Ricardo & Stefany

Cuando las novias eligen sus damas de honor es con la intención de compartir ese hermoso momento con alguien que ama y confía mucho. Así que, para retribuirle, te conviertes en su aliada, para ofrecerle su opinión o simplemente parar ayudarla a ver diferentes tipos de decoración para matrimonio y demás preparativos. También cuando hay tantas emociones y sentimientos encontrados, la novia suele necesitar alguien que la socorra. Así las damas de honor luzcan un vestido de cóctel muy elaborado y difícil de manejar, si ella requiere algún pañuelo para secar sus lágrimas que se originan por la emoción o darle un sutil repaso a su peinado elegante deberán estar ahí como un apoyo importante. Pensando en estos aspectos esenciales y para que esté lista ante cualquier eventualidad, proponemos 6 funciones claves que una dama de honor debería tener en cuenta el día del matrimonio.

1. Ayúdale a colocarse el vestido

Llegada la hora de los preparativos, necesitará una ayuda extra para ponerse el vestido de novia y evitar que pueda estropearse con el maquillaje o quedar enganchado con algún elemento. O para maniobrar con el peinado con moño que optó para la grandiosa ocasión. La dama de honor será su compañía en esos momentos, para apoyarla también a colocarse los zapatos y demás accesorios. Todo para que quede lista, hermosa y perfecta.

Monett Visual Agency

2. SOS

Si algo llegase a suceder, cualquier tipo de contratiempo que nadie está excepto de tener, las damas de honor suelen ser esa ayuda idónea para socorrer a la novia. Alístate un kit de emergencias para el día del matrimonio con hilo y aguja, pañuelos, crema de mano, algo de maquillaje y de pronto unas pastillas para el dolor de cabeza y mentas. Si sucede algo que no puedes solucionar con ese kit, como que un arreglo floral de boda no iba con la decoración, contacta a los organizadores para que solucionen el inconveniente. Dale la tranquilidad a la novia de saber que tú le ayudarás a solucionar cualquier eventualidad.

3. Libérale de objetos en sus manos

Cuando la novia lo requiera, ayúdala sosteniendo el ramo de novia o de pronto las copas cuando ella sale a dar su baile nupcial. De esta manera contribuyes para que salga magnífica en las fotografías de su matrimonio sin que algún elemento u objeto que no haga juego con su estilismo quede retratado sin querer. Salva el día con solo sostenerle eso que tiene por unos momentos y luego se lo devuelves.

D al Cubo

4. Recibe a los invitados

Mientras llegan los novios a la iglesia, eres parte de la logística así que puedes saludar a los invitados, ayudarlos a ubicarse, ser una gran co-anfitriona y por qué no, romper el hielo entre los participantes. A lo mejor tienen opiniones o sentimientos compartidos como contar la alegría que te produjo recibir esa tarjeta de matrimonio elegante o mencionar lo preciosa que quedó la decoración de iglesia para el matrimonio. O simplemente entabla relaciones con diferentes grupos de invitados para que se conozcan las familias aún más. Eso le dará una tranquilidad a la novia mientras se da el tiempo en la sesión de fotos, por ejemplo.

5. Socórrela en el baño

Si ponerle el vestido fue complejo, imagínate ir al baño. Ten la confianza de acompañarla para que pueda hacer sus debidas necesidades sin que se afecte el vestido. Eso le dará tanta serenidad a ella que de seguro las unirá mucho más. Si de pronto no tienes la suficiente confianza para ese tipo de cosas, al menos déjale saber que estarás ahí cerca si te llega a necesitar. Si precisa que le des una pincelada a su peinado recogido o algo del maquillaje.

Juanita Saavedra Photo

6. Estilista particular

Hablando de maquillaje y tanto si la novia ha decido llevar un peinado recogido o si prefirió un peinado semirrecogido, quien mejor que tú para ayudarla con los retoques que a veces suelen sacar de momentos embarazosos. Es muy normal que la novia llore en su boda y como consecuencia es probable que algo del maquillaje no permanezca en su sitio. En el baile, alguna vuelta o movimiento brusco pudo desorganizar o desajustar el peinado. Es decir, en cualquier momento lo va a necesitar y ahí estarás tú para socorrerla. Así que una recomendación es que te fijes cómo la profesional lo hace en la mañana para que tú tengas la técnica ya fichada si la llegas a requerir en el trascurso del día.

Un detalle adicional que suelen hacer las damas de honor es regalar unas hermosas palabras hechas discurso el día del matrimonio. Algo similar a las frases de amor que se mencionarán los futuros esposos junto al altar al declamar sus votos. Si te animas a hacerlo será un regalo muy emotivo que será bien recibido. Y ahora que conoces las funciones claves que deberás tener en cuenta para el día del matrimonio, estás lista para lucir el maravilloso vestido de fiesta que la novia eligió con tanto cariño para ti porque también quiere verte encantadora para esa ocasión especial y romántica.