Aldres Fotógrafo
Aldres Fotógrafo

¿Sabías que todos los vestidos de novia necesitan arreglos? Es verdad. Cuando vas un lugar para medirte vestidos siempre tienen modelos de talla estándar, esto tiene un porqué, y es para que quien se lo pruebe pueda observar cómo queda el diseño en su figura, y si es le gusta, luego los profesionales ajustarán cada punto necesario para que encaje o calce de manera idónea sobre las curvas. Ni la decoración para matrimonio ni nada en una organización de bodas, se toma a la ligera y esto no es la excepción. Cuando des tu última palabra no habrá marcha atrás y por eso debes estar preparada y no quedarte callada, si lo que quieres es estar muy satisfecha con tu vestido, peinado de novia y complementos; toma nota de estos 11 consejos para tu cita, y consigue caminar al altar con el vestido perfecto con el que siempre soñaste tener.

Leonor Correa
Leonor Correa

1. Checklist de cambios pendientes

Cada que te pruebes el vestido los profesionales encuentran un punto para ajustar, hasta esta última prueba. El primer consejo que queremos compartirte es que lleves un checklist de revisión con esos puntos que acordaron con la tienda para que al llegar puedas verificar todos los cambios que quedaron pendientes. La intención es que ningún detalle pueda escaparse o quedarse sin comprobación.

2. Zapatos de novia a la mano

Profesionales en vestidos de novia 2018, aseguran que desde la primera cita es importante llevar los zapatos de novia. El largo real del vestido está relacionado con el alto de los zapatos, así que, si se quiere comprobar que sea el largo adecuado de cuando se pactó en la primera visita, llévalos a la última prueba del vestido de novia. Con esto no solo tu sabrás si es lo que pediste, dará una visión más clara a los expertos/as para que hagan las correcciones a tiempo.

Elizabeth Carvajal & Alejo Mejía
Elizabeth Carvajal & Alejo Mejía

3. Incluye tu lencería

Ya sea que lleves ropa similar o la original que deseas lucir en tu boda, la lencería de la novia debe probarse con el vestido. Imagina un vestido de novia con mangas y ceñido al cuerpo; hay pantis que pueden notarse. Lo que menos queremos es que algo te marque o se note la diferencia, presta atención, por ejemplo, algunos corsés que pueden aumentar centímetros en la cintura del vestido o tener un tipo de ornamentación que pueda abultar. La recomendación es tener dos opciones de lencería de novia y llevarlas para la última prueba.

4. Considera el peinado

En la última prueba de vestido se pretende ver el ajuar de la novia lo más real o parecido a lo que será el día B. Por ello, los profesionales recomiendan considerar una prueba también del peinado de novia con velo o tocado, según sea tu elección. Separa cita con el estilista con anterioridad y procura que la prueba del peinado coincida con la de la última del vestido.

5. Los complementos no deben faltar

Y si hablamos de lo más real, los complementos no deben faltar. Otra recomendación es que cada complemento que deseas incluir en tu look es importante que lo lleves. Probarse los accesorios en la última prueba del vestido ya terminado te ayudará a saber exactamente cómo te verás y no dejar nada al azar. Ese día será algo agitado y las improvisaciones hay que disminuirlas lo más posible.

6. La compañía siempre es ayuda

Las madres, madrinas o damas de honor siempre son de gran apoyo emocional en cada organización del matrimonio, pero definitivamente son de gran aporte en las visitas o pruebas del vestido. En la última prueba, te ayudarán a confirmar que todo se vea perfecto, incluso en tu espalda y los bordes del vestido, y además aprenderán cómo ponértelo o si es el caso auxiliarte en una situación especial, como cuando requieras ir al tocador, por ejemplo.

Blanco Studios
Blanco Studios

7. Invita a tu fotógrafo

Tu fotógrafo/a se sentirá emocionado/a y muy satisfecho/a de poder estar ahí contigo puesto que, con los años, inmortalizar la última prueba del vestido ha ganado gran valor tanto para las novias como para los que admiran sus recuerdos de boda. Así que, puedes considerar esta idea.

8. La importancia del peso

Las mujeres tenemos diferentes metabolismos. Unas son propensas a engordar y otras a adelgazar, sin olvidar que es normal cambiar de talla por ser seres de constante cambio. Sin embargo, en estas fechas es mejor hacer un plan para conservar el mismo peso de la visita anterior y hasta el día que las argollas de matrimonio anuncien la unión. Lo ideal es controlar más los antojitos y no excederse en ejercicio. Trata de llevar una vida balanceada lo mejor siempre será solicitar ayuda de un/a profesional dietario para que no te vayas a descompensar. La dieta puedes dejarla para antes de las dos últimas pruebas del vestido.

Loor Fotografía
Loor Fotografía

9. Procura confirmar tus citas

Nunca está de más que confirmes la cita, en especial la de la última prueba. Las tiendas de vestidos de novia tienen experiencia y son profesionales en la asesoría y apoyo a las novias para su outfit. Sin embargo, todos somos seres humanos y por ello existe siempre una posibilidad inesperada o margen de error. Para que no tengas contratiempos, qué te parece si confirmas dos semanas antes del día B, por lo general el tiempo suficiente para la última prueba. O si no te han llamado, puedes llamar dos o tres días antes de la cita para confirmarla.

10. El ramo de la novia

De los arreglos florales de boda que deben acompañarte, el ramo de la novia también es importante, aunque para la prueba del vestido no es indispensable. Pero si te preguntas cómo puedes saber si su tamaño será el indicado para el corte de vestido, y en general para el diseño, puedes simular su tamaño con algunas flores artificiales, si con esto consideras que te da más tranquilidad al ver tu estilismo completo. Lo principal es que mientras realizas la última prueba disfrutes de sentirte cerca de la recta final. 

Los Caballos - Wink Eventos
Los Caballos - Wink Eventos

11. Vive tu momento de pasarela

Para terminar la diversión, nada mejor que sentirte como una “fashionista” de pasarela. Elegir las tarjetas de matrimonio, escoger el lugar, crear la lista de invitados o encontrar el destino de luna de miel deseado, no te darán la mágica sensación de ser protagonista y foco de miradas del día de la boda, como lo hace la última prueba del vestido. Por eso, gózatela al máximo, camina en la pasarela con propiedad, baila y muévete con el vestido puesto. Además de darte una sensación lindísima de felicidad, podrás encontrar detalles posibles de ajustar para que te sientas 100% cómoda en cualquier momento del matrimonio.

Seguro estás muy emocionada y no puedes evitar pensar cada día, que pronto llegará el momento en el que camines del brazo de tu acompañante para encontrarte con tu futuro esposo en el altar, luciendo ese peinado semirrecogido con el que siempre soñaste. Ya queda poco para que juntos intercambien sus frases de amor, mientras se ponen sus alianzas que los consagrará oficialmente como marido y mujer.