Colombia es conocida a nivel mundial por la variedad y belleza de sus flores. Con más de 40.000 especies, algunas de ellas endémicas, es decir, que solo crecen en sus suelos, se exportan a más de 89 países. Con esta ventaja, al incluir flores en la decoración de matrimonio, seguramente el evento será inolvidable para ustedes y todos sus invitados. No importa si es un matrimonio al aire libre o dentro de un salón, si se están imaginando una decoración vintage de boda, o si la fiesta se llevará a cabo de día o de noche, los arreglos florares para boda le darán ese toque romántico que su boda necesita y al terminar la fiesta todos saldrán diciendo frases de amor.

¿Cómo saber cuáles son las flores perfectas?

¡No se preocupen!, no deben ser unos expertos en flores para saber cuáles son las que los hacen vibrar y cuáles no. Una buena manera de empezar con esta tarea es definir cuáles serán los colores del matrimonio, así sabrán qué tipo de flores y tonos estarán en armonía con todo el ambiente de la celebración. También hagan una lista de las personas que necesitarán llevar flores, por ejemplo: la novia, la mamá de la novia, las damas de honor, el boutonniére de él o el arreglo floral del padrino, etc. Ustedes son quienes deciden quien lleva y quien no.

Arreglos para la ceremonia

Usualmente en la decoración de iglesia para matrimonio se utilizan arreglos en el camino hacia el sagrario, en sus sillas y en el altar. El color blanco es el más usado en las ceremonias religiosas, por eso predominan flores como las hortensias, los lirios y, por supuesto, las rosas blancas. Si son una pareja un poco más arriesgada y deciden usar unas coloridas, sin duda tendrán un contraste muy bonito entre la elegancia del lugar y los arreglos florales para boda.

Por otro lado, en la decoración para matrimonio civil que puede realizarse en exteriores, los arcos adornados con plantas como ramas de eucalipto, hiedra y paniculata son tendencia y se han convertido en el escenario favorito por las parejas para dar el “sí”. Este es un elemento decorativo que marcará la diferencia y los hará sentir como salidos de un cuento.

Flores para la recepción

El primer consejo es que visiten el espacio para que puedan visualizar la celebración, así será mucho más fácil saber qué es lo que necesitan. Si la recepción es en interiores y quieren un ambiente clásico, la recomendación de los expertos en cuanto a los centros de mesa para boda es que sean redondos y pequeños con flores como rosas o “velo de novia”, pues son las más versátiles y quedan perfectas para éste tipo de decoración.

Si por el contrario están pensando en algo más vistoso podrían optar por los toparios con flores como lirios, margaritas o rosas. Estos arreglos florales altos se pueden acomodar a cualquier estilo de matrimonio, por ejemplo: si buscan algo tropical podrían usar una base de madera en la que se ubique follaje en la parte de arriba; o si prefieren una decoración más sofisticada usen estructuras de vidrio delgadas o candelabros y en la copa rosas u orquídeas.

Es posible que estén pensando en un matrimonio campestre. Lo ideal sería que la decoración combine con el ambiente. Aquí podrán jugar un poco más con los colores y decorar con plantas silvestres, además por qué no agregarle un detalle único como una canasta de mimbre con frutas de un color que contraste con los arreglos. Un complemento sencillo que seguro cautivará a los invitados.

Rincones mágicos

Pueden jugar con las flores para embellecer otros espacios. Nadie va a decir: “¡hay demasiadas flores!”, así que aprovechen y decoren cada rincón. Los photocall se han ganado un lugar importante en las fiestas y más ahora cuando los asistentes postean cada momento del grandioso día en redes sociales, por eso esta es una muy buena idea para tomar fotografías divertidas y originales. Una pared llena de flores contrastará con los vestidos elegantes de fiesta que llevarán los asistentes.

Recuerden la mesa de postres, el bar, la entrada y el lugar donde estará el libro para las firmas. Los arreglos que pongan aquí deberán ser acordes a lo que hayan escogido para los centros de mesa.

Agregar velas a la decoración, sobre todo si la recepción es en la noche, generará una atmósfera romántica y ayudará a resaltar los colores de los arreglos florales. Algo tan sencillo como poner las velas en pequeños recipientes de cristal le dará un ambiente cálido y de cercanía a la celebración.

Busquen asesoría

Una buena opción a la hora de escoger las flores es pensar en el clima del lugar donde se llevará a cabo la ceremonia, pues las especies varían según la temporada. Mientras en un clima cálido encontrarán: Lilis, jazmines, rosas y azucenas; en un clima frío tendrán: Tulipanes, orquídeas, lirios y magnolias. Si prefieren usar flores que no estén en temporada seguramente no van a lucir tan majestuosas, además eso significaría un incremento en el presupuesto.

Un florista será su mano derecha para tomar mejores decisiones, pues les ofrecerá lo más adecuado según el lugar, el ambiente y el clima. Una buena opción es que cuando contacten al experto ya tengan una idea de lo que están dispuestos a invertir en los arreglos florales de boda.

En cuanto a los complementos que hacen parte de su estilismo nupcial como lo es el ramo de novia y el boutonniére estos deben ir en concordancia. Además, deben sentirse cómodos con estos arreglos y que sean fieles a su personalidad. Elegir las flores que harán parte de ellos permitirá después elegir las que darán vida a la fiesta.

Cada detalle del matrimonio necesita toda su atención, así como se están tomando el tiempo para escoger las tarjetas de matrimonio y  más adelante el destino de la luna de miel, las flores que harán parte del inicio de ésta historia de amor también deben ser su prioridad. Estas reflejarán su estilo y llenarán de color el lugar escogido para la fiesta. ¡A celebrar!