Seguramente ya sentiste la emoción del enlace desde que te contaron de la entrega del anillo de compromiso y comienza la búsqueda de ese atuendo fabuloso con el que acompañaras a tus familiares o amigos en el gran día. Lo primero que debes hacer es tener claro el código de vestuario que la pareja desea para su celebración y han consignado en la tarjeta de matrimonio. Luego ya estás lista para hacer un recorrido por las tendencias de vestidos de fiesta de esta temporada que conjugando texturas, colores y diseños nos traen una amplia gama de opciones perfectas para ser la invitada más chic de la boda. Te damos los mejores tips para que encuentres el atuendo ideal para el tipo de celebración a la que asistirás y por supuesto con tu personalidad. 

Mañana, tarde y noche

Una de las primeras consideraciones que debes tener al decidirte por un atuendo para lucir en la boda, es el momento del día en que va a llevarse a cabo la ceremonia. Para celebraciones en la mañana y hasta el mediodía, lo ideal es buscar un vestido de fiesta corto. Puedes lucirlo, dependiendo de tus gustos y el código de vestuario, sobre la rodilla en falda recta muy elegante o con algo de vuelo si el evento es más informal y juguetón. Para ceremonias más tradicionales la opción del largo chanel a media pierna es la adecuada, puedes igualmente usar un corte tubo o darle movimiento con faldas en telas vaporosas o sobrepuestas con pliegues y boleros. Para la mañana son perfectos los colores claros, los vestidos cortos blancos, o con estampados tenues guardando siempre un matiz pastel.

Si la invitación es en la tarde, la falda puede conservar el mismo largo y migrar hacia colores más oscuros o con estampados más vistosos, pero aun conservando la línea de los vestidos para cóctel de día. Para celebraciones en la noche y comúnmente más formales, la falda debe aumentar su largo para llenar de elegancia y estilizar la figura. Lo recomendado en estos casos es lucir vestidos de noche que cubran los tobillos ya sea con faldas en corte A, plisadas desde la cintura y con mucho vuelo o incluso de corte recto con una sobrefalda en una tela más liviana para dar contraste.

Para estas ocasiones la gama de colores es más oscura yendo del gris al negro sin dejar de lado los azules, violetas y verdes. Los estampados también están permitidos cuidando que sean formas pequeñas, florales o miniprint y los toques de brillo que iluminan el atuendo con apliques en mangas, escotes o detalles de la falda.

Interiores o al aire libre

Tomar nota del lugar donde va a celebrarse la unión, también te permite tener una idea clara de que tipo de vestido lucir. Para matrimonios formales, festejados en recintos cerrados como salones de fiestas, hoteles o clubes el protocolo nos exige vestidos de fiesta largos, más sobrios, en gamas neutras o con toques de color cuidados, especialmente resaltando detalles del vestido como cintura, cargaderas o cuello. Puede jugarse, teniendo en cuenta la hora, con el escote, ya que el día es mejor llevar una abertura discreta, pero la noche permite un modelo algo más atrevido. Las transparencias y los encajes están también muy presentes en los modelos de vestidos de fiesta 2017, siendo el complemento ideal para darle exclusividad al diseño.

Para los matrimonios campestres y las celebraciones al aire libre, los atuendos se vuelven más relajados y tranquilos, prefiriendo los materiales fluidos, los colores llamativos y estampados con motivos florales de mayor tamaño. Para las invitadas con un estilo más romántico los bordados con aplicaciones plateadas sobre faldas livianas o las blusas de boleros están en plena tendencia.

Si tu opción es llevar un vestido de cóctel o cualquier otro, la clave está en lograr la combinación perfecta entre el atuendo elegido, los zapatos y los demás accesorios para vestidos de fiesta que completarán tu look. Recuerda que lo importante es que todo se vea en armonía, con esto garantizarás que tu apariencia también se robe todas las miradas.