Daniel Arcila FotografíaDaniel Arcila Fotografía

Si bien es cierto que todas las parejas deciden con especial cuidado los detalles de su boda, comenzando por el diseño de sus tarjetas de matrimonio, el lugar de la celebración, del tema de la decoración para matrimonio, el menú del banquete y la lista de canciones entre otros, para las novias uno de los elementos más queridos e importantes es el vestido de novia. Este se elige con particular cariño, dedicando tiempo y empeño. Por esto, luego de usarlo, a lo mejor no sabes exactamente qué hacer con él, pues encierra un gran significado, pero en ocasiones es lo suficientemente aparatoso para no contar con un lugar idóneo para guardarlo. Te compartimos 6 opciones para que decidas qué hacer con esta prenda tan especial.

Opción 1: guardarlo

Puedes elegir conservar tu atuendo como un recuerdo para siempre. En especial si tienes espacio suficiente y si tu vestido de novia 2018, definitivamente constituye un objeto preciado para ti. La recomendación es que tomes las precauciones necesarias para mantenerlo hermoso. Debes guardarlo totalmente limpio, envolverlo en una bolsa plástica que no permita el ingreso de aire y almacenarlo en una caja de cartón que ayudará a protegerlo de cualquier suciedad y que no pierda su forma.

Opción 2: heredarlo

Este es generalmente el destino más común para el vestido de novia sencillo o elaborado que hayas elegido para tu celebración. En general, es una prenda muy querida y se llena de gran significado si quien vuelve a usarlo es alguien cercano a ti: una amiga cercana, alguna sobrina o incluso las hijas que en un futuro puedan lucirlo de nuevo. Lo ideal es realizarle algunas modificaciones para actualizarlo, por ejemplo, si es un vestido de novia con mangas, retirarlas (si el diseño lo permite), agregar adornos o teñir en otro tono para que la nueva novia le ponga su toque personal.

Elizabeth Carvajal & Alejo MejíaElizabeth Carvajal & Alejo Mejía

Opción 3: venderlo

Para muchas novias, luego de la ceremonia el vestido no representa un apego especial y deciden venderlo, ganar algo de dinero y liberar espacio en el clóset. Si esta es tu decisión tienes varios canales para hacerlo, uno es promocionarlo entre tu círculo de conocidos, venderlo directamente en alguna de las páginas de internet que ofrecen este servicio, o asesorarte directamente con los lugares especializados en alquiler de vestidos de novia, los cuales tienen experiencia en este tipo de comercialización y pueden incluirlo en su catálogo de vestidos de novia de segundo uso.

Opción 5: reciclarlo

Es un vestido hecho a tu gusto y a tu medida, así que por qué no pensar en hacerle algunos ajustes y usarlo de nuevo en alguna invitación especial. Puedes convertirlo en un hermoso vestido de cóctel blanco o se te decidiste por un modelo más sencillo, es decir, de cortes rectos y de tela lisa, tendrás una buena alternativa para transformarlo -de la mano de una experta/o- para que puedas lucirlo en una salida en la noche o en un matrimonio campestre al que asistas como invitada.

Loor FotografíaLoor Fotografía

Opción 4: donarlo

Si eres una novia de espíritu altruista y a la que ayudar a los demás hace feliz, puedes entregar tu vestido a una fundación o directamente a alguna mujer cercana de la que conozcas su situación y sepas con certeza que apreciará inmensamente poder lucir un modelo como el tuyo en su gran día.

Opción 6: hacer un trash the dress

La sesión trash the dress es una idea que aún permanece y que algunas parejas optan por realizarla. Si tienes claro que no volverás a utilizar el vestido de novia podrás pintarlo o mojarlo en esta divertida sesión fotográfica de postboda junto a tu futuro esposo. Tendrán la oportunidad de elegir el escenario: en el bosque, bajo la lluvia, en la playa o en la piscina.

LoopstudiosLoopstudios

Cualquiera de estas opciones será fabulosa para el vestido que te acompañará a dedicar los mensajes de amor para tu esposo en el momento de los votos y que estará contigo hasta que juntos se vayan a disfrutar de una luna de miel inolvidable.