Matilde Cano

Lo primero que pensaste (seguramente) al recibir la tarjeta de matrimonio de ese familiar o amigo es: ¿qué vestido de fiesta debería lucir para la ocasión? Antes de salir corriendo a revisar tu armario o de seleccionar los accesorios para vestidos de fiesta, guíate por el código de vestimenta que marcó la pareja. Ten presente que, aunque culturalmente el color blanco se evita en las bodas, pues no se desea quitar protagonismo a la novia, existen diversos diseños que se pueden usar para una celebración como esta. Te mostramos algunas ideas para que te sirvan de orientación a la hora de buscar vestidos blancos de cóctel.

¿Sabias que...?

El blanco fue el color que se instauró como insignia de los vestidos de novia por su significado de pureza y devoción.

La túnica blanca, en Grecia, era símbolo de alegría y buenos presagios para la nueva pareja, pero a principios del siglo XIX eran muchas las novias que se casaban de negro, uno de los colores “prohibidos” para las novias actuales, pues creían que este protegía de envidias y daños espirituales. Fue solo hasta mediados de este mismo siglo que el blanco se institucionalizó como el color de bodas y desde ahí ha sido de uso casi exclusivo de la novia.

Vestidos blancos largos y sencillos

Los vestidos de fiesta largos siempre serán un acierto en los matrimonios. Si eres una invitada de espíritu tranquilo a quien no le llama mucho la atención lucir trajes recargados o con detalles muy llamativos, entonces opta por vestidos simples pero igualmente elegantes. Por ejemplo, siluetas como el corte recto o el imperio permiten crear diseños casuales, en algunos casos se hace énfasis en la cintura o en el escote con un adorno discreto.

Las faldas con buena caída o también las plisadas ayudan a crear ese aspecto natural para la boda. Recuerda que si te decides a usar, por ejemplo, un vestido con escote en V tanto en el frontal como en la espalda, un peinado recogido acompañará de manera seductora el conjunto. 

Marfil

Vestidos blancos elegantes

Cuando se suele buscar vestidos de cóctel para boda, se tiene en mente la idea de encontrar diseños solo cortos o midi. Sin embargo, existen opciones que pueden usarse tanto para el día como para la noche. Todo dependerá de la hora en la que se fije la celebración. Por ejemplo, para bodas de cara hacia la tarde-noche, está permitido el uso de vestidos largos y con algo de brillo. Se encontrarán con pedrería tanto en el escote, cintura o que se desvanecen a lo largo del vestido.

Recuerda que si decides tener ese toque glam, los accesorios deben ser los más discretos posibles: unos pendientes pequeños y alguna pulsera serán el complemento perfecto para que no lucir recargada. 

Demetrios

Vestidos cortos blancos

Si la celebración es de día y se trata de un matrimonio al aire libre, por ejemplo, un vestido blanco corto suelto se convierte en otra idea excelente. Si para ti es indispensable la comodidad entonces no dejes de lado esta alternativa. Los encontrarás con mangas largas, cortas o sin ellas, de escote halter, redondo u hombros caídos.

¿Matrimonio en la playa? Entonces los tejidos vaporosos y de encaje son grandes aliados que regalan frescura. No obstante, también hay posibilidades elegantes en las que se incluyen detalles diferenciadores como, por ejemplo, estampados o bordados sobre el escote o en la terminación del vestido.  

Tony Ward

Modelos también para las curvys

¿Hay vestidos blancos para gorditas? ¡Claro que sí! Y son diversos los tips que puedes aplicar para lucir radiante en esa boda. Por ejemplo, para quienes desean marcar sus atributos como el busto, podrá inclinarse por escotes como el V; para las más discretas entonces un escote redondo o cuadrado; y para quienes cuentan con poco pecho el halter o uno strapless y con drapeado.

Prestar atención al uso de cinturones, lo más apropiado es llevarlo debajo del busto para marcar la caída de la falda. En cuando al corte, se debe tener presente que, si las caderas son anchas, los vestidos de fiesta para gorditas de corte imperio permitirá disimularla. El color o un estampado en la parte superior es la mejor forma de llamar la atención si lo que se quiere es dar énfasis a esa zona. 

David's Bridal

Por protocolo, preguntar nunca está de más

Si la novia es una familiar o una amiga cercana, puedes preguntarle en confianza si tiene algún reparo en que uses un vestidos cortos blanco o, tal vez, uno largo. Aclárale que el diseño es bastante menos elaborado que el de novia, incluso enséñaselo si consideras necesario. Recibirá la consulta como un hermoso gesto, pues pensaste en ella y en lo importante que es es día.

Vestidos bicolor

¿Te preguntas si es de mal gusto ir de blanco a una boda? Pues bien, para poder llevar este tono en un matrimonio sin generar malestar, lo más indicado es combinarlo con otro color para que lo haga diferenciador. En vestidos elegantes de fiesta podrás elegir el ruedo de la falda con un estampado o lucir una sobrefalda en algún tono oscuro. En cuanto a los vestidos con transparencia elige una prenda interior de color llamativo que resalte y “tiña” un poco el fondo de este. 

Amelia Toro

Tus mejores aliados: los accesorios

Los complementos también desempeñarán un rol importante en todo tu estilismo, pues ayudarán a conseguir ese contraste con la prenda. Según sea el diseño del vestido puedes llevar una correa de cuero, un lazo brillante o una cinta gruesa de raso seda en un tono vistoso, anudada a la cintura. Experimenta también con piezas de bisutería vistosas como aretes de colores o collares llamativos, además de crear un conjunto fantástico, marcará la diferencia y te alejará del look de la prometida.

¡Quiero encontrar mi vestido!

Si no se desea realizar una compra que sobrepase el presupuesto o simplemente no se quiere adquirir una prenda para usar en una sola ocasión; existen alternativas como la de alquilar el vestido de fiesta. Las casas especializadas en este servicio ofrecen diversos diseños, accesorios y tallas donde se pueden apreciar también vestidos de cóctel para gorditas para armar el estilo completo. 

Aplicando estos tips estarás preparada para disfrutar de los detalles que la pareja planificó con tanta dedicación desde la decoración del matrimonio, pasando por el diseño de las tarjetas de invitación hasta la melodía con la que amenizarán la recepción.