La preparación de cada detalle para una boda debe iniciar con anticipación, así como necesitas escoger con tiempo las tarjetas de matrimonio, hacer una exhaustiva búsqueda de paquetes de luna de miel para definir el destino y probar diversos vestidos de novia hasta encontrar el que te enamore, también necesitas preparar tu piel y tu cabello. Con estos cinco tratamientos para el cuidado del pelo te darán ganas de hacerlos por completo.

1. Básico y necesario: hidratación

Seguramente has escuchado del ácido hialurónico para tratamientos faciales, pues también ha sido usado para procedimientos capilares. Este le brindará hidratación y más elasticidad a tu pelo y es definitivamente un procedimiento que los expertos recomiendan si estás soñando con llevar alguno de los peinados recogidos, pues otorgará más fuerza a tu cabellera.

El proceso que te harán es muy fácil: primero te lavarán el cabello con un champú especial, después aplicarán el ácido y, por último, te pondrán una mascarilla para sellar. Es importante que tengas en cuenta que puedes realizarlo seis meses antes de que digas frente al altar que te comprometes a respetar a tu amor todos los días de tu vida.

2. Peeling capilar

Si para el día de tu matrimonio estás pensando en llevar alguno de los tantos peinados para cabello suelto ya sea de manera natural, con algún tipo de trenza o incluso ondas, el peeling capilar sería una buena técnica para preparar tu pelo.

Esta práctica se realiza en el cuero cabelludo. Básicamente sirve para exfoliar, eliminar las células muertas, el exceso de grasa y posibles impurezas que se acumulan en la cabeza en el día a día. ¿Por qué es recomendable? Porque este tratamiento permite la regeneración celular y ayuda al cabello a recuperar su brillo natural.

El peeling capilar lo puedes realizar en un salón de belleza o en casa. Si decides hacerlo tu mima simplemente tienes que mezclar miel, azúcar y aceite de oliva. Masajeas estos ingredientes de manera suave en el cuero cabelludo, dejas actuar por unos minutos y después te lavas con agua fría.

Los expertos recomiendan que sólo te hagas este procedimiento una vez al mes y, regla de oro: no te apliques ningún tratamiento químico ese día porque tu cuero cabelludo podría irritarse.

3. Lifting capilar

Este es el procedimiento estrella, según los estilistas, para mujeres que han usado tintes por muchísimo tiempo, pues el cabello – al igual que la piel – envejece y la colorización agiliza ese envejecimiento. Este tratamiento que tiene ácido hialurónico, aminoácidos y activos vegetales debe ser aplicado por expertos y brinda a la cabellera fuerza, grosor y vitalidad.

Un baño de color es otra de las alternativas si te has tinturado el cabello, pues este lo hará lucir más sedoso, brillante y como recién salido del salón.

Un peinado elegante necesita de una bonita cabellera que lo luzca, así que, si sabes que tu pelo ha sufrido a lo largo de los años, dale una manito para que el día de la ceremonia se vea radiante.

4. Bótox

Este no es exclusivo para la piel y, de hecho, es el rey en el cuidado anti-edad para el cabello. Este proceso es recomendado para cabelleras que se ven secas y dañadas. Ese pelo que con el paso del tiempo ha perdido por completo el brillo. Si te sientes identificada y pensabas que ya no había salvación, buenas noticias: ¡sí la hay! Eso sí, este proceso dura bastante tiempo, pues al llegar al salón de belleza el estilista debe verificar el estado de tu pelo y, según su criterio, comenzar el tratamiento.

Primero te aplicará un champú para preparar la cabellera, después sacará pequeños mechones para ir aplicando el Botox: uno a uno, así que llénate de paciencia o llévate un catálogo de arreglos florares para boda para que escojas tus favoritas en esas horas que pasarás sentada bajo un casco de calor. Al final se plancha el cabello para sellar y que de esa manera el producto penetre: ¡Voilà! Saldrás como nueva.

5. Mascarillas para el cabello caseras

Entre las alternativas de tratamientos para el cuidado del pelo están también aquellas que puedes realizarte en casa y que seguro te darán resultados, ya sea que estés pensando en llevar un peinado alto o uno semirrecogido.

Para hidratar: Si quieres devolverle a tu cabello brillo, mezcla un huevo con tres cucharadas de aceite de coco, aplícalo de raíces a puntas y déjalo actuar por 30 minutos. Después debes lavarlo con agua fría y asegurarte de quitar todo el aceite. Esta es una mascarilla sencilla que le brindará a tu cabello ácidos grasos y antioxidantes.

Para cabello seco: Seguramente te acuerdas de que tu abuelita tiene una planta de aloe vera en el patio de la casa y, sin duda, la ha usado para tratamientos faciales en todas tus tías. Pues te llegó a ti la hora de aprovecharla: mezcla cinco cucharadas de este ingrediente con cuatro cucharadas de miel y tres de aceite de oliva, aplica esta preparación en el cabello húmedo y déjala actuar por 30 minutos. Este tratamiento casero rehidrata y evita la caída.

Para elimina el frizz: A un aguacate maduro machacado añádele una cucharada de aceite de almendras, cuando logres que la mezcla esté homogénea aplícala en todo el pelo y déjalo por 15 minutos. Lava con agua tibia y con champú para cabello seco. ¡Adiós frizz!

Cuando vayas al salón de belleza a probar peinados de novia 2020 habla con tu estilista, seguramente te recomendará el tratamiento ideal según tus necesidades. Lo más importante es que cuides tu cabello antes y después de la boda, porque cuando regreses de la luna de miel probablemente el sol – o el frío – habrán hecho de las suyas.