Un Sueño de Boda

Desde el momento en que reciben los anillos de compromiso, los novios inician un intrincado proceso para realizar la boda de sus sueños. Probablemente ya tienen varias ideas sobre el diseño de tarjetas de invitación y cuentan con suficiente inspiración para la decoración de matrimonio. Ahora sus pensamientos deben estar enfocados en la recepción y la comida, en este caso en particular en las bebidas que servirán en la sobremesa. Por esta razón, queremos ofrecerles algunas ideas para que sepan cuáles son las más indicadas para acompañar el postre.

Consejo 1: sean conscientes que el postre es más que un antojo dulce

Laura Mendoza & Alejo Baez

El postre y el tipo de bebida que se sirve puede variar según el tema de la recepción. Si es un matrimonio campestre o si es más elegante y tradicional. La hora del día también incide, ya que durante el día se come más y se bebe menos y de noche se come menos y se bebe más.

El postre es más que un complemento, para muchos es el plato más esperado, tanto para los que son fanáticos del dulce como para los que quieren cortar el gusto salado. También para quienes simplemente disfrutan de la creatividad y la belleza con la que suelen decorar este tipo de alimentos. Para que sus invitados estén contentos y que todos recuerden este momento deben considerar un postre que no sea demasiado simple o excesivo. En otras palabras, debe estar bien balanceado.

Consejo 2: la bebida y el postre deben ser equilibrados

Un Sueño de Boda

Afortunadamente, esta no es una labor tan compleja como revisar todos los catálogos de vestidos de novia y decidirse por uno de los modelos. Lo primero que deben hacer es definir el menú y el postre que ofrecerán, ya que también debe estar alineado con la comida. Si será un pastel, si será de chocolate, de caramelo, de fruta o una alternativa cremosa. De ahí que la bebida irá de acuerdo a su elección y así buscar la forma de aprovechar todos los sabores para que estén en perfecta armonía. Es importante determinar el nivel de dulzura del postre y sus ingredientes para combinarlos con la bebida adecuada. Sin embargo, la opción infalible de acompañamiento para el postre suele ser el vino.

Hay tres factores que se tienen en consideración para emparejar el postre con el vino: su acidez, dulzura e intensidad. Los vinos ácidos suelen acompañarse con postres frutales, los postres dulces se acompañan con vinos que retienen la dulzura natural de la uva y en cuanto a la intensidad, entre más fuertes son los sabores del postre, aún más es el del vino.

Consejo 3: descubran los vinos más adecuados 

La selección suele ser muy sencilla, se puede servir uno blanco, tinto y uno espumoso como la champaña, ya que es la bebida oficial de las celebraciones y del brindis.

Blancos

El Chardonnay es muy versátil, es suave, ácido, frutal y tiene un toque de roble. Funciona muy bien con la vainilla, la crema y el caramelo. Si se trata de vinos dulces o semisecos, los postres fríos como los acompañados por helados son una buena combinación. Asimismo, con las ensaladas de frutas.

Tintos

El Pinot Noir tiene un aroma campestre y puede acompañar casi todo tipo de comidas. También va muy bien con los quesos y las frutas, sobre todo las bayas.

El Cabernet Sauvignon es quizás uno de los vinos más conocidos en el mundo. Es rico en sabor, acidez y tiene un alto contenido de taninos, es decir, la sustancia que se extrae de la cáscara y de las semillas de las uvas, lo que le da una sensación seca en la boca. Acentúa los sabores fuertes y va muy bien con los chocolates y las frutas dulces.

Espumosos

La Champaña es compleja, seca, tiene notas frutales, ácidas y florales que van muy bien con los postres cremosos y pasteles. Si se trata de un espumoso semi seco puede acompañar a las tortas de frutas.

El Prosecco italiano es ligero, frutal, suave y refrescante. También es una buena opción para reemplazar a la champaña ya que es más económico. Es igualmente ideal para acompañar cualquier postre de frutas o diversos tipos de pasteles.

Consejo 4: las bebidas sin alcohol son una buena opción

Bendito Chef - Pasabocas

Es recomendable ofrecer una variedad de bebidas no alcohólicas que sean aptas para todas las edades. Estas pueden ser infusiones, aromáticas, té o chocolate caliente, en caso de estar en climas fríos. El café es una gran elección ya que es nuestro producto típico y va muy bien con los cupcakes, macarrons, tortas de frutos secos o pasteles como el de las tres leches.

Si es un matrimonio al aire libre y hace calor, es una buena idea poner una estación de bebidas a disposición de los invitados con unos bonitos arreglos florales para boda. Así podrán servirse jugos de frutas muy refrescantes. En este punto deberán presentar especial atención, pues hay frutas que son dulces y podrían junto con el postre empalagar a los comensales, por el contrario, prefieran las que tienen algo de acidez como la maracuyá, por ejemplo. Para aquellos que tienen algo de chocolate o dulce de leche, pueden ofrecer lo que puedan combinarse con leche, por ejemplo, el mango o la fresa.

La soda con limón, es la más recomendada para los postres como el mousse o el famoso pastel de queso. El té helado o limonada de coco o de yerbabuena son ideales para postres que son a base de frutas.

Estas opciones garantizarán que sus invitados pasen un día agradable, y ustedes cierren con broche de oro los detalles de su bufet. Recuerden que no se trata de ofrecer un sinnúmero de bebidas en su matrimonio, por el contrario deben ser elegidas -como lo hemos mencionado a lo largo del artículo- de acuerdo al tipo de enlace, la hora, el lugar y el menú. Tomen como base siempre la regla de 'menos es más' para que no saturen a sus asistentes, que a estas alturas estarán eligiendo su mejores trajes y vestidos elegantes de fiesta para acompañarlos en esta unión tan importante. Por otro lado, pueden considerar la posibilidad de ser creativos y experimentar con otros sabores y encontrar la mejor manera de complementarlos entre sí.

Esperamos que esta información les sea útil en su búsqueda. Hablen con su proveedor para encontrar la bebida más indicada para la ocasión, soliciten degustaciones para que puedan encontrar el maridaje perfecto. Luego, podrán continuar con otros preparativos, tú por ejemplo, escoger el peinado de novia y junto a tu futuro esposo elegir la decoración de salón para matrimonio. ¡Recuerden que el tiempo apremia! Y ustedes ¿ya saben que bebida escogerán?