Si no quieren esperar hasta la luna de miel para sentirse relajados, lo más seguro es que estén en búsqueda de actividades para liberar endorfinas. No es extraño que después de la entrega del anillo de compromiso, al adentrarse a los preparativos del matrimonio, el estrés se incremente y que, por momentos, se sientan abrumados. Así, actividades como el yoga son esenciales para mantenerse enfocados, tranquilos y tener conciencia de que todo es temporal y dentro de poco estarán en el altar intercambiando sus argollas de matrimonio. Si están listos para iniciarse en esta práctica milenaria y absorber todos sus beneficios, le compartimos una guía con las posturas básicas del yoga para practicar antes de la boda. ¡Qué nada los saque del modo zen!

1. Postura loto (Padmasana)

Esta es la posición para meditar por excelencia. Será su mejor aliada cuando deban tomar decisiones en torno a los centros de mesa para boda u otros aspectos de su celebración. Para realizarla deben sentarse en su manta de yoga y seguido doblar una sus rodillas, agarrar el pie con sus manos, para finalmente apoyarlo contra el muslo de la pierna contraria. Repitan el mismo movimiento con la otra pierna.

Es importante que cuando se acomoden mantengan su espalda lo más recta posible sin generar tensión extra. Es normal que cuando empiecen les cueste mantener la buena postura, pero con la practica les empezará a salir naturalmente. Si van a usar esta postura para meditar, es importante que pongan su mente en blanco, se desentiendan de la decoración de salón para matrimonio, cierren los ojos y visualicen situaciones agradables y positivas.

2. Postura del niño (Balasana)

Esta posición es perfecta para terminar un largo día en que estuvieron eligiendo los proveedores de sus arreglos florales para boda, relajarse y permitir que pase oxígeno a su cerebro. Para conseguirla deben sentarse sobre los talones y bajar el dorso manteniendo la espalda recta y estirada. Recuerden separar un poco las rodillas.

La postura del niño lo pueden hacer en dos variantes, una descansando los brazos a los extremos y la otra, estirándose hacia adelante. También se recomienda hacerla en medio de otras posiciones para descansar y mantenerla durante al menos un minuto. Consejo: cuando deseen cambiar de postura, háganlo despacio para evitar marearse.

3. Postura gato-vaca (Marjaryasana)

Estas posturas suelen realizarse alternando una con la otra. Lo primero que deben hacer es apoyar las muñecas mirando hacia delante, las rodillas y empeines sobre el tapete. Deben asegurarse de que sus manos se encuentren ubicadas debajo de los hombros y manteniendo la misma separación de sus rodillas (que deben estar a la altura de las caderas).

La idea es que partan de posición neutra de su columna y que poco a poco se dirijan a la postura de la vaca, para la que van a elevar su vista hacia el cielo, a la vez que elevan su pecho y coxis en la misma dirección. También deben dejar caer el vientre. Lentamente se van a mover a la siguiente postura, la del gato, que consiste en redondear su columna, simulando el movimiento que realizan estos felinos. A la par deben dejar que caiga su cabeza, evitando forzarla con dirección al pecho. Recuerden respirar entre una y otra, mientras mantienen los movimientos suaves.

4. Postura perro boca abajo (Adho mukha)

Es una de las posturas más tradicionales. Para realizarla deben ponerse en posición cuadrúpeda, pero manteniendo las piernas estiradas, a la altura de las caderas, y la espalda recta. Las manos, por su parte, se deben ubicar por debajo de los hombros. Es importante que, tanto las manos como los pies se encuentren completamente apoyados sobre la manta.

La idea de esta posición es que suban lentamente sus caderas lo más que puedan, pero sin dejar de apoyar por completo las manos y los pies. Van a bajar las caderas, regresar a la posición inicial y luego volver a levantarlas. Aunque la idea es que sus piernas siempre se encuentren estiradas, pueden flexionarlas un poco al principio mientras se van haciendo más flexiblea con el tiempo. Recuerden respirar profundo entre el cambio de posiciones.

5. Postura de la cobra (Bhujangasana)

Esta posición es perfecta para trabajar la espalda y la postura. Realizando con frecuencia van a poder lucir con elegancia el vestido de novia 2020 y traje de novio. Para lograrla deben acostarse boca abajo, separando un poco los brazos del resto del cuerpo. Luego van a ubicar sus palmas debajo de los hombros, tomar impulso con los brazos, y subir la mitad del cuerpo (desde la cintura).

La idea es que sus piernas se encuentren bien estiradas, con los empeines apoyados sobre el tapete, manteniendo también la cabeza hacia atrás. Pueden ir variando entre la postura inicial, y el movimiento ascendente, manteniendo cada uno de ellos por 20/30 segundos.

6. Postura del triángulo (Trikonasana)

Para conseguir esta pose deben ponerse de pie, manteniendo la espalda recta. Seguido van a separar bien sus piernas para luego, girar su pie derecho para que apunte hacia ese lado, mientras que el izquierdo seguirá mirando al frente. Hecho esto, van a estirar los brazos y bajar el dorso hacia ese lado, apoyando la palma derecha en el piso. Si el principio no logran bajar por completo, pueden ayudar su mano en su tobillo o hasta donde alcancen.

La idea es que duren unos 10 segundos en esta posición, hagan algunas repeticiones y luego, cambien el movimiento hacia su lado izquierdo. Esto les permitirá fortalecer sus piernas, en donde sentirán la mayor tensión del ejercicio.

7. Postura de la montaña (Tadasana)

Esta postura es ideal para que la realicen antes del intercambio de sus argollas de matrimonio en oro para conseguir un impulso extra. Para realizarla se deben poner de pie, manteniendo las piernas juntas. La idea es que intenten encontrar un buen apoyo en el suelo, que los ayude a mantenerse erguidos y no balancearse. Luego van a levantar su cabeza, hasta conseguir que su mandíbula inferior esté en un plano paralelo al suelo. Van a respirar profundo, apretar el abdomen y levantar la parte superior del esternón hasta que esté paralelo al techo. Los brazos deben estar ubicados a los lados.

Es importante que los pies se mantengan juntos en todo momento. Pueden estirar poco a poco su espalda, evitando levantar los hombros, para sentirse más relajados. Además, en una de sus variaciones, pueden elevar los brazos, en un primer momento a la altura de los hombros, hasta terminar juntando las palmas. Mantengan la posición por 20 segundos.

8. Postura Guerrero II (Virabhadrasana II)

Esta posición ayuda a la estabilidad y a fortalecer las piernas. Para realizarla pueden partir de la posición de la montaña y luego llevar su pierna derecha hacia atrás, dejando un espacio amplio entre ambas. Lleven la punta de su pie derecho hacia esa misma dirección. Luego, van a levantar sus brazos en cruz cerciorándose de que estén bien estirados y, seguido, van a flexionar su pierna derecha (manteniendo la izquierda recta) y girar su cabeza en esa dirección, manteniendo la mirada por encima de la mano. Intenten mantener esta postura durante un minuto y, luego, vuelvan a efectuarla en sentido contrario.

Estas son solo algunas de las tantas posturas de yoga para principiantes que existen. Lo ideal es que realicen estos ejercicios de la mano de un profesional, para que estén seguros de trabajar los músculos correctamente sin causar ninguna lesión. Además, deben ir de a poco.

Tengan en cuenta que es normal que al principio se encuentren un poco rígidos, sobre todo con los preparativos de la boda encima y las decisiones acerca de su decoración para matrimonio latentes. Adicionalmente, si deciden tomar esta como una actividad en pareja, pueden investigar sobre aquellas posturas que pueden realizar juntos y, regalarse entre una y otra, algunas frases de amor para amenizar aún más la actividad. Y ustedes, ¿qué esperan para comenzar? ¡El esfuerzo valdrá la pena!