Arturo Rodríguez Fotógrafo

Si hay un día en el que serás la auténtica protagonista y el centro de atención de todas las miradas, ese es sin duda el día de tu matrimonio. Por eso es importante que te sientas espectacular y segura de ti misma tanto con el vestido de novia, el maquillaje como con el peinado de novia, pues juntos se convertirán en grandes aliados. En esta ocasión queremos centrarnos precisamente en el maquillaje, pues si no se realiza o aplica correctamente se podría convertir en un gran enemigo. A continuación, encontrarás 8 cosas que debes evitar para que triunfes en el día en que intercambiarán sus argollas de matrimonio tras el "sí, acepto".

1. No asistir a las pruebas juiciosa

Aunque contamos con trucos caseros, la ayuda del profesional es valiosa por su experiencia y conocimiento en el campo. Asistir a las pruebas del maquillaje con juicio te brindará mejores resultados. El/la experto/a encontrará mejores opciones para que te sientas cada vez más cómoda con tu look resaltando tus facciones.

Binson Fotografía

2. Tonos que no deben ir

En otras palabras, usar tonalidades que pueden ir mejor para el día que para la noche. Si celebras un matrimonio en horas de la tarde-noche por ejemplo, inclínate por la gama del café, del más claro al más oscuro para crear un efecto ahumado en los ojos, eso sí, no tan marcado, para la sombra se prefieren colores grises de medio a oscuro o naranja y para los labios puedes preferir el rojo o el burdeos. O si es un matrimonio campestre en horas de la mañana tonos como el nude o el vainilla. Recuerda que también se tiene en cuenta el color de tu piel. En definitiva, lo que se pretende es que luzcas lo más natural posible y que el maquillaje vaya acorde a la hora del enlace

3. Evita improvisar

Sabemos que un matrimonio supone muchos gastos y que siempre se busca la manera de poder ahorrar: revisando y comparando precios de vestidos de novia y él con los trajes de novio y otros detalles de la celebración. Ten presente que a la hora de realizar la prueba de maquillaje debes hablar con el proveedor para conocer qué incluye y qué no el servicio, para que sepas el coste final para el día de la celebración y no te tome por sorpresa. 

Jorge Arroyave

4. Mejor no abusar

Hay una tendencia de maquillaje que suele agrandar los rasgos aumentando las dimensiones de las cejas, pestañas o delineadores de ojos y labios. El dicho de ‘menos es más’ aplica siempre. La naturalidad del rostro femenino es preciosa y tu enamorado no quiere ver a alguien desconocido el día de la fiesta, sino a ti, tal cual eres y te conoció. Así que evita abusar de esta herramienta de belleza.

5. No dejarte asesorar

Algo importante a reconocer es que la forma como acostumbras a maquillarte no será la misma a como el profesional lo hará para tu gran día. Es normal que la primera impresión en el espejo sea de asombro, pero pídele al especialista en belleza que te explique por qué esta línea o por qué este color, y verás que sus técnicas sacan mejor provecho de tus facciones, expón al profesional detalles de cómo te gustaría que fuera tu estilo y luego confía en su técnica.

Un Sueño de Boda

6. Probar productos desconocidos

Evitar probar productos desconocidos antes de la fecha señalada en el calendario para el "sí". Pues si los ingredientes no son los adecuados para tu piel podrían ocasionar una reacción alérgica o cualquier otro resultado indeseado. Lo mejor es que solicites recomendaciones, pues el maquillaje dependerá de tu tipo de piel y lo que esta necesita para sentirse cómoda. 

7. No usar productos de calidad

El día de tu matrimonio estará lleno de emociones, por eso el maquillaje que uses debe ser resistente y aguantar intacto durante horas. Para ello puedes recurrir a trucos de maquillaje o preferir por ejemplo, la pestañina resistente al agua, una buena base que ayude a fijarlo y para los labios, uno de los trucos de los expertos se centra primero en delinear con lápiz el contorno y luego rellenarlo con el colorete, para posteriormente quitar el exceso con un pañuelo.

Ivan Díaz Photograpy

8. No ser fiel a ti misma

Si en tu día a día no sueles ir maquillada no tendría sentido que el día de tu matrimonio lucieras un maquillaje muy marcado o sofisticado. En su lugar apuesta por un maquillaje sencillo, habla con tu estilista y busca un maquillaje acorde con tu personalidad, con el que te veas favorecida y te sientas tú misma.

La mejor recomendación que puedes seguir es contar con ayuda profesional, y no solo para elegir la decoración para matrimonio, también para que te asesore un experto en temas de belleza como este, pues podrá aconsejarte qué hacer si tienes la piel sensible, cómo evitar que el maquillaje cambie durante el día o qué tono de polvos te conviene más. Además de lo anterior, deberás tener presente qué tipo de peinado lucirás si se trata de uno elegante o un peinado alto, si será una celebración en interior o será un matrimonio al aire libre, estos detalles también darán la pauta sobre el maquillaje.