Jorge Goenaga Fotografia

Los meses que siguen al emotivo momento de la entrega del anillo de compromiso, están llenos de alegría, pero también de muchas horas preparando cada detalle, desde el diseño que tendrá la tarjeta de matrimonio, los elementos de la decoración, los vestidos de fiesta que lucirán las damas de honor, hasta las palabras con las que acompañarán la ceremonia y darán el sí definitivo. Después de tantos esfuerzos y decisiones llevar a cabo un ensayo general de la ceremonia les permitirá no solo tener una idea de cómo va a salir todo, dejarle claro a familiares y amigos cuál es su papel, sino también sentir su alegría y apoyo en esa ocasión. Les damos las razones de por qué hacerlo y como organizar un pequeño ensayo antes de la boda.

¿Por qué hacerlo?

Por más tranquila y relajada que sean sus personalidades, cuando se acerca la fecha de la boda comúnmente los nervios no se hacen esperar y nada como un ensayo para comprobar también que la decoración de la iglesia para matrimonio será la indicada para el recinto. El ensayo les permite además calcular el tiempo que tomaran los pasos de la boda, enfrentarse al espacio y caminar al altar o a la mesa de firmas acompañados solo de sus personas más cercanas, distribuir tareas y hacer ajustes de último minuto si son necesarias.

Capturing Dreams

¿Qué se debe ensayar?

Lo más importante es poder repasar esos pasos vitales de la celebración matrimonial desde su ingreso. No duden en hacer el recorrido: él con su mamá o madrina, el ingreso de la corte en el orden establecido y su ubicación. Tu entrada acompañada de su papá o padrino, llevando el ritmo de la marcha y midiendo los tiempos que serán muy útiles para coordinar la música. Si su matrimonio será unión civil, definan el momento en que se realizará alguna lectura especial con frases de amor cortas para ustedes y tengan claras las personas que firmarán el acta cuando el juez lo indique.

Si es ceremonia religiosa, definan las lecturas del evangelio y las personas que van a realizarlas, el presbítero que presidirá la ceremonia puede ayudarles a tener claro en que parte de la eucaristía va cada una. Aunque los votos, en especial si son escritos por ustedes, si él novio poemas de amor para novia o si están redactados por su puño y letra, no deben leerlos el día del ensayo si deben tener claro en qué momento de la ceremonia se leen. Recuerden ensayar también la salida luego del matrimonio. Comúnmente por las emociones propias y de los invitados esta parte se descuida.

Elizabeth Carvajal & Alejo Mejía

En casa, iglesia o salón

Lo ideal es poder ensayar en el mismo lugar donde va a realizarse la celebración. Si esto no es posible porque la iglesia no está disponible o van a realizar un matrimonio campestre y no pueden desplazarse, pueden hacerlo en un espacio familiar como la casa de los padres o un salón alterno. Lo importante es que todos tengan claro sus tareas y el momento en que deben intervenir.

Entre los más allegados

La recomendación es que a su ensayo solo asistan los familiares y amigos que tendrán una participación activa dentro de la ceremonia. Los padres de ambos, los miembros del cortejo damas y caballeros de honor, madrinas y padrinos, los pajecitos que llevarán las argollas de matrimonio y las personas, si las hay, que van a participar con lecturas o palabras dentro de la ceremonia. Si efectuarán algún ritual especial como el de la rosa o la ceremonia de la luz y si alguien más va a ayudarles también deben participarle del ensayo. Igualmente, quien esté a cargo de la música para que tenga claros los tiempos y momentos de intervenir. No es necesario que vaya el fotógrafo o algún otro conocido que no tenga un papel relevante. Este ensayo es un momento íntimo y el abrebocas de la celebración más importante de sus vidas.

Héctor Parra

El ensayo es el guion que necesitan para saber qué hacer en cada momento, de igual modo les ayudará a tener una visión de los espacios de la iglesia y cómo encajaría la decoración para matrimonio que definieron. Con estas pautas ya estarán listos para que, llegado el momento, se luzcan con sus trajes nupciales caminando hacia el altar escoltados con los arreglos florales para boda.