Dos de Corazón

Durante el último mes de planificación, en el que deberán realizar la última prueba del traje de novio y vestido de novia, establecer la distribución de sus invitados en las mesas o definir la canción o banda sonora para su primer de casados, verificar que la decoración para salón de matrimonio sea la correcta con el proveedor, llega otro punto importante al que deberán dedicar un tiempo: los votos matrimoniales. Dedicamos este artículo para que conozcan qué significan, qué se dice y qué otras opciones existen.

¿Qué son? 

Los votos matrimoniales son las promesas con que se sella el compromiso en la ceremonia de la boda. Representan la voluntad de los novios de estar unidos, no solo a través de las argollas de matrimonio, sino en el respeto y el amor, incluso en las circunstancias más adversas. Si han optado por una ceremonia religiosa, pueden elegir alguna de las siguientes fórmulas de votos; si se han inclinado por una celebración civil o algo simbólico, existe más flexibilidad y ustedes mismos podrán escribirlos.

Andrea Alzate Photo

Los votos clásicos en las ceremonias religiosas

Primera opción

Novio: Yo, (nombre del novio), te quiero a ti, (nombre de la novia), como esposa y me entrego a ti, y prometo serte fiel en las alegrías y en las penas, en la salud y la enfermedad, todos los días de mi vida.

Novia: Yo, (nombre de la novia), te quiero a ti, (nombre del novio), como esposo y me entrego a ti, y prometo serte fiel en las alegrías y en las penas, en la salud y la enfermedad, todos los días de mi vida.

Segunda opción

Novio: (Nombre de la novia), ¿quieres ser mi mujer?

Novia: Sí, quiero.

Novia: (Nombre del novio) ¿quieres ser mi marido?

Novio: Sí, quiero.

Novio: (Nombre de la novia), yo te recibo como esposa y prometo amarte fielmente durante toda mi vida.

Novia: (Nombre del novio) yo te recibo como esposo y prometo amarte fielmente durante toda mi vida.

Yara del Río Bodas & Eventos

Tercera opción

Oficiante: (Nombre del novio), ¿quieres recibir a (nombre de la novia), como esposa, y prometes serle fiel en las alegrías y en las penas, en la salud y en la enfermedad, y así, amarla y respetarla todos los días de tu vida?

Novio: Sí, quiero.

Oficiante: (Nombre de la novia), ¿quieres recibir a (nombre del novio), como esposo, y prometes serle fiel en las alegrías y en las penas, en la salud y en la enfermedad, y así, amarlo y respetarlo todos los días de tu vida?

Novia: Sí, quiero

Las alternativas a los votos tradicionales

Para los novios auténticos que quieren revelar su identidad como pareja, incluso a través de las tarjetas de matrimonio originales, y tienen la voluntad de escribir, existe la opción de expresar los votos usando sus propias palabras o usando un texto que los represente y tenga un significado especial. En muchas ceremonias se cuenta con la intervención de una persona allegada al novio o a la novia, una persona que se encarga de hacer una lectura, una reflexión o una alusión muy emocional con frases de amor cortas referente a lo que conoce de los novios, a lo que opina de ellos y a los buenos deseos de todos los asistentes al matrimonio.

Bodas & Glamour

¿Dónde encontrar inspiración?

Si se animaron a crear sus propios votos, les proponemos los siguientes recursos para que sepan por dónde empezar. Una canción especial y una letra adecuada, anímense a recitarla. Por qué no, con una receta de cocina; sí, que no les suene extraño, para escribirlo solo deberán buscar una receta y remplazar las palabras de los ingredientes por los mensajes de compromiso o las cualidades que quieran mencionar. Si son amantes del séptimo arte, elijan un fragmento del diálogo o frases de una película, por ejemplo: "Hagamos de nuestras manos una sola mano. Hagamos de nuestros corazones un solo corazón. Hagamos de nuestros juramentos el último juramento. Sólo la muerte nos separará", de West Side Story.

Recuerden que los votos son los compromisos que se adquieren al momento de unirse como pareja, piensen bien en las palabras que quieren decirse y elijan la alternativa que más se ajuste a gustos y al tipo de ceremonia que están planeando. Luego de este derroche de creatividad, a una semana del matrimonio, deberán dedicar espacio a revisar que esté todo bajo control, preparar la maleta con lo que necesitan para su noche de boda y, de paso, su luna de miel.