En la organización de la boda si hay algo que marca la diferencia es la atención al detalle. Es probable que en su decoración para matrimonio tardarán tiempo en decidirse por los arreglos florales para boda hasta encontrar aquellos que calzarán a la perfección con su visión. Asimismo, puede que ella se haya probado decenas de modelos antes de darle un sí final a un vestido de novia y luego, pasara otro tiempo más encontrando los complementos perfectos que le darían vida a su elección. No es diferente con el menú de matrimonio: cada uno de los platos que lo compone debe ser especial. Así que si han considerado incluir sopas o cremas en su banquete, atentos a estas ideas y tips para encontrar ese plato perfecto.

Una entrada tradicional y nutritiva

Una de las grandes ventajas de las sopas es su versatilidad y practicidad. Es un plato que se ha reinventado múltiples veces dando entrada a distintas versiones tanto vegetarianas, veganas o con proteína animal. Su rol es casi que indispensable para una boda milenial, puesto que es un plato con gran poder de adaptación que seguro podrá suplir algunas de las necesidades y restricciones alimenticias de quienes reciban sus tarjetas de matrimonio originales. Asimismo, de acuerdo al clima de su región, podrán optar por una versión ligera o espesa para la entrada de su bufé. No solo es un must en los protocolos más tradicionales, sino también un giro muy inesperado para las bodas modernas.

Acompañante diferente para las picadas de la boda

Es cierto que no todas las recepciones tendrán un menú formal en el que entre una sopa o crema para el plato de entrada, sin embargo, las opciones para integrar esta preparación no se quedan ahí. Las sopas frías son una excelente opción para picar que pueden ofrecer a sus invitados, acompañándolas con nachos, palitos de queso, pancitos, etc. Solo basta con servirlas en recipientes que hagan juego con sus centros de mesa para boda, para elevarlas y convertirlas en un plato del que todos tengan que hablar. Entre las recetas más populares se encuentran la sopa de tomate (gazpacho); la de aguacate y pepino; y la de zanahoria y mango.

Ahora, si van a tener una celebración en donde primaran los vestidos de noche y se extenderá a la madrugada, una tradición muy colombiana (incluida por muchos hoteles) es tener un consomé o caldo de pollo para ofrecer a sus invitados cuando termina la fiesta. Esto se hace con el fin de contrarrestar los tragos de más de muchos de ellos.

¿Solo puede servirse en platos hondos?

Uno de los mitos de las sopas es que son difíciles de manejar por ser una receta líquida, reduciendo su presentación a unos simples platos hondos. Error. De hecho, pueden hacer de sus sopas o cremas toda una experiencia emocionante que haga juego con su decoración de salón para matrimonio. De acuerdo a su estilo, pueden utilizar bowls de pan, jarrones de vidrio, tazas, vasos de shot, pequeños calderos, vasijas de barro, etc. Cualquier recipiente que tenga profundidad y encaje a su estética les dará un sello original y único a su menú.

Preparaciones tradicionales o inesperadas

Ahora que exploramos un poco cómo incluir cremas y sopas dentro de su menú es momento de entrar al mundo de todas sus versiones y recetas. La mejor idea es que piensen en una preparación que sirva como complemento, más que como plato principal, y que además sea adecuada para su tipo de recepción. Por ejemplo, para un matrimonio campestre una cazuela de mariscos o un sancocho de pescados se sentirían un poco forzados, mientras que una crema de mazorca o ajiaco tendrían más sentido.

Otro buen tip es que opten por recetas típicas de su región, no solo porque va a ser más sencillo conseguir un proveedor de catering que la prepare, sino porque sería una opción familiar para sus invitados con la que es posible que se sientan más cómodos.

Algunas alternativas pueden ser una crema de aguacate y guarrú si son del Pacífico; una crema de frijoles o sancocho paisa para los antioqueños; sopa de caracoles y hervido para quienes son de Los Llanos y Amazonia; para el Valle, Cauca y Nariño algunas opciones son la crema de choclo y el locro, la sopa de pichón para los Santandereanos, el mote de queso y sancocho de pescado para la Costa Atlántica; o el ajiaco y la crema de alcachofas para Cundinamarca y Boyacá.

Si lo que buscan es sorprender a sus invitados, también pueden tomar inspiración en recetas internacionales. Algunas populares son la sopa de tortilla mexicana, la sopa minestrone italiana, la sopa de salchichas alemanas, o la sopa de curry de pollo hindú.

¿Qué preparación incluirían en su matrimonio? Como ven las sopas son platos muy versátiles. Lo importante es que, si las van a incluir, tengan al menos dos opciones, dejando una vegetariana, para que disfruten todos los que reciban sus tarjetas de matrimonio. Cuando todos prueben estas preparaciones junto a su menú de boda, las frases de amor hacia ustedes y su equipo por la elección no se harán esperar.