Carolina Herrera
Henriette Por Carolina Herrera
Carolina Herrera
Hyacinth Por Carolina Herrera
Carolina Herrera
Halstead Por Carolina Herrera
Carolina Herrera
Hartford Por Carolina Herrera

Los vestidos de novia de Carolina Herrera son siempre sinónimo de distinción, elegancia y movimiento y su propuesta para 2019 no es la excepción. Con un juego atrevido entre formas y texturas, la firma nos trae una mujer moderna, decidida, que quiere lucir un atuendo irrepetible creando un ambiente único en compañía de la decoración para matrimonio que vestirá el lugar de recepción. Cortes y destellos de color crean piezas exclusivas de alta costura, que, conjugada con el peinado de novia adecuado, te harán ver fantástica y caminar segura para darle la bienvenida a esta nueva etapa de la vida de pareja.

Reinventando los clásicos

Sin perder la esencia de la marca, el catálogo de vestidos de novia de Carolina Herrera incluye modelos con corte recto y silueta columna, confeccionados en texturas lisas como el satén de seda, que realzan la intención minimalista y glamurosa de la propuesta. El toque diferencial lo pone la cola estilo capa que acompaña el atuendo desplegándose desde la cintura.

Fluidos y con movimiento

Tejidos como la organza y el tul, son las materias primas elegidas por la firma para dar vida sus vestidos de novia 2019, de inspiración más tradicional y femenina con faldas corte A que acentúan la cintura y conjugan muy bien con escote recto adaptándose tanto a siluetas estrechas como de mayor volumen. El delicado velo desprendido desde el peinado recogido, con pequeños adornos en bordado floral, complementa la imagen de una novia delicada y amante de las posibilidades de la alta costura.

Pequeños detalles

Otro protagonista presente en esta colección, la primera al mando del diseñador Wes Gordon, es el tejido de encaje como lo verás en el vestido llamado Hallie, no sólo con presencia en pequeños detalles sino creando todo el cuerpo del vestido. Con una propuesta que combina hechizo e ingenuidad, este atuendo de corte A, silueta amplia y sin mangas es el adecuado para las parejas que definieron una decoración vintage de boda. Va muy bien en mujeres de brazos contorneados que quieren desdibujar un poco la silueta y moverse con total libertad. La espalda de escote V y la cinta de color le dan un toque distintivo inolvidable.

Juego de texturas

Combinar telas con dos calidades, texturas y transparencias, como se aprecia en el vestido llamado Hannah, con efecto de dos piezas, es un recurso creativo que da como resultado un atuendo refinado de escote hombros caídos y punta tipo corazón, creado en encaje muy delicado que se acopla como segunda piel y falda fluida de corte recto y vuelo que regalan movimiento a cada paso. Es un modelo perfecto tanto para celebraciones en la noche, como para matrimonios campestres y menos formales.

Cortes simétricos

Sugiriendo una inspiración más flamenca, el vestido Henriette completamente en pliegues que alterna entre franjas transparentes y más tupidas, es una alternativa fabulosa para las novias que prefieren la simetría, pero buscan elementos diferenciadores. El escote strapples también en pliegues es ideal para novias de poco busto; la falda corte A da protagonismo a la cintura, pero mantienen la discreción en el derrier y las piernas, que por la construcción del vestido ganan un poco de volumen.

Detalles de color

Aumentando el atractivo de estas piezas confeccionadas con cuidado en cada detalle, la firma incluye en su propuesta pinceladas de color que llaman la atención sobre elementos individuales del atuendo. En este caso las cintas de raso de seda en las cargaderas, en un color poco común en la paleta nupcial, convierten un modelo sencillo de corte y escote recto en un vestido definitivamente inolvidable, dale un vistazo al llamado Hyacinth.

Imagen sobria

La falda dibujada como un lienzo, eleva los vestidos de la colección a una verdadera categoría de obras de arte. Sobre un modelo de aire conservador con superior camisero y falda A, de textura muy lisa que permite insinuar la figura sin marcarla; las formas florales se convierten en el mayor atractivo. Tal y como lo apreciarás en el vestido llamado Halstead, pues es perfecto para las que buscan proyectar una imagen sobria y atemporal, favorece tanto a figuras delgadas como para quienes buscan un vestido de novia para gorditas.

Novia citadina

El modelo llamado Hansel de esta colección es ideal como vestido de novia civil o para celebraciones en las que quiere darse un espíritu distinto al protocolo de enterizo con pantalón recto y blusa de cuello asimétrico, que estiliza la figura y envuelve a la prometida en un atuendo moderno. La textura lisa y estructurada y el moño con cintas largas completan maravillosamente la imagen de mujer audaz, práctica y decidida.

Carolina Herrera nos presenta una colección llena de particularidades en la que seguro encontrarás ese modelo adecuado. Diseños clásicos con elementos sutiles que hacen de cada pieza una expresión única de la alta costura y se convierten en sí mismas en verdaderas frases de amor, hechas vestido.