El ramo de novia es de los elementos más preciosos que le ponemos a nuestro look, y también está cargado de sentimientos. Algunas novias deciden no tirarlo a las invitadas solteras, y prefieren guardarlo. Para estás novias, les traemos algunos consejos para que el ramo dure toda la vida.

  • Para guardarlo entero, seca las flores colgando el ramo boca abajo en un cuarto oscuro, pero no cerrado (como un closet), la idea es que la humedad se vaya, y de ahí puedes ponerle laca o barniz en lata.
  • El gel de sílice es otra forma de conservar el ramo. Este gel son unas bolitas que absorben agua y se agrandan cuando lo hacen, seguro las has visto en floreros o decoraciones. Haz una base de unos 8 cm de gel en un envase de vidrio o metal con tapa, pon el ramo y cúbrelo con más. Cierra el envase y espera unos días. Cuando el ramo esté seco, quita los restos con un pincel.
  • El prensado también funciona para guardar tu ramo. Desarma el ramo, y pon cada flor y hoja dentro un libro. Pon algo pesado encima y listo. Con estas flores, es una idea genial crear un cuadro. Reproduce con ayuda de una foto del ramo exacto al día de tu matrimonio y cúbrelo con cristal. Escoge un marco lindo. Otra idea es crear una cajita de recuerdos donde la tapa del álbum de fotos sea el ramo. Deja volar tu imaginación, se pueden hacer muchas cosas. 
  • Hay otra opción, se trata de las flores preservadas. Es una congelación de las flores puesta en una cámara al vacío. El resultado es genial, y las flores se verán iguales al día de tu matrimonio, sólo que por toda la vida.