El clásico pastel de boda blanco, adornado con flores, ha ido evolucionando a lo largo de los años y cada cierto tiempo una nueva moda pastelera irrumpe para dejar a todos deslumbrados. Así como colores distintos al blanco se han impuesto en los vestidos de novia, las tortas de matrimonio geoda se han posicionado como una alternativa para complementar cualquier decoración para matrimonio que busque conservar la elegancia. Les contamos todo sobre esta tendencia que los puede inspirar hasta para la creación de sus tarjetas de matrimonio.

Inspirada en piedras preciosas

Si son de quienes aman las piedras preciosas y se tomaron su tiempo para elegir el diamante en las argollas de matrimonio, esta propuesta para tortas seguro los cautivará. De lo que se trata es de recrear una geoda que, aparentemente, sale del pastel. La geoda es una cavidad rocosa dentro de la que se encuentran minerales cristalizados y son muy apetecidas puesto que en ellas suelen encontrarse distintas piedras preciosas. Las tortas buscan ser lo más realistas posibles.

¿Cómo nació la tendencia?

Rachael Teufel es la mente maestra detrás de esta elegante torta. Como repostera de Intricate Icings Cake Design creó el primer pastel de boda de este estilo en 2016 cuando le hicieron un pedido y le entregaron geodas reales para que se inspirara. Los novios querían que la torta que iba a hacer juego con su decoración de salón para matrimonio transmitiera a sus invitados distintas sensaciones. Con esto en mente, Teufel trabajó durante 16 horas elaborando este postre que se ha convertido en uno de los más apetecidos por las parejas para su gran día.

El toque secreto

Así como cada estilista tiene un truco para lograr sus peinados elegantes perfectos, esta torta también tiene su secreto. Aunque son muchas las variaciones que han surgido a partir de la popularidad que fue ganando este postre, muchos coinciden en que el mejor ingrediente para hacer las piedras comestibles es la azúcar isomalt (resistente a altas temperaturas) una de las favoritas de los reposteros. Al poderse moldear y contar con la dureza necesaria, este dulce es teñido con distintos colorantes artificiales, según el gusto de los novios. Los demás ingredientes son los mismos de cualquier pastel de bodas, y la torta puede tener cuantos pisos ustedes deseen. La diferencia con una tradicional será el corte que se hará en su elaboración y será posteriormente decorado con las deliciosas piedras comestibles.

Las variaciones de la propuesta

A pesar de ser un estilo de torta muy específico, cuenta con una gran versatilidad para adaptarse a todos los gustos. Si tienen una joya favorita o han pensado en un color protagonista que esté presente en todos sus centros de mesa para boda, podrán usar ese mismo tono para su torta. Tendrán opciones de colores, similares al de las piedras preciosas, como el esmeralda, rojo rubí, negro ónice, blanco diamante, violeta amatista, rosa zafiro o amarillo ópalo.

En cuanto al diseño y el tamaño del pudín, también queda a elección de ustedes. Funciona hasta para los más pequeños (si tienen un número reducido de invitados) o hasta para pasteles con varios pisos. La abertura puede estar en cualquier posición y pueden jugar con el diseño del fondant adicionando detalles para que sea más de su estilo. Un fondant en estilo marmoleado es uno de los más habituales puesto que mantiene la elegancia de los cristales, al igual que el blanco.

Además, otra de las alternativas en esta torta son los cake toppers inspirados en la misma técnica de los cristales de isomalt. Si son más románticos pueden valerse de corazones en este estilo que se verán muy bien en la cima de su pastel, remplazando los tradicionales muñecos de novios.

¿Con qué se puede combinar? 

Desde el diseño de tarjetas de invitación pueden implementar distintos elementos, como una tipografía cursiva en tonos metalizados, que reflejen el brillo y la elegancia de las joyas que elijan para su torta. Cuiden que al implementar estos detalles se mantenga el buen gusto, puesto que es muy fácil caer en la exageración. Además, con estas pistas, les permitirán a sus invitados pensar en unos vestidos de noche acordes a la ocasión.

Y si quedaron con ganas de incluir más dulces que se valgan de la técnica, una alternativa para mantener el toque glamoroso es usarlo para las galletas, brownies o cupcakes de su mesa de dulces que, además, pueden acompañar con algunas piedras preciosas que estarán en la mesa a modo de decoración.

Si les gustó este estilo no duden en implementarlo para su gran día y sorprender a sus invitados. A su vez pueden inspirarse en él para algunos detalles de su estilo nupcial, por ejemplo, como novia puedes incluir la estética de las piedras en los decorados de uñas para matrimonio que lucirás, y como novio utilizar unos gemelos del mismo tono. También le pueden señalar a sus invitados que usen un color específico en los vestidos de fiesta que usarán para su recepción. Usen su imaginación.