Verde menta, verde agua o mint, llámalo como quieras pero recuerda que es un color que debes tener muy en cuenta en tus outfits. Sin duda es un tono muy dulce, fresco y juvenil, por eso nos parece perfecto para que sea el protagonista de nuestro look de invitada de hoy. Y para aportar un plus de elegancia hemos decidido combinarlo con el color plateado. Una combinación ganadora para los matrimonios celebrados en inolvidables noches de verano.

Hemos elegido un precioso vestido corto en un suave verde menta, con escote asimétrico, falda evasé y delicados bordados. Un diseño que reúne el toque justo de frescura, elegancia y sensualidad. Para los pies hemos apostado por un exquisito modelo que aporta luz y sofisticación a este look, gracias a su encantadora combinación de colores y texturas.

En sus manos nuestra invitada sostendrá un práctico clutch cuadrado y en tonos plateados, que hará resaltar su manicura con ese delicioso color menta. 

Un look tan especial no necesita que lo carguemos de joyas, por eso en esta ocasión nos hemos decidido por unos bonitos aretes de plata y perla cultivada de Tous.