La planificación de la boda será para ti una etapa maravillosa. Revisar con entusiasmo ideas de decoración para matrimonio, definir el tipo de papel y el diseño de tarjetas de invitación, entre otras tareas, te llenará de mucha alegría, no obstante, por el ‘corre corre’ el estrés puede aparecer generando ansiedad, cambios de ánimo y de apetito. Lo anterior puede llevarte a poner en práctica dietas “milagrosas” para que las medidas del vestido de novia se mantengan.

El ejercicio será un aliado no solo para mantenerte físicamente – si así lo deseas – sino para mejorar tu salud y proporcionarte vitalidad. Si el gimnasio y los aeróbicos te parecen aburridos, a continuación, te compartimos algunas rutinas y prácticas para que logres un bienestar, actives tu mente y te sientas con mucha energía para avanzar.

Empezando por casa

Las tareas domésticas son una buena excusa para fortalecer los músculos, sin necesidad de gimnasios ni tiempo extra. Mientras se ordena o se limpia es posible endurecer y sumir el abdomen.

Los brazos y las piernas también se pueden tonificar prefiriendo la escalera al ascensor, cargando las bolsas de mercado y haciendo pequeñas repeticiones como si fueran pesas y cambiando el agua caliente por fría al momento de tomar un baño. Esto además de contraer los músculos, activará la circulación y aumentará el brillo de la piel y el cabello. Piensa en lo lindo que se verá un peinado elegante y el maquillaje para encontrar una motivación al momento de abrir la llave.

Integra la actividad a la rutina

¿Cuentas con poco tiempo? Busca una opción para romper el sedentarismo. Si es posible camina al trabajo o termina tu recorrido a pie. En caso de que hayas elegido las tarjetas de matrimonio modernas impresas, aprovecha la repartición de para desplazarte en bicicleta o trotar. Y para aumentar un poco el esfuerzo, consigue pesas para los tobillos y dale forma a tus piernas mientras sigues con tu vida normal.

Exigencia moderada

Para aumentar la intensidad y exigirle un poco más al cuerpo puedes apoyarte en las aplicaciones de acondicionamiento físico disponibles. Dependiendo de tu condición, experiencia y el tiempo que tengas, puedes decidirte por alguna de las opciones que van desde 7 minutos diarios. Verás que con algo de disciplina se reflejará tanto en cómo se ajuste el vestido de novia sencillo hasta la respiración, frecuencia cardíaca y vitalidad.

¡También jugando!

¿Recuerdas lo divertido de saltar lazo o jugar con un balón en tu infancia? Pon música y retoma un poco de estos ejercicios sencillos que puedes practicar en la sala de la casa. Te darás cuenta de que además de prepárate para ese vestido de novia corto, tu espíritu se sentirá mucho más alegre y motivado.

Prueba algo distinto

Si la actividad física te llama la atención, pero hacerlo sola te produce pereza, únete a un grupo de trotadores, planea partidos de voleibol con tus amigas, haz práctica de natación o invita a tu amor a que hagan una sesión semanal de caminata, flexiones o cualquier actividad que los entusiasme a ambos pensando en estar renovados y tonificados para la entrega de las argollas de matrimonio.

Consultando al especialista

Lo mejor será consultar a un médico/a deportólogo/a si deseas empezar alguna práctica de entrenamiento exigente, pues podrá ayudarte a encontrar cuál es el ejercicio que más te conviene. Otra posibilidad es estar bajo la supervisión de un entrenador/a de acondicionamiento físico, para optimizar la resistencia, el equilibrio y la coordinación.

El propósito es comenzar con actividades sencillas que te ayuden a romper la quietud y darle energía renovada al cuerpo. Ayúdate con una dieta balanceada, rica en frutas, verduras y agua, comienza a mejorar tu aspecto y salud, para que seas la inspiración de todas las frases de amor en la celebración y tengas todo el vigor para disfrutar plenamente la luna de miel.