Elizabeth Carvajal & Alejo Mejía
Elizabeth Carvajal & Alejo Mejía

Tendrán muchas cosas por resolver, desde definir la lista de invitados a quienes enviarán la tarjeta de matrimonio, revisar las diferentes opciones de diseño para el traje de novio o el vestido de novia, o decidir si prefieren un matrimonio al aire libre o una celebración en un espectacular salón.

Sin embargo, es posible que sienta en un punto que a su pareja no le interesa o no se preocupa lo suficiente por opinar o ayudar a tomar decisiones sobre la planificación – aunque esto solo sea una percepción –, pues seguro quiere colaborar y brindar apoyo, pero no tiene claro cómo y de qué manera. Razones por las cuales compartimos ideas sobre cómo involucrarlo y qué tareas podría desempeñar.

No se trata de que acepte todo

Si usted ya decidió de manera individual el tipo de flor que quiere ver en los centros de mesa para boda o que la recepción se lleve a cabo en una hacienda, no está dejando opción para que su pareja opine. Simplemente deseará que esté de acuerdo con lo que usted pensó o definió.

Lo ideal sería que conversen sobre cuáles son sus preferencias, dejar que el otro exprese cómo se lo imagina o qué detalles considera que no podrían faltar.

La responsabilidad debe ser compartida

Alejandro Cardenas
Alejandro Cardenas

Intente apoyar tanto como pueda, pregunte a su pareja qué quiere que resuelva o de qué quiere que se encargue, y delegue. Si deja todo en privado y no comenta las ideas que tiene en mente, difícilmente su pareja podrá echarle una mano y, por tanto, aparecerá la frustración o parecerá que está despreocupado.

Ente los dos decidan, por ejemplo, el diseño de las tarjetas de invitación, la iglesia donde quieren dar su “sí, acepto” – en el caso de que sea por el rito religioso –; los invitados que quieren que los acompañen y por qué, para que puedan ir acortando nombres.

Cada conversación no debe ser una discusión

La planificación puede llenarlos de nerviosismo, pues serán diversas llamadas y visitas a proveedores; pensar en quiénes serán sus testigos; cómo quieren que sean las argollas de matrimonio, entre otros aspectos. Por tanto, es posible que surja en algún momento una contestación que no sea la más correcta con su pareja o que pareciera que todo lo que dice le disgusta.

Tranquilícese, recuerde que se trata de una conversación para llegar a acuerdos, lo que menos quiere es tener un pequeño enfrentamiento con la persona con quien quiere compartir los días venideros. Por el contrario, dialoguen y si ven que alguno de los dos está tomando las cosas de manera equivocada, dense una pausa y retomen luego, cuando estén más serenos. 

Animarle cuando se le ocurra una idea

Checho Sánchez
Checho Sánchez

Si constantemente está recibiendo un no por respuesta, seguro que no se entusiasmará para nada con la planificación de su matrimonio. ¿Se le ocurrió una frase para las invitaciones de boda? escúchelo, esto hará que la próxima vez esté motivado al dar sugerencias sin ser rechazado.

Ampliar la visión sobre los matrimonios

Su pareja puede tener una percepción distinta a la suya sobre los matrimonios, para ello, demuéstrele que las celebraciones pueden ser tradicionales o, por el contrario, temáticas. ¿Es fanático de alguna serie, superhéroe o similar? Busque ideas de decoración basado en ello y compártaselas, así sabrá que puede tener un matrimonio como lo desee, imprimiéndole su sello personal. Será una buena manera para animarlo.

Hay un tiempo para todo

Collphotography
Collphotography

Procure no bombardear las 24 horas del día sobre el tema de la planificación. Dense un respiro y disfruten de su compañía. En caso de que necesiten completar detalles, preparen una buena comida, sus bebidas favoritas y la música que tengan en común; así podrán hablar más relajados para tomar las mejores decisiones.

Una lista con las cosas que hay que hacer

Cree una lista con aquellas cosas con las que considere que su pareja puede divertirse. “Aprovéchese” de sus fortalezas, por ejemplo: ¿Se le dan bien las manualidades y quieren algunos detalles con toque DIY para la decoración vintage de boda? Entonces, asígnele esa tarea para que se encargue de ello.

De manera que, compartimos algunas tareas que podría disfrutar y gestionar, valore sus puntos fuertes.

Administrar el presupuesto

Si es bueno para las finanzas o goza haciendo números para saber cuánto destinar a cada ítem de la planificación puede convertirse en el contador. Además, haciendo uso de la herramienta digital del portal el Gestor de Gastos se divertirá aún más porque es fácil de aplicar y podrá controlar todo desde la aplicación. Si no la tienen todavía ¿qué esperan para descargarla?

Gestión con proveedores

¿Cuenta con dotes negociadores? Podría solicitarle que se encargue de las llamadas con los diferentes profesionales para pedir presupuesto, acordar visitas o conseguir buenos precios.

Selección de música

¿Tiene buen oído musical? Siendo así podría encargarse de seleccionar las canciones para el DJ, la banda o la orquesta. De igual modo, es posible que le encargue la canción con la que le gustaría verla entrar a la ceremonia luciendo el vestido de novia sencillo. ¡Permita que la sorprenda!

Selección de bebidas

Establecer junto a su proveedor qué tipos de bebidas (con y sin alcohol) ofrecer a los invitados. Asimismo, proporcionar las ideas sobre la barra o lo que les gustaría tener en ella.

Bar Project
Bar Project

Habilidades de diseño

En caso de que le gusten los computadores, crear blogs, se maneja bien con las redes sociales y, en general, con la tecnología, podría asignarle la tarea de que cree su Web de Matrimonio. Desde el portal podrán tenerla totalmente gratis, subir fotos, videos y publicar todos aquellos detalles que consideren relevantes de su celebración. Empiecen desde aquí.

Transporte para la boda

Permita que pueda elegir el medio con el que quiere verla llegar a la ceremonia (o que le gustaría a los dos). Eso sí, si lo considera muy arriesgado, deje claro de manera respetuosa por qué es mejor evitar, por ejemplo, una bicicleta. Si esto para usted no representa ningún problema entonces deje la decisión en manos de su pareja.

Involucrar a la pareja en el proceso de organización es muy importante. Por tanto, vale la pena consultar y hacer partícipe para llegar a acuerdos. La idea es que disfruten cada instante desde la decoración para matrimonio hasta decidiendo si pasarán una luna de miel en Colombia.