Comienzan los planes de boda y con ellos la tarea de poner el gusto y la personalidad de la pareja en cada detalle. Desde la elección de las tarjetas de matrimonio que serán las encargadas de introducir a sus familiares y amigos en el espíritu de la celebración, hasta los elementos que harán parte de la decoración para matrimonio, envolviendo todo en el ambiente exacto que ustedes quieren transmitir.  Otro de los aspectos muy importantes a convenir en pareja y que por su significado y valor debe verdaderamente traducir el gusto de ambos, son las argollas de matrimonio. Desde siempre esta joya ha sido sinónimo de unión y compromiso. Es la alianza que representa el amor eterno y por esto se forjan tradicionalmente en metales preciosos que realcen su importancia y perduren en el tiempo. Hoy queremos mostrarte las opciones de argollas de matrimonio en oro blanco. Describirte las ventajas y bondades de este material, que ha tomado fuerza en las últimas temporadas y ayudarte a que encuentren el tesoro que lucirán para toda la vida. 

Kevin's Joyeros

¿Qué es el oro blanco? 

Comúnmente cuando comienza la búsqueda de esta joya, los novios se inclinan por preferir argollas de matrimonio en oro, dado que es el metal precioso tradicionalmente usado y se encuentran con otra variedad de posibilidades que les permiten explorar las sortijas que más se acerquen a sus preferencias. 

El oro blanco es una mezcla de oro amarillo y otros metales como paladio o platino, que permite mantener su nobleza y nos regala una gama de color más blanca con hermoso brillo plateado. Su calidad es igual en quilates que la del oro amarillo, siendo 18 quilates nuestra recomendación por su durabilidad, resistencia y precio. También es importante anotar que las argollas fundidas en este material tienen una vida más larga y bella que las argollas de matrimonio en plata y cuando se opacan o disminuye su brillo pueden ser tratadas con un baño que no es muy costoso y recobrar su apariencia espejo.

 

Bulgari

Piedras preciosas 

El destello plateado del oro blanco lo hace ideal para combinar con piedras de diamante siendo este el diseño más frecuente. En general las piedras se usan en número impar siendo la cantidad una decisión de los novios. Es muy común usarla en solitario con una piedra que sobresalga o en chispas de 3 y 5 piedras de menor tamaño que vayan a ras con el perfil del anillo. Los diferentes modelos de argollas de matrimonio también nos presentan opciones con zafiros y aguamarinas que crean un contraste bellísimo de azules. Para los novios más arriesgados el rubí con su llamativo color granate y la esmeralda de verde reluciente son las indicadas.

Tiffany & Co.

Diseños y figuras 

La forma, el ancho y el labrado que tendrán sus argollas de matrimonio en oro blanco, dependen totalmente de sus gustos y preferencias pues es un material muy maleable que permite amplias posibilidades de diseño. Además, aunque guarden una unidad la argolla de la novia y el novio no necesariamente son iguales. Por lo general, la argolla masculina es de corte muy sobrio, de superficie lisa y algo más ancha, dependiendo del tamaño de la mano. La de la mujer es más elaborada, puede tener incrustaciones de piedras preciosas, en solitario o chispas y trabajo de filigrana.

Esta elección también dependerá del presupuesto que tengan acordado para la compra. Los diseños sencillos tendrán un menor costo que aquellos con muchos detalles o exclusivos. Es importante revisar con la joyería los rangos de precios de argollas de matrimonio que manejan para hacer una elección acertada no solo en diseño, también en términos de dinero. Si el importe que tienen para esta compra es ajustado, no duden en buscar la línea de argollas de matrimonio económicas. La mayoría de las casas de joyeros la tienen con la garantía de llevarse una joya hermosa, de costo moderado y que durará para toda la vida. 

Las argollas de matrimonio los acompañarán para toda la vida, así que, igual que hiciste con el vestido de novia, tu pareja y tú deberán tomarse el tiempo para ver opciones, explorar sus gustos y elegir una joya que los represente a ambos. Pueden además personalizarla marcándola con una bellísima frase de amor que les recuerde todos los días la mejor decisión de sus vidas. Ahora que ya conocen más sobre las argollas de matrimonio en oro blanco qué tal si dan inicio a una de las actividades que tienen en su planning de tareas: buscar las argollas con la que se sientan identificados. Será muy emocionante ver las opciones que tendrán ¡Mucha suerte!