Loopstudios

Llevan invirtiendo meses en los preparativos de su matrimonio, tanto para definir los vestidos de fiesta que llevarán las damas de honor, elegir el catering, la música para cada uno de los momentos claves de su enlace, revisar los precios de los vestidos de novia y traje de novio hasta definir el lugar para la luna de miel. Por consiguiente, desean que ese día sea memorable y perfecto. Sin embargo, la vida es impredecible y en ocasiones las cosas no salen tal cual se espera, por este motivo siempre deben mostrar positivismo y sacar el mejor provecho a cada situación. Pensando en esto recogimos las 10 emergencias que podrían suceder en un matrimonio, con el fin de que no los sorprendan, puedan estar preparados o sepan cómo actuar en cada caso. 

1. Si no se encuentran las argollas

¿Qué pueden hacer si se extravían las argollas de matrimonio? Es posible que por los afanes puedan olvidar dónde se guardaron o a quién se las encargaron. Descuiden, primero consulten con las personas cercanas que les hayan ayudado en la planificación, y para que esto no ocurra, hagan un recuento el día anterior de aquellos elementos que deben estar presentes para el matrimonio, de esta manera se aseguran que está todo bajo control.

2. ¿Qué pasó con conductor del coche de novios?

Si están esperando al conductor que trasladará a la novia a la iglesia o por el contrario ya se terminó la ceremonia y tienen miedo a que no llegue para que los lleve al lugar de la recepción; sencillo: pídanle a algún conocido o familiar que tenga auto que los transporte. Si quedaron atrapados en medio de un trancón inesperado, recuerda a quien te acompañe que cuente con un celular para avisar de lo ocurrido. Sin embargo, deben tranquilizarse, pues cuando se contrata este servicio, el profesional cuenta con los tiempos adecuados para cada momento de espera. 

Héctor Parra

3. Problemas de movilidad para los invitados

Suele pasar que cuando se elije un lugar diferente para la ceremonia y la recepción, algunos invitados no encuentran la dirección rápidamente o se pueden retrasar por el tráfico, de modo que, si lo prefieren pueden seleccionar la recepción en un lugar cercano o preferiblemente en el mismo sitio de la ceremonia, para que el desplazamiento sea mínimo y mitigar los inconvenientes de movilidad.

4. Desajuste del vestido o traje

Puede suceder que un botón se haya desajustado, o puede que el dobladillo se haya soltado. Sabemos que son cosas remotas, pero mejor estar prevenidos. Por tal razón,  es importante que lleven un kit de costura portátil. Pueden pedirles a las damas de honor, los best men o a sus mamás para que se pueda dar solución al momento. 

5. El cierre se atoró

Recuerda que debe haber un kit para tu novio y otro para ti, porque los dos pueden tener este tipo de percance de último momento. Una herramienta muy útil para abrir cualquier cierre, es usar una pinza o un corta cutícula. Con él mismo podrán apretarlo para que vuelva a funcionar normalmente.

Elizabeth Carvajal & Alejo Mejía

6. El sacerdote olvidó o se equivocó con alguno de los nombres

Puede sonar gracioso, pero sí, hay personas que no tienen la facilidad de recordar nombres o que se equivoque al pronunciarlo, si esto sucede con el sacerdote o quien esté oficiando la ceremonia podrán refrescarle la memoria en ese mismo instante con una sonrisa en el rostro, reconociendo que se trata de una eventualidad. No hay por qué alarmarse.

7. Que el clima cambie los planes

Lo más drástico sería que el matrimonio al aire libre le visite algo de lluvia que pueda deteriorar los adornos. ¿Sabían que en la India, llover en un matrimonio simboliza bendición, abundancia y felicidad? Puedes simplemente reírse y tomar ese cambio como una bendición de la naturaleza y si quieren prevenir, implementen previamente una carpa que vaya con la decoración y que proteja tanto a los invitados como a las zonas más relevantes del matrimonio, también tengan a la mano algunos paraguas con mensajes para hacer el momento divertido.

8. Se olvidaron de los votos

Así hayas repasado mil veces los votos, es muy común que el estrés del momento les haga perder la memoria. Por eso se recomienda siempre que alguna dama de honor, acompañante o padre lleven consigo el papel con los votos de cada uno para que los saquen en ese momento si lo necesitan. O en caso de que se los hayan dejado en casa.

Yeison Chavez Fotografía

9. Un invitado haga un show de más

Para evitar que esas copas de más se conviertan en un momento incómodo para los demás, opten por contratar un proveedor especializado como un barman que controle las bebidas, dar la comida antes del licor para que no caiga tan pesado en el estómago, agregar varias actividades interactivas para que los invitados no se queden mucho tiempo sentados, y que la música y la hora loca sean el clímax de la reunión y así se queme la energía del alcohol.

10. Verificar el día anterior

Si se sienten más tranquilos contactando con los proveedores o con el/la encargada/o de la organización pueden llamar un día antes al proveedor responsable de los arreglos florales para boda, de la música o el catering para verificar que todo marcha sobre ruedas. En caso que algo no salga como esperan, intenten no colocarse nerviosos o estresarse con el inconveniente, respiren profundo y si puede solucionarse no se estanquen concentrando energía negativa en la situación. Y si es algo que no puede corregirse, intenten tomárselo con la mejor actitud, no permitan que nada estropee ese día.

¿Ya saben qué tarea sigue dentro de tu lista de pendientes? o ya se encuentran revisando los modelos de las argollas de matrimonio. En cualquier caso hagan cada actividad con tiempo y no permitan que los nervios se apoderen de ustedes.