Loopstudios

Puede que hayas invertido meses o tan solo unas cuantas semanas en la planeación de su boda. Tanto para definir los vestidos de fiesta que llevarán las damas de honor, elegir el catering, la música para cada uno de los momentos claves de tu enlace, revisar los precios de los vestidos de novia y definir el lugar para la luna de miel. Todos desean que ese día sea inmemorable y perfecto. Independiente de ello, la vida es impredecible y muchas veces pasa que cuando quieres que todo salga perfecto, precisamente es el día que la vida te quiere mostrar algo diferente. Siempre debes llevar una mente positiva y creer en que lo planeado saldrá hasta mejor de lo que se dijo. Nuestras abuelas bien decían: “prevenir es mejor que curar”. Sabemos que toda la energía invertida de tu futuro esposo y tú en la planeación debe ser valorada pues quieren que sea uno de los días más felices de su historia. Por eso, recomendamos que prepares un kit de emergencias y hagas una lista de chequeo, teniendo en cuenta los 10 imprevistos que podrían suceder en un matrimonio. Así, podrás prevenirlo si es el caso, o por el contrario, que lo ocurrido no te sorprenda demasiado como para que te cargue de estrés sino que lo vivas con tranquilidad porque ya sabías que podía pasar. ¡Nada de nervios! Cada suceso le inyecta un toque único y especial a tu boda.

1. Se perdieron las argollas

¿Qué puedes hacer si se pierden las argollas de matrimonio? Si después de revisar en cada bolsillo que tienen, preguntarle a los suegros, ver si quedaron en el bolso de la noche anterior o en el coche, así sea porque el pajecito las extravió o no se acuerda nadie quién las guardó, lo mejor que pueden hacer es respirar hondo e intentar calmar los nervios. Si quieres, mientras las encuentran pueden reemplazar este acto simbólico por otro, al pronunciar unas frases de amor cortas mientras se toman de la mano.

2. ¿Qué pasó con el conductor del coche de novios?

Si estás esperando al conductor para que te lleve a la ceremonia, o por el contrario ya se terminó y no llega para que los traslade a tu futuro esposo y tú al lugar de la recepción; sencillo: toma un transporte alternativo. Pídele algún conocido o familiar que tenga auto que te lleve o pide un servicio pagado. Tranquila que para la sesión fotográfica el auto aparecerá y no se perderán los arreglos que también han incluido en el carro de novios.

Si estás dentro del carro y el conductor se perdió, recuerda llevar un celular con datos y un programa de GPS, para que les de la ruta más rápida para salir del sitio en que se perdieron. Pero si quedaron atrapados en medio de un trancón, tienes dos opciones. Una, esperar… el novio sabe que ese día espera más de lo normal a su novia y no debes permitir que el estrés te corra el maquillaje. Recuerda llevar el celular para que puedas llamar y avisar de lo ocurrido, dile al conductor que ponga algo de música que te guste. De esta manera, inconscientemente envías señales de serenidad a tu cerebro.

Héctor Parra

3. Problemas de movilidad para los invitados

Suele pasar que cuando escogen un lugar diferente para la ceremonia y la recepción, algunos no encuentran la dirección rápidamente, otros tardan en llegar a la ceremonia, o sencillamente puede que desistan de ir porque es un lugar más retirado; hasta el tráfico y el clima pueden influir también en este punto. De modo que, lo más recomendado es seleccionar la recepción en un lugar cercano o preferiblemente en el mismo sitio de la ceremonia, para que el desplazamiento sea mínimo y mitigar los inconvenientes de movilidad.

4. Desajuste del vestido

Puede suceder que un botón se haya desajustado, o puede que el dobladillo se haya soltado y que se te enrede con los tacones al caminar. Sabemos que son cosas remotas, pero mejor estar prevenida. Por tal razón,  es importante que lleves un kit de costura. Puedes pedirles a tus damas de honor o a tu madre que lo lleven y eso lo solucionarás en un momento.

5. El cierre se atoró

Recuerda que debe haber un kit para tu novio y otro para ti, porque los dos pueden tener este tipo de percance de último momento. Una herramienta muy útil para abrir cualquier cierre, es usar una pinza o un corta cutícula. Abre el cierre con cualquiera de estos elementos y luego de desatorarlo, con él mismo podrás apretarlo para que vuelva a funcionar normalmente.

Elizabeth Carvajal & Alejo Mejía

6. El sacerdote olvidó algún nombre

Puede sonar gracioso, pero sí, hay personas que no tienen la facilidad de recordar nombres, así es que si lo prefieren pueden preparar un papel con sus nombres y entregárselo al padre antes de iniciar la ceremonia, o si lo desean incorporar el nombre de cada uno como parte de la decoración de iglesia para el matrimonio que le ayude a identificarlos fácilmente. Podrías también 'refrescarle' la memoria en ese mismo instante con una sonrisa en el rostro, reconociendo que se trata de una eventualidad. No hay por qué alarmarse.

7. El clima cambie los planes

Un imprevisto en un matrimonio al aire libre es que lo visite algo de lluvia. ¿Sabías que en la India, llover en un matrimonio simboliza bendición, abundancia y felicidad? Puedes simplemente reírte y tomar ese cambio como una bendición de la naturaleza o si lo quieres prevenir, puedes implementar previamente una carpa que vaya con la decoración y que protejas las zonas más relevantes del matrimonio. También puedes llevar algunos paraguas también con algo de la decoración o con mensajes divertidos para hacer el momento divertido; o bien puedes tener una opción B, para trasladar la ceremonia a un lugar cerrado en caso que así se necesite. A veces esos sucesos hacen el momento aún más especial.

8. Se olvidaron de los votos

Así hayas repasado mil veces los votos, es muy común que el nerviosismo o la emoción del momento te haga perder la memoria. Por eso se recomienda siempre que alguna dama de honor, acompañante o padre de los novios lleven consigo un papel con los votos de cada uno para que los saquen en ese momento si lo necesitan. No está para nada mal visto ni tampoco debes sentirte avergonzado si lo debes leer.

Yeison Chavez Fotografía

9. Un invitado haga un show de más

Suele haber entre los invitados algunos que les gusta tener siempre unas copitas de más para estar feliz, y en parte es un momento que lo amerita. Pero para evitar que esas copas de más se conviertan en un momento incómodo para los demás, puedes optar por contratar un proveedor especializado como un barman que controle las bebidas, dar la comida antes del licor para que no caiga tan pesado en el estómago, agregar varias actividades interactivas para que los invitados no se queden mucho tiempo sentados, y que la música y la hora loca sean el clímax de la reunión y así se queme la energía del alcohol.

10. Confundan la decoración

Este punto no es tan común, pero puede suceder eso que empiezan a llegar los arreglos florales para boda con unas flores o colores diferentes a los que pidieron, no tiene que ser un dolor de cabeza para ti. Para este tipo de emergencia hay varias opciones: 1. Llamar un día antes al proveedor de decoración a rectificar el pedido 2. Pedirles que decoren desde un día antes de la boda. 3. Aprovecharse de la variedad y gozar del nuevo estilo improvisado que tienes a tu alcance. Piensa que todo es divino, perfecto y oportuno. Ponle sonrisa si una de estas emergencias u otra diferente te visita el día de tu matrimonio, y aplica una alternativa con la mejor actitud que puedas tener. Respira profundo y recuerda que la imperfección es perfecta. Porque así es este mundo, variado diferente e impredecible, y la vida le encanta sorprendernos todos los días.

¿Ya sabes qué tarea sigue dentro de tu lista de pendientes? ¿Tienes definido tu peinado de novia? O por el contrario están tu prometido y tú revisando los modelos de las argollas de matrimonio. En cualquiera de los casos recuerda hacerlo con tiempo y definir el presupuesto para cada actividad.