Matrimonio de Álvaro & María Angélica

No hay nada que complemente mejor un suculento banquete que el toque suave y naturalmente dulce de las frutas. Son una opción maravillosa que puede ir en cualquier momento de la recepción, para dar la bienvenida a los invitados mientras la feliz pareja hace su tradicional paseo y se toman las fotos luciendo el traje de novio y el vestido de novia. Las frutas pueden ofrecerse de postre o como un pasabocas delicioso y refrescante luego de horas en la pista de baile. Son aliadas maravillosas a la hora de pensar en la decoración para matrimonio, ya que permiten combinar tonos y texturas y tienen una diversidad de preparaciones y recetas perfectas para ofrecer a sus familiares y amigos, asimismo, pueden ser utilizadas como temática en la papelería de las tarjetas de tarjetas de matrimonio. Por tal motivo, les contamos por qué deben tener una mesa de frutas en su boda.

Deliciosa y sana sorpresa

La Terraza - Burger Wings & Ribs

Seguro que todos sus invitados están encantados de encontrar una opción frutal en la boda. Como ya comentamos, estas pueden servir tanto de entrada como de postre para aquellos que son menos entusiastas de los azúcares y la repostería. Las frutas son indicadas para todo tipo de boda, tanto en la mañana como en la noche, pues son un alimento liviano con alto contenido de agua. En especial en los matrimonios campestres, las frutas tienen un protagonismo adicional porque combinan muy bien con el entorno y el espíritu de la fiesta.

Qué frutas elegir

The Making Of

La elección de las frutas que quieren ofrecer dependerá de su gusto particular teniendo en cuenta tanto sus preferencias de sabor, como que los colores vayan en la misma línea de diseño de los centros de mesa para bodas y de la manera como quieren presentarlos. Por ejemplo, frutas como la granadilla, las manzanas, las uvas y las peras son perfectas para poner en canastos y exhibir en su forma original. Las fresas, el kiwi, el melón, y la piña son más de ser incluidas en preparaciones como cócteles de fruta o almíbar. Para acompañar los licores están las uchuvas, y el mango en trocitos. Frutas como la sandía, la papaya y el banano comúnmente se dejan por fuera del menú, pues su tiempo de oxidación y envejecimiento es muy corto. La recomendación es siempre consultar con el chef a cargo de todo el banquete para que les sugiera las variedades y cantidades de frutas, según el menú y el maridaje con el resto de los platos.

En buffet o servidas

AFF Event & Wedding Planning

Ambas posibilidades son igualmente válidas y recomendadas, y dependen mucho del estilo de su boda. La mesa funciona muy bien en especial en matrimonios al aire libre o como un complemento a la mesa de dulces y postres. Pueden jugar con la decoración poniendo las frutas en canastas, torres, o fruteros transparentes que permitan sacar provecho de los colores. Si su línea es una decoración vintage de boda, los cestos de mimbre, los cajones de madera o fuentes en cerámica de diversos colores son perfectos para presentar las frutas. Si se inclinan más por servirlas en la mesa, inclúyanlas como una entrada dulce en una copa de cristal ya sea como porción de una sola fruta o salpicón, o como un delicioso postre de fruta y crema, como melocotones o fresas, en platos individuales o moldecitos. También pueden presentarla en cada mesa en una bandeja de diversas frutas para picar luego de la comida.

Variedad de formas y presentaciones

Ivan Díaz Photograpy

Además de las frutas en su estado natural, existen un montón de posibilidades de recetas y preparaciones deliciosas con ellas como protagonistas. Incluir en el candy bar dispensadores con jugos naturales, tener una oferta de sorbetes, helados naturales o postres en combinación con gelatina o crema son igualmente opciones muy sabrosas y del gusto de todos los invitados. Las frutas pueden también ayudarlos a hacer más vistosos los platos del bufé de dulces sirviendo como detalles en la decoración de salón para matrimonio y haciendo que todo se vea no solo precioso, también delicioso.

Angélica Visbal

Las frutas son realmente una opción exquisita y refrescante para darle un toque diferente al bufé de boda, pueden preguntar a su proveedor sobre la opción de ofrecer cócteles signature y nombrarlos con frases de amor como “afrutado romance” o “amor acerezado” y tener su propia carta de delicias en su día B. Gocen cada dulce momento de ese gran día y prepárense para empezar su luna de miel.