Es probable que cuenten con amistades muy cercanas, que están presentes en cada paso y han sido testigos de cómo ha crecido su relación y estando a su lado desde aquel momento en que se hizo la entrega del anillo de compromiso. Ellos y/o ellas se involucrarán durante la planificación del matrimonio como, por ejemplo, dándoles su opinión sobre los modelos de tarjetas de invitación que los tienen indecisos. Existe una tendencia que hace participes a estos amigos tan cercanos en el primer viaje de recién casados, se llaman buddymoon y comenzó en 2012 cuando el New York Times publicó esta “extraña” modalidad, pero solo en la boda de Jennifer Aniston y Justin Theroux en 2015 donde se llevaron a sus amigos más íntimos a Bora Bora de luna de miel, se convirtió en un verdadero fenómeno.

Bien dijo Gabriel García Márquez "solo entonces comprendí que morir es no estar nunca más con los amigos” y para muchos, los amigos lo son todo, incluso como para llevárselos a su propio viaje de luna de miel. Vean esta nueva tendencia que crece como la espuma entre las parejas modernas.

Sin prisas o estrés

La idea es que no se lleven más trabajo a la luna de miel y puedan disfrutar de esos días de descanso junto a los amigos verdaderos. Para esto, lo mejor es elegir un paquete de luna de miel todo incluido y contratar transporte privado para que los lleve y los recoja cada vez que necesiten desplazarse.

Ustedes eligen

Serán ustedes quienes determinan a dónde irán, cuánto tiempo y el tipo de planes de luna de miel: si serán de descanso, aventura, turístico o cultural. Los amigos serán sus secuaces para cualquier decisión que tomen.

Intenten no posponerlo demasiado

Una vez se termine la celebración, todos estarán listos en el aeropuerto, con la maleta perfecta para el destino, dispuestos a emprender la buddymoon. No debería posponerse porque quizás nunca logren volver a concertar una fecha en la que todos puedan asistir.

Cada quien paga lo suyo

¡Exacto! Deben dejar claro que cada uno asumirá sus propios costos. Aquí el tema no es atender a más invitados, sino un viaje entre amigos para disfrutar. Una buena idea es crear un fondo de ahorro y buscar con suficiente tiempo a dónde ir de luna de miel económico para que no sea un golpe duro al bolsillo.

¿Quiénes asisten?

Amigos, un grupo parejo, sin tensiones, ni posibilidad de crear roces. La idea es pasarla bien y para ello ustedes sabrán muy bien elegir a este selecto grupo. Podrá ser una pareja o todo un grupo de 6 o 10 personas.

En caso de que tengan ya los nombres en su cabeza, lo más indicado es avisarles mucho antes de tan siquiera enviarles la tarjeta de matrimonio moderna que tienen en mente, procuren notificarles al menos con un año de antelación a la fecha del matrimonio para que ellos y ellas puedan organizarse tiempo, y reunir el dinero que necesitan para el viaje. 

Ahora que tienen conocimiento sobre esta posibilidad de incluir en su primer viaje de recién casados a esos amigos con quienes comparten cada paso de este proceso y que seguramente serán de ayuda para concretar los detalles de la decoración para matrimonio, ¿qué destino de luna de miel elegirían? Recuerden contactar con las agencias de viaje con antelación para que puedan encontrar, tal vez, tiquetes y estadías más económicas.