Se llaman buddymoon y comenzó en 2012 cuando el New York Times publicó esta “extraña” modalidad, pero solo en la boda de Jennifer Aniston y Justin Theroux en 2015 donde se llevaron a sus amigos más íntimos a Bora Bora de luna de miel, se convirtió en un verdadero fenómeno.

Bien dijo Gabriel García Márquez "solo entonces comprendí que morir es no estar nunca más con los amigos” y para muchos, los amigos lo son todo, incluso como para llevárselos a su propia luna de miel. Veamos esta nueva tendencia que crece como la espuma entre las parejas modernas.

Organización

La idea es que no se lleven más trabajo a la luna de miel y puedan disfrutar de esos días de descanso junto a los amigos verdaderos. Para esto, lo mejor es elegir un plan todo incluido y contratar transporte privado para que los lleve y los recoja cada vez que necesiten desplazarse.

Los novios eligen

Son los novios quienes determinan a dónde irán, cuánto tiempo y si será un viaje de descanso, aventura, turístico o cultural. Los amigos serán sus secuaces para cualquier decisión que tomen los tortolitos.

Cada quien paga lo suyo

Los novios asumen sus gastos y los acompañantes sus propios costos. Aquí el tema no es atender a más invitados, sino un viaje entre amigos para disfrutar. Una buena idea es crear un fondo de ahorro con suficiente tiempo para que no sea un golpe duro al bolsillo.

De inmediato

Una vez se termine la boda, todos estarán listos en el aeropuerto, con la maleta perfecta para el destino, dispuestos a emprender el buddymoon. No debería posponerse porque quizás nunca logren volver a concertar una fecha en la que todos puedan asistir.

¿Quiénes asisten?

Amigos, un grupo parejo, sin tensiones, ni posibilidad de crear roces. La idea es pasarla bien y para ello la pareja sabrá muy bien elegir a este selecto grupo. Podrá ser una pareja o todo un grupo de 6 o 10 personas.

Cabe anotar que la pareja necesitará su espacio, así que no podrán demandar el 100% del tiempo durante el viaje a los recién casados, por lo tanto, los amigos quedarán para seguir teniendo una gran aventura.

¿Te atreverías a plantear un buddymoon?

También te puede interesar:
Luna de miel en New York gastando muy poco