La situación que se generó a raíz de la COVID-19 afectó los planes de matrimonio, modificando el aforo y dando paso a celebraciones más íntimas, aplicando medidas de bioseguridad para garantizar una sana interacción entre los invitados, incluso, las lunas de miel también se viven de un modo diferente. Razones por las cuales, les contamos cómo serán estos viajes mientras dure la pandemia, qué medidas se están adoptando antes y durante el vuelo, y qué otros formatos resurgen para disfrutar con seguridad del viaje de recién casados.

Medidas de control para garantizar un viaje seguro

Los servicios de comidas y bebidas a bordo están totalmente restringidos. Así mismo, se recomienda a los viajeros hacer uso de los baños solo en casos de extrema urgencia. Y como medida preventiva, el equipaje en cabina está restringido a solo un artículo personal (cartera o bolso pequeño) que pueda meterse debajo del asiento del avión. El resto debe enviarse por bodega, incluso si no se ha pagado por este servicio de bodega, la aerolínea se encargará de transportar. Pueden conocer más información sobre el protocolo de bioseguridad para el manejo y control de riesgo del coronavirus, para el transporte internacional de personas por vía aérea 1, por parte del Ministerio de Salud y Protección Social.

Por otra parte,  una de las nuevas actualizaciones por parte del Gobierno, es que ya no se exige prueba PCR para entrar a Colombia, así quedó establecido a través de la resolución 1972 del 2020 del 4 de noviembre. En su lugar, cada pasajero será rastreado durante 14 días por las autoridades sanitarias de su destino. 

En cuanto a vuelos internacionales a otros países, es posible que sí les soliciten un prueba PCR para ingresar al país. Lo importante es consultar con tiempo, cuáles son los requisitos del lugar de destino.

Aplicación de protocolos de bioseguridad

El uso de tapabocas es obligatorio, no solo para ingresar al aeropuerto sino también durante todo el tiempo que dure el vuelo. Es indispensable desinfectar las manos al momento de ingresar al aeropuerto. De igual forma, se debe cumplir con la desinfección de zapatos y equipaje (para el caso de los aeropuertos que así los exigen), y toma de temperatura.

Mayor uso de tecnología

Se intensifica y promueve el uso de la tecnología a través de aplicaciones o plataformas que ayudan a la gestión y logística de los vuelos. Por ejemplo, el reporte del estado de salud a través de la aplicación CoronaApp es obligatorio y requisito para el ingreso a los aeropuertos. Además, deben tener en cuenta la instalación y registro en otros aplicativos, como es el caso de la aplicación de El Dorado, del aeropuerto El Dorado, a través de la cual se genera el DoradoPass, un prerrequisito para ingresar al lugar. Para la gestión de vuelos nacionales en el país, se recomienda a los viajeros hacer check in de forma online y presentar el pasabordo o código QR de los tiquetes desde el celular.

Y en el caso de los vuelos internacionales es indispensable también completar en su totalidad el formulario de pre check in migratorio dispuestos en la aplicación Check-Mig. 

Preferencia por destinos poco turísticos

La afluencia en destinos poco turísticos se empezará a ver reflejada, ya que las personas están evitando visitar lugares muy concurridos que puedan convertirse en aglomeraciones. Para esto es clave contemplar entre los destinos, las reservas naturales o los glamping. Siendo así, se fortalecen los planes por pasar una luna de miel en Colombia.

Experiencias diferentes en los hoteles

El sector hotelero también se transformó para adaptarse a las circunstancias mientras dure esta pandemia. Siendo así, se promueven más actividades en grupos reducidos y deportes individuales que eviten el contacto físico. Las playas, piscinas públicas, gimnasios de hotel, zona de comidas, y otros lugares, actualmente se encuentran en funcionamiento, pero con ciertas restricciones de aforo que permitan y garanticen el distanciamiento social. Para el caso puntual del uso de las playas, es importante consultar previamente con las autoridades locales del lugar para recibir orientación acerca de la forma en la que se pueden visitar y bajo qué protocolos.

De igual forma, es posible que al llegar, se encuentren con medidas de bioseguridad, por ejemplo: completar la encuesta de salud, cumplir con la toma de temperatura y desinfección de manos; un aforo máximo de cada espacio, así que deben estar atentos a esta señalización para no violar las normas; para hostales está prohibido el uso de camarotes y se restringe la capacidad de cada habitación al 30%; en todos los salones o áreas comunes cerradas es obligatorio el uso del tapabocas; en cuanto a las formas de pago, la recomendación es evitar el efectivo y hacerlo a través de transferencia o pagos con tarjeta; y el servicio de traslado de maletas con ayuda de un auxiliar del hotel está restringido en algunos establecimientos, por lo que deben estar preparados para movilizar su equipaje por su propia cuenta.

Nuevos formatos de luna de miel: minimoons y latermoons

Debido al temor a hacer planes muy lejos de casa, que ha surgido tras la aparición del nuevo coronavirus, algunas parejas han optado por ser recursivas y programar una pequeña luna de miel en la fecha en la que la tenían programada, pero a un lugar más cercano a casa y por menos días, a esto se le conoce como minimoon. Podrán realizar una escapada a un hotel rural, por ejemplo, para disfrutar de aire fresco, también se convierte en una excelente oportunidad si no cuentan con muchos días de vacaciones, además, no tendrán que preocuparse por la fatiga del viaje o el desfase horario. 

Ahora, si aplazan el gran viaje, quizá a otro país o a visitar otra cultura para meses después cuando haya más estabilidad o las circunstancias parezcan más favorables, a esto se le conoce como latermoon o luna de miel posterior.

Si creen que aún no están preparados para viajar, o están considerando hacer un viaje internacional cuando las condiciones mejoren, entonces mientras tanto podrían optar por una “mini luna de miel” que los haga pasar unos inolvidables días lejos de la rutina.