El término vintage hace alusión a todos aquellos objetos que nos transportan al pasado teniendo un valor y un significado muy especial. Dentro del mundo de la decoración para matrimonio, la tendencia vintage se ha ganado un lugar muy especial pues combina funcionalidad y belleza de los objetos con un aire muy romántico que juega entre la tradición y la modernidad, incluyendo detalles de fina coquetería que definitivamente dan un toque muy exclusivo a la boda.

Desde las tarjetas de matrimonio, elaboradas en papeles reciclados y decoradas con encaje, hasta los vestidos de novia inspirados en la Belle Époque, el esplendor de la moda europea de los años cuarenta y los cortes románticos del Hollywood de principios de siglo, el vintage es una tendencia que llegó para quedarse e inundar de amor y nostalgia cada rincón de la boda. Si lo tuyo es el glamur de los bordados y los flecos, la delicadeza del encaje y la melancolía de la belleza de los abuelos, esta galería es perfecta para ti. Encuentra el vestido vintage con el que definitivamente quieres dar el “sí”.

Un juego de claroscuro

Si algo distingue la tendencia vintage en los vestidos de novia 2019, es su combinación de texturas que permite el juego entre transparencias y géneros pesados insinuando la silueta femenina sin enseñar demasiado y regalándonos un novia muy romántica y delicada, que no renuncia a su sensualidad. Sobrefaldas hasta el piso que se forman encima de faldas mini permitiendo lucir las piernas, vestidos de novia con manga y de encaje, son otros de los maravillosos ejemplos que nos trae esta tendencia y pueden observarse en la propuesta de diseñadores como Lillian West y Juana Martín.

De otra época

Diseñadores como Rafael Urquizar le apuestan a colecciones para la nueva temporada de vestidos de novia 2019, con un toque más medieval de siluetas mágicas y de corte columna que se ajustan a las curvas femeninas y realzan la cintura con apliques y bordados inspirados en la realeza del siglo XIX. Las espaldas descubiertas, los detalles de color en la paleta tierra en apliques, bordados y sobre faldas y los escotes rectos creados con encaje son igualmente, firma distintiva de esta casa de modas.

El uso de texturas como el encaje, el guipur, las telas fluidas, decoradas con cintas de raso de seda, nos hablan del encanto de la campiña, de la belleza de los ingenuos años veinte y el encanto por una mujer femenina, sexi, pero a la vez discreta. Vestidos con flecos tipo Chanel, faldas en capas, escotes ilusión y barco, son algunos de los cortes que dan forma a esta hermosa tendencia que mezcla perfectamente los recuerdos del baúl de la abuela con la delicadeza y sofisticación de la alta costura.

El color es protagonista

Aunque en las tendencias para moda bridal el blanco sigue teniendo un papel protagónico, en el vintage el abanico se amplía recorriendo los tonos envejecidos como el arena, el palo de rosa, el gris, el azul, todos pasados por un baño de blanco que da el aspecto de empolvado característico de la nostalgia que dibuja este estilo. El vintage se caracteriza por seguir una línea de vestidos de novia sencillos, que reciben su personalidad del tipo de material, el corte, el color y el tipo de detalles con que se engalana. Muchos vestidos evocan cortes de lencería en satines de seda delicados y suaves, con tonos nude, perla y champaña. También vemos riqueza en los bordados y apliques tridimensionales con formas orgánicas que dan vivacidad al diseño.

Es una tendencia que encaja muy bien con estilos de novia desenfadados que quieren alejarse de la pompa tradicional y prefieren un vestido de novia corto o un ablusado con sensación de dos piezas que refleje su personalidad delicada, romántica y muy exclusiva.

Descubre las propuestas vintage presentes en las firmas y encuentra el vestido perfecto para tu gran día. Entérate también del estilismo y los fantásticos peinados recogidos que complementarán tu estilo vintage.