Chueco TV

Llevan tanto tiempo en los afanes de la boda y planeando ese viaje soñado de la luna de miel, que no podrán creer que terminó y que deben adaptarse a la vida normal. Atrás quedaron las pruebas del traje de novio y vestido de novia, las miles de listas con los detalles de la ceremonia, las decisiones sobre la decoración de matrimonio y los días de playa brisa, mar y solo amores de su viaje de esposos.

Siendo momento de volver a incorporarse al trabajo y a la cotidianidad de su nueva vida de pareja, les compartimos algunas estrategias sencillas para que la vuelta a la realidad no nuble la alegría de su nueva etapa como marido y mujer.

1. Normalidad

Muy importante que sepan que la depresión pos luna de miel es un sentimiento totalmente normal. No obedece a alguna rareza ni imposibilidad sicológica por parte de ninguno. Todos los cambios requieren un tiempo de asimilación y ajuste y este por supuesto, que compromete todo lo que son como personas es más que lógico que venga con una montaña rusa de sentimientos.

Andres Torres Art Photographer

2. Convérsenlo

Aunque parezca un detalle insignificante, hablar de sus sentimientos, reconocer la incomodidad y el síndrome de volver a casa entre ustedes, les ayudará a procesarlo y hacerlo más llevadero. Esto además les permitirá encontrar estrategias juntos para dejar atrás la tristeza y emprender con optimismo su nueva vida.

3. Vida social

Conviértanse en anfitriones. Ahora como pareja planeen reuniones con amigos y familiares con la excusa de que conozcan el nuevo apartamento o incluso de contarles sobre el maravilloso viaje de luna de miel. Rodearse con los más cercanos y queridos les hará olvidar la depresión y hará más grato el regreso.

4. Dejen tareas pendientes

Una buena estrategia es dejar algunas tareas pendientes para realizar al regreso de su luna de miel en Colombia o si irán al exterior. Recoger el sofá nuevo, elegir las cortinas, enviar notas de agradecimiento a los invitados. Ocuparse es la mejor manera de evitar la tristeza.

5. Par de días

No pretendan llegar del avión directamente a la oficina. Una de las mejores maneras de evitar la depresión o asimilarla sin mucho trauma es tener un tiempo de acople. Regresar de su destino luna de miel, un par de días antes les permitirá tener momentos juntos en su nueva casa, ordenar con calma el equipaje y dedicarse momentos a solas antes de comenzar el tren laboral.

PB Agency

6. Paso a paso

Obviamente volver a casa y cerrar el período de permiso para el viaje, les exigirá irse incorporando de nuevo a la rutina del día a día. Háganlo de manera tranquila, sin pretender comenzar todo a la vez. Vuelvan al trabajo, al gimnasio y demás actividades paulatinamente, verán que en máximo un mes ya mente y cuerpo estarán en su lugar habitual.

7. Mantenerse activos

No permitan que la aburrición y el tedio se apodere de ustedes. Planeen actividades juntos, practiquen algún deporte, salgan a caminar, vayan a cine. Sigan disfrutando de estos primeros días de vuelta a la realidad como si aún fueran novios.

8. Tiempo para cada uno

El matrimonio trae consigo un cambio en los hábitos y costumbres, si además le sumamos la carga emocional de volver del viaje de boda en el que compartieron frases de novios y estuvieron pegaditos todo el tiempo, es normal que se sienta un poco difícil volver. Retomen esas actividades que cada uno se disfruta de manera individual y dedíquense tiempo a ustedes mismos, esto les pondrá en perspectiva toda la situación.

9. Recuerdos juntos

Destinen un tiempo a repasar los mejores momentos de su matrimonio, las palabras del brindis, el baile, lo lindos que quedaron los centros de mesa para boda. Igual con su luna de miel, miren las fotos y repasen los días que disfrutaron, seguro les arrancará una sonrisa. No en vano dicen que recordar es vivir.

10. Compartir con la familia

Nada mejor para alejar los sentimientos menos alegres que compartir con los que más quieren. Concedan un tiempo a la familia, ellos estarán encantados de tenerlos cerca y seguro que el contacto servirá para recargar las baterías.

Tengan presente que, experimentar una depresión pos luna de miel, luego de todas las emociones del intercambio de argollas de matrimonio y el viaje de bodas es perfectamente normal. Reconózcanla, vívanla, llenen sus días de mensajes cariñosos y tengan presente que etapa que pasa trae consigo nuevos retos y alegrías.