Desde el día del compromiso hasta su paso por el altar, son muchas las emociones que experimentarán, pues convertir ese soñado día en una realidad no es una tarea fácil. Cuidar cada detalle en las tarjetas de matrimonio, elegir las mejores argollas de matrimonio, pensar en la decoración de la fiesta y hacer planes para la luna de miel, son solo algunas de las grandes decisiones que deben tomar.

Pero después de todas estas importantes elecciones llega la calma, y al fin hay tiempo para pensar en los pequeños detalles de su estilo que harán que luzcan como nunca… los últimos ajustes del vestido de novia o del traje de novio, los accesorios, el maquillaje y hasta el tono de piel que quieren lucir.

A continuación, podrán tener claro cómo pueden – de manera segura – recurrir a algún método de bronceado artificial o tomar el sol sin sufrir daños.

¡Queremos tomar el sol antes de la boda!

Si decidieron hacer uno de los planes de luna de miel por adelantado, y este incluye playa, piscina y clima caliente, entonces es la oportunidad perfecta para tomar el sol de forma natural y tener un color de piel increíble que seguramente hará que ese escote o peinado recogido luzca mucho mejor. ¡Ah! y recuerden retirar el anillo de compromiso en oro blanco mientras se broncean, así evitaran marcas en la piel.

Uso de protección solar

Antes de exponerse al sol – 30 minutos antes – es recomendable aplicarse protector solar y repetir su aplicación cada 2 o 3 horas. Para esto es importante conocer el tipo de piel y qué bloqueador le va mejor, porque, por ejemplo, las pieles más claras tienden a ponerse rojas, así que necesitan una protección alta.

La forma de aplicar el bronceador

Una buena manera de conseguir un bronceado uniforme y de ensueño, es aplicar primero una capa de bloqueador en la piel y luego una capa de bronceador ¡El efecto les fascinará!

La alimentación

Lo ideal es que, al menos 20 días antes de broncearse, procuren comer alimentos ricos en betacaroteno como la papaya y la zanahoria. Hará que el bronceado perdure más tiempo.

Atención al tiempo de bronceo

Se aconseja que el tiempo de bronceo no supere una hora diaria, y durante estos 60 minutos procurar dar la vuelta cada 15 minutos. En ese lapso ¡hidrátense! Tomen suficiente agua y aplíquenla también sobre la piel.

¡Importante! Tomar una cantidad excesiva de sol puede ocasionarles lesiones graves en la piel, así que procuren ser muy cuidadosos.

Broncearse de forma artificial

Si, por el contrario, cuentan con poco tiempo para ir a la playa o a cualquier zona del país a tomar el sol o están esperando a visitar su destino de luna de miel para aprovechar la playa y el sol, entonces pueden elegir entre las siguientes opciones.

Cámara de bronceo*

No es una alternativa muy recomendada para los claustrofóbicos, pero promete un bronceado uniforme, ya que todas las partes del cuerpo están expuestas simultáneamente. Es muy importante que antes de usarla se tomen las precauciones pertinentes como, por ejemplo, usar algún tipo de protector para los labios y rostro. Esto dependerá del tipo de cámara que decidan usar y de las recomendaciones para cada una.

Las sesiones que se requieran dependen del tono de la piel de cada persona y del tono que se quiera alcanzar. Deben ser conscientes que, algunos estudios afirman que el tipo de radiación ultravioleta emitido por la mayoría de las cámaras de bronceo puede generar manchas en la piel o envejecimiento prematuro.

*Lo más importante al recurrir a esta alternativa, es consultar siempre con los expertos que las realizan, acerca de cuáles podrían ser sus posibles reacciones alérgicas (en caso de que existan) o los riesgos que puede tener una persona de acuerdo con su tipo de piel.

Cremas autobronceadoras

El principal componente de estas cremas o lociones de autobronceado son el aditivo colorante dihidroxiacetona (que se obtiene de plantas como la caña de azúcar) o el aceite de zanahoria que, al aplicarlos sobre la piel, lo que hace es generar una reacción con las células de la dermis que producen un color marrón o dorado. Este color se aclara después de unos días, pero evita daños en la piel, ya que no hay exposición a los rayos UV.

Bronceado con aerógrafo

Esta técnica consiste en rociar sobre la piel un producto también a base de dihidroxiacetona, obtenido a partir de la caña de azúcar. Su proceso de reacción en la piel es el mismo que el de las cremas autobronceadoras. La diferencia es que su aplicación se hace de una forma más uniforme gracias a la ayuda del aerógrafo. La recomendación es que antes de su aplicación no se use ningún tipo de crema, perfume o maquillaje. El procedimiento lo debe realizar una experta y su proceso de secado dura apenas unos pocos minutos.

Como pueden ver, lucir un vestido de novia o un traje de novio con un bronceado envidiable es más fácil de lo que creen, solo es cuestión de encontrar la opción que mejor se adapte a sus necesidades. Para el caso de la novia, los peinados elegantes que dejan mucha piel al descubierto, siempre se verán mejor si esta tiene un sutil bronceado.