Por Aire Barcelona
Por Ana Torres
Por Couture Club
Por Couture Club
Por La Sposa
Por La Sposa
Por Luna Novias
Por Marfil Barcelona
Por Marfil Barcelona
Por Mori Lee
Por Pronovias
Por Rosa Clará
Por St Patrick
Por St Patrick
Por Tony Ward

Como muestra de ser un color icónico, recordemos a celebridades como Julia Roberts en su película Pretty Woman, el personaje de Jessica Rabit es sin duda la caricatura con más sensualidad de la historia. Marylin Monroe en aquel 1956 donde fue fotografiada para la portada en una revista, Jennifer Lawrence en los premios Oscar de 2011 o Nicole Kidman vestida de un maravilloso vestido color rojo en la cinta Moulin Rouge, que no por nada ganó Oscar al mejor vestuario.

Después del popular vestido negro, el rojo siempre capturará todas las miradas. Una de sus ventajas es que se ve muy bien en pieles blancas, trigueñas o morenas, pieles cálidas o frías, cualquier chica siempre va a sorprender luciendo un vestido de este color.

Dicen que el rojo evoca la pasión, el amor, el poder. Es un color intenso, profundo y aunque no lo creas también es clásico, haciendo que cualquier mujer se vea fantástica en una fiesta de matrimonio o un evento de gala.

El rojo comenzó a tener popularidad en los años 20 con el estilo charlestón y desde esta década estuvo presente como símbolo de celebración, elegancia y sensualidad en la moda. Para la década de los años 70´s, vuelve a tomar protagonismo en las alfombras rojas, grandes películas y escenarios artísticos.

Un vestido rojo para un matrimonio de día, en corte midi o sobre las rodillas lucirá fenomenal, en bodas de noche, el rojo resaltará con gran elegancia sobre un vestido largo tanto ajustado como con caída en falda de corte A.

Además de un matrimonio, puedes asistir con vestido rojo a la cena de fin de año de tu empresa, la noche buena en familia, un coctel corporativo o la premiere de una obra de teatro.

Para combinarlo y darle contraste a este color, podrás usar zapatos y accesorios en negro, dorado y plateado. No es conveniente que quedes en fondo entero al tener todo del mismo color.

Mezcla texturas lisas con bordados, encajes o tules y así lucir un vestido elegante y de vanguardia, recuerda que todo en la medida adecuada lucirá sobrio, a la altura de la boda o la fiesta y tú, como una invitada con mucha clase.

Si sientes que aún no te atreves a llevar un vestido rojo, comienza con los accesorios. Zapatos, cartera, joyas y un labial donde el rojo sea el protagonista. Combínalo con un vestido en color negro. Así le estarás tomando confianza al color para que en otra ocasión te arriesgues a usarlo.

¡Dale una ojeada con lupa a estos 15 vestidos que tenemos en nuestra galería y elige el tuyo para convertirte en una invitada de lujo!