Wink Arquitectura de Eventos

Con la agenda de tareas en sus celulares deberán verificar una a una las actividades que tienen que desarrollar en la planificación de su boda. Iniciar con los trámites, elegir el modelo de tarjetas de invitación, seleccionar las flores y en general, la decoración para matrimonio. De igual modo, será preciso que busquen a la persona encarga de realizar la filmación de su celebración, si desean guardar un recuerdo de ese día especial. Eso sí, nos parece importante que antes de contratar este servicio, conozcan más sobre el video de matrimonio: qué tipos existen, cuántas personas intervienen en la grabación y otros detalles interesantes. Por este motivo, consultamos a tres profesionales del sector quienes nos contarán más acerca de este recurso.

¿Cuáles son los tipos de video más usados?

Laura Garzón de The Wedding Lab nos comenta los tipos más usados en los matrimonios. Documental: donde se hace un cubrimiento de los detalles y se cuenta de manera ordenada lo sucedido el día del “sí, acepto”. Se graban pequeñas intervenciones de amigos y familiares luciendo sus trajes y vestidos elegantes de fiesta y puede durar 10 minutos aproximadamente.

El cinematográfico: hace referencia al formato donde se añaden efectos y por eso se le cataloga como el más artístico. Pues en él se usan transiciones, es decir, aquellos elementos que sirven para cambiar de una escena a otra (barridos, fundidos a negro o blanco, desenfoque, entre otros). Asimismo, se incluyen efectos narrativos como la voz en off que va contando la historia. Y, por último, menciona el mixto, una mezcla entre el documental y el cinematográfico.

Por otro lado, Mariana Fernández de Wink Arquitectura de Eventos, comparte el reportaje con cámara y micrófono para entrevistar a los invitados para que expresen sus emociones y datos curiosos sobre la pareja. Y añade los de preboda y posboda.

En cuanto a videos cortos encontrarán el video de edición el mismo día o same day edit, el cual contiene las tomas de los preparativos de la novia, mientras le realizan el peinado recogido y el novio con sus accesorios –como un backstage–, el lugar de la ceremonia –si es un matrimonio al aire libre o en interior– y detalles de la decoración como los centros de mesa para boda o los espacios de la recepción. La idea de este video es que se pueda proyectar el mismo día, después del brindis o antes de empezar la hora loca para que los invitados disfruten del detrás de cámaras.

Luís Ángel Manjarrés de Enmarca Audiovisual también comparte el de tipo trailer, el cual cuenta con un lenguaje cinematográfico y no dura más de 6 minutos, lo que hace que sea una pieza audiovisual fácil de compartir entre amigos y familiares.

El marryoke para parejas que quieren salirse del formato tradicional. Se trata de una grabación en la que ustedes y los invitados simulan cantar su melodía favorita mientras bailan al mismo tiempo. Se define como un karaoke nupcial. La duración de este puede variar, pero suelen durar entre 3 y 4 minutos.

The Wedding Lab

¿Es un servicio que se contrata por separado de la fotografía?

Las profesionales entrevistadas concuerdan en que se suele contratar de manera independiente de la fotografía. Sin embargo, para que ustedes puedan conocer el servicio completo, algunos expertos les mostrarán los dos portafolios para que tomen la mejor decisión.

¿Podremos elegir la canción de fondo?

En algunos casos serán los profesionales quienes elijan la canción más adecuada para la celebración, pues cada matrimonio es diferente y necesita una que plasme el ambiente que vivirán ese día. Por su parte, si desean que se incluya una melodía específica porque contiene frases de amor cortas que les recuerda su relación o alguna vivencia podrán hacérselo saber a los expertos para que la incorporen. 

¿Realizan una estructura previa de cómo se rodará cada escena?

Mariana Fernández de Wink Arquitectura de Eventos comparte que “es importante llegar con anticipación para analizar el panorama, el espacio y el clima, pues en ocasiones el montaje del matrimonio presenta cambios. Esto ayuda a tener una planeación para repartir de manera adecuada las cámaras”.

Los profesionales necesitan estar contextualizados con lo que va a pasar, y dirigen únicamente cuando deben arreglar asuntos técnicos como temas de luz, pero en general no intervendrán porque lo que quieren es plasmar la espontaneidad de los novios y su esencia. “Para la grabación se consulta a la pareja por los momentos o personas especiales que quieren que se registre”, añade Laura Garzón de The Wedding Lab.

¿Cuántas personas asisten a la grabación?

Para la grabación se suele contar con dos personas. El videógrafo principal y otra persona de apoyo, y encargada de realizar las tomas con dron. Para el caso de matrimonios muy grandes con más de 100 asistentes es posible incluir a alguien más para poder tener un registro de todos los momentos. O en palabras de Luis Ángel Manjarrés de Enmarca Audiovisualpara no perder detalle de las expresiones de la pareja se efectúan 'planos y contra planos', esto genera dinamismo en las escenas al tener tomas alternas del mismo instante”.

Enmarca Audiovisual

¿Cuál es la tendencia en videos en Colombia?

“Aunque en este sentido parece que prima más lo tradicional, comienzan a surgir poco a poco parejas que se arriesgan y quieren tomas, ediciones diferentes y videos más cortos”, señala Laura Garzón.

Igualmente, “surge la tendencia de realizar el first look y tomas aéreas con dron, la colorización en la que no sean tonos saturados y movimientos de cámaras diferentes”, agrega Mariana Fernández.

Los especialistas los animan para que se decidan a realizar un video de matrimonio para que puedan revivir una y otra vez esos momentos especiales. De igual forma, es una oportunidad para que recuerden cada detalle y las razones que los llevaron al altar. En definitiva, se trata de un recuerdo vivo y único que no puede pasar desapercibido.

Por último, para que todo salga de acuerdo como lo tienen en su cabeza, Luís Ángel Manjarrés enfatiza en que “hay que escuchar a los novios, ellos tienen una idea la cual debe ser traducida de la manera más profesional para que los videógrafos pongan lo mejor de sí en los lugares más apropiados para filmar las escenas”. 

Recuerden que ustedes podrán contar su historia a través de diferentes técnicas y recursos audiovisuales. Y lo mejor, sin recurrir a videos clásicos de antaño donde no se daba rienda suelta a la imaginación o se ‘obligaba’ a realizar poses forzadas o ensayadas. En la actualidad, los profesionales se esfuerzan para que en él quede capturado el entorno; la naturalidad del novio luciendo su traje y ella el vestido de novia; planos de enfoque distintos del matrimonio campestre o de la locación que hayan elegido; y la música idónea para que pueda dar como resultado algo original.