OE Fotografía

Son varias tareas las que se deben desarrollar cuando deciden poner en marcha los preparativos de matrimonio: elegir la fecha, la decoración para matrimonio, llegar a definir si se casan por la iglesia o por lo civil y en qué lugar, crear la lista de invitados para saber cuántas tarjetas de matrimonio deben mandar a hacer para poder escoger el diseño de tarjetas de invitación, asignar presupuesto, entre otros aspectos que incluyen esta primera etapa. Sin embargo, lo primero es comunicar a familiares y amigos la firme decisión de contraer matrimonio y sellar de esta manera su amor. Aunque esto signifique que en ocasiones deban enfrentarse a situaciones, reacciones o comentarios poco agradables que, nunca esperaban que sucedieran. Les mencionamos algunas de ellas.

1. ¿Cuántos meses de embarazo?

Por alguna extraña razón, hay quienes piensan que los matrimonios se hicieron sólo para los que pronto tendrán un bebé. No se sorprendan si alguien les hace un comentario de este tipo, podrán sortearlo insinuando que esa hermosa posibilidad seguramente, cuando ambos sientan que es el momento, se la plantearán más adelante.

2. Tengo una noticia que contar y no puedo esperar...

Es común encontrar en ocasiones de esos amigos o algún miembro de la familia que quiera empañar esa linda noticia con otra información inesperada como, por ejemplo, anunciar un embarazo sorpresa o mencionar que hará un tour por Europa, y simplemente hacer como que no han comentado nada importante. Porque siempre desean tener el protagonismo y ser el centro de atención. Ante una situación como ésta lo mejor es felicitarle de igual manera y será el momento en que replanteen si quieren que esta persona que no ha tenido un gentil gesto los acompañe en un día importante como el de su matrimonio.

3. ¡Pensamos que nunca se casarían!

Quizás esta solo le pase a alguno o a ambos porque tal vez nunca se caracterizaron por ser los más novieros o siempre han sido reservados con sus cosas, por tanto, es probable que algún familiar, los haya encasillado como los que se quedarían para ‘vestir santos’. Tómenlo con tranquilidad y no como algo personal. No todos tienen por qué haberse enterado de con quién salen y más si siempre han sido discretos con su vida personal.

4. ¿Y el anillo si es bonito?

El anillo de compromiso es el eje principal, todos querrán verlo. Adivinar cuánto pudo haber costado con sólo ver el material con el que se ha hecho. Es el momento en el que aparecen los joyeros frustrados y comienzan a dar su opinión sobre cuál es mejor, por qué y en el caso que ellos ya hayan pasado esa etapa seguramente insinuarán que el que regalaron en su momento fue más lindo que el de ustedes. Pueden responder que lo importante es que están a gusto con el elegido, y que es una pieza que representa su relación.

5. Es un chiste ¿verdad?

Según sea la tradición, la familia de la novia es quien debe pagar la fiesta y si los padres conocen este protocolo seguro se les saldrá su preocupación por los gastos, antes de las mismas felicitaciones. Traten de manejar el momento y decirles que será algo sencillo.

Aldres Fotógrafo

6. Pero si que han durado…

Aquellos que pensaron que lo de ustedes sería un amor de verano, dudaron tal vez que encontrarían el verdadero amor en otro y seguro se les escaparán comentarios de este tipo, pero ustedes deben mantenerse firmes con la decisión que han tomado la cual es el motivo de su felicidad y no dejen que nada ni nadie empañe ese momento.

7. Los matrimonios de hoy en día no duran

Es la típica persona que le gusta pinchar el globo de las ilusiones. Mantiene comparando épocas pasadas con la actual, y llegan a la inexplicable conclusión que casarse es una pérdida de tiempo, de dinero y de esfuerzo. En estos casos le recomendamos no compartir detalles de lo que será su matrimonio, ni tampoco pasar horas justificando su decisión. Despreocúpense, son comentarios que van y vienen.

8. Creo que tu mejor candidato (a) para casarte era tu ex

Seguramente quien se los diga, siga pensando que ‘todo pasado fue mejor’. Solo ustedes saben el porqué de sus decisiones y cuánto significa haber aceptado ese anillo de compromiso. En ocasiones, esta puede ser una pregunta trampa porque lo que se quiere es averiguar qué pasó en sus relaciones anteriores, por qué terminaron, entre otros aspectos. Cuiden muy bien lo que quieran compartir, para que no resulte que todo lo que digan pueda ser utilizado en su contra.

Action Video

9. Yo si no perdería tiempo celebrando un matrimonio

Otro/a aguafiestas que lo único que pretende con su comentario es estropear el momento. Para esta clase de persona casarse sólo significa firmar un papel, carece evidentemente de todo el romanticismo, sentimiento y le resta importancia a esta celebración. La mejor respuesta es una gran sonrisa, que refleje cuán emocionados están y lo listos que se sienten para comenzar con todos los preparativos de su matrimonio.

10. Si ya viven juntos, ¿para qué se van a gastar toda esa plata?

Lo saben, no es un costo cualquiera, así se trate de un matrimonio campestre, en un salón de evento o al aire libre, pero el casarse es una decisión que viene desde el corazón, es formalizar un amor y trascenderlo con una celebración. Respondan de manera jocosa a esa persona que quieren baile, pastel, fotos y regalos.

11. ¿Están seguros?

Ustedes son unas personas maduras, y este tipo de decisiones no se toman a la ligera. Si lo están comunicando es porque lo han meditado y están seguros de querer unirse simbólicamente con un par de argollas de matrimonio a ese amor. No se molesten en dar explicaciones de más, como respuesta bastará que reafirmen que nunca antes habían tenido tanta certeza como ahora.

David Paso Fotógrafo

12. Una de cada tres parejas se divorcia

Es poco probable que este tipo de comentarios salgan a la luz, aunque no está demás incluirlo en la lista. Es una gran despropósito mencionar que esto les puede pasar.  Pueden contestar de manera bromista que esperan no estar en el grupo de esas estadísticas. 

13. No se vayan a casar en septiembre

Recién han compartido esta maravillosa noticia, y algunos ya están exigiendo fechas o recomendando la época ideal. Respondan que están barajando posibilidades, hay muchos factores que pueden influir para seleccionar la temporada en que van a casarse, por ejemplo, en los matrimonios al aire libre se debe tener en cuenta los factores climáticos según cada estación del año, así que no va a ser problema si responden que: "aún es prematuro hablar de fechas certeras". En cuanto lo tengan claro lo comunicarán y esperan que para ese entonces puedan acompañarlos. Total, los que se la pierden son ellos.

14. No daba un peso por esta relación

¿Cuándo su relación se convirtió en una apuesta? No se preocupen, solo ustedes saben cómo ha ido surgiendo el amor entre ambos y han comprobado juntos cómo se ha ido fortaleciendo. Qué importa lo que piensen los demás. Sólo se necesitan dos para crear un vínculo perfecto, y ustedes ya lo tienen.

15. Y supongo que se pondrán a dieta…

Ustedes son los únicos que deben definir cuales serán sus objetivos y tareas de planificación para el matrimonio. Quien hace este tipo de comentarios lo puede hacer por dos razones: la primera que sienta envidia porque igual son una hermosa pareja, o dos porque sabe que el vestido de novia y el traje del novio son un asunto delicado que además de requerir tiempo en la búsqueda, todos desean verse lo mejor posible. Pueden contestar que seguramente planean realizar algún tipo de dieta, y entre risas proponer: ¿Empezamos juntos?

Ya conocen algunos de los comentarios que podrían escuchar a la hora de anunciar su compromiso. Esperamos que no sea su caso, y todo salga perfecto, pero mejor que estén preparados. Ahora que están comprometidos y disfrutando de esta linda etapa deberán ir pensando el estilo que quieren para su boda, por ejemplo, la decoración vintage de boda es solo una de las tantas ideas que encontrarán; decidir cuáles serán los arreglos florares para boda apropiados, entre otras decisiones que tendrán que gestionar de su lista de tareas. ¡Ánimo! serán momentos que después recordarán con cariño y emoción una vez finalice todo el proceso nupcial.