Juliana Franco Photo

Las damas de honor son ese grupo de amigas que no solo te acompañarán en tu ceremonia de boda, sino que estarán ahí para ayudarte con los preparativos de esta. Estarán contigo el día que elijas el vestido de novia, te ayudarán a encontrar los zapatos que calcen perfecto y, además, te alentarán a lucir ese peinado de novia con velo de tal forma que se vea moderno y glamuroso.

Por los motivos anteriores elegirlas no es una labor que debas tomar a la ligera y requiere poner a consideración una serie de detalles, más allá del deseo de muchas conocidas de hacer parte de tu cortejo nupcial tras ver la foto del anillo de compromiso. ¿Quieres consejos para que sepas cómo elegir a tus damas de honor? Aquí te contamos.

1. Toma en cuenta el tamaño de tu boda

Si bien es cierto que no existe algo tal como un número correcto de damas de honor, tener en cuenta el tamaño de tu celebración puede darte luces a la hora de definir una cifra. Por lo general, se habla de que hay entre 4 o 5 damas a cada lado de la ceremonia, pero el lugar en el que la celebren puede acortar o aumentar ese número. Por ejemplo, si es una boda muy pequeña e íntima, con no más de 50 invitados, con cuatro damas de honor será suficiente; ahora, si van a tener 180 invitados o más, puedes subir el número hasta unas 12 si así lo deseas.

La única recomendación es que pienses en una cantidad que te sea sencilla de manejar, puesto que con ellas tendrás que coordinar diversos detalles como los vestidos elegantes de fiesta que van a lucir, la despedida de soltera, los regalos de boda, entre otros.

2. Realiza un listado para poder elegir las damas de honor

Aletheia Foto y Video

Bien seas o no de aquellas a las que les gusta hacer listas, cuando se trata de los preparativos de matrimonio es casi que indispensable y, para tomar esta decisión, te dará mayor perspectiva. Otro de los tips para elegir las damas de honor es pensar en las posibles candidatas y definir cuál es el grado de proximidad con cada una, cómo son sus trabajos, sus defectos y cualidades, qué te podría aportar y si la visualizas acompañándote en tu día B.

3. Reduce las opciones de ser necesario

Con la lista base, un número en la cabeza y las responsabilidades definidas, puedes empezar a descartar. Piensa la razón por la que las anotaste, son tus amigas de toda la vida, aunque ya no hablen tanto o son esas nuevas amigas con la que pasas la mayor parte de tu tiempo. Visualiza si las ves cumpliendo las funciones que requieres o si te emociona su compañía para ese día. Acorta la lista, déjala reposar, y vuelve a revisarla días después.

4. Define las responsabilidades de las damas de honor

RenderMe

Más allá de la complicidad que puedas tener con un grupo de amigas durante este proceso vas a necesitar contar con su apoyo y respaldo para que el estrés de los preparativos no te sobrepase. Como dice la canción de Los Beatles, te las puedes arreglar con un poco de ayuda de tus amigos. Pero para que realmente su compañía resulte útil debes tener claro en qué necesitas su colaboración.

Comienza por identificar las tareas antes del matrimonio, como que te acompañen a encontrar el vestido de novia 2019 y los demás accesorios para completar tu look nupcial, que te den su opinión para los arreglos florales de boda y otros detalles de la decoración, que te ayuden con la música, la comida que vas a servir, en pocas palabras, que sean tu mano derecha para todo lo relacionado a lo organización.

Asimismo, la despedida de soltera suele estar a cargo de tus damas de honor. Ellas organizarán ese día para ti y se encargarán de todos lo relacionado a este evento como el lugar, el tipo de fiesta, la vestimenta que van a utilizar, las actividades, entre otros. En tu matrimonio, también cumplen un rol fundamental. Mientras te preparas, estarán contigo en todo momento para verificar que las cosas estén en su lugar, que el peinado recogido se vea igual que en las pruebas, que el maquillaje no quede muy pesado, que el vestido calce bien, en definitiva, que luzcas perfecta y no tengas contratiempos antes de caminar al altar.

5. Revisa la relación entre ellas

Capturing Dreams

Para responder a la pregunta sobre ¿cómo se escogen las damas de honor?, es importante que tengas claro que puede que no todas tus candidatas se conozcan entre sí y que sus personalidades sean muy distintas, esto algunas veces funciona y otras no. Lo importante es que analices si el grupo que estás formando puede funcionar junto o si piensas que pueden tener roces.

Evita juntar personalidades muy fuertes y conflictivas, puesto que las dinámicas entre ellas pueden generarte estrés innecesario. Recuerda que la idea es que te ayuden a alivianar la carga de la boda, no lo contrario.

6. ¿Cómo manejar a la familia?

Si tienes hermanas o primas cercanas, lo más seguro es que no dudes ni un segundo en tenerlas como primera opción de candidatas, puesto que son las personas más cercanas que has tenido a lo largo de tu vida. No obstante, a veces puedes verte envuelta en situaciones familiares incómodas en las que una pariente lejana quiere hacer parte del cortejo y te sientes obligada a incluirla, como también puede pasarte con tu familia política.

Ten en cuenta que el parentesco no debería condicionar las decisiones y que por más relación que tengan siempre puedes decir que -no-, eso sí, manifestando la negativa de manera respetuosa.

7. ¿Cuentan con suficiente tiempo para desempeñar la función de damas de honor?

Dos Puntos Estudio

Cuando organizas el matrimonio es posible que todo en tu vida gire alrededor de ese día y esté en la cima de tus prioridades. Sin embargo, para todas tus amigas no es así, por lo que es importante que pienses si realmente pueden asumir la carga.

Piensa si su trabajo, familia, estudios o demás actividades las dejan con el tiempo necesario que requieres que dediquen a tu enlace o si, por más que quieras que te acompañen, no creas que pueda funcionar. Ahora, tampoco se trata de ser radical y descartar a cualquiera que tenga un trabajo u obligaciones, sino de determinar quiénes están dispuestas a sacrificar un día de descanso o a disponer de parte de su tiempo libre para asumir el rol de dama de honor.

8. Evalúa si tienen disposición económica y emocional

En la mayoría de los casos ser dama de honor supone un gasto económico que no siempre esa amiga que tenías en mente puede asumir. Piensa en la situación por la que pueden estar pasando y ten en cuenta que, si les dices, es probable que les dé mucha vergüenza expresar la situación y deban endeudarse o algo solo para acompañarte. De igual modo, puede que alguna esté pasando por un momento difícil, bien sea por una ruptura amorosa, problemas con su trabajo o familia y no tenga cabeza para concentrarse en tu matrimonio.

Sé empática y considera los contextos antes de hacer la propuesta. Es importante también que le hagas saber con toda confianza que, en caso de no poder aceptar el rol, no pasará nada, agradécele por ser sincera.

9. No tomes decisiones porque te sientas obligada

Walther Corredor

Otro tip para elegir a las damas de honor es que tengas presente que, el hecho de que hayas formado parte del cortejo nupcial de una amiga o alguien cercano no significa que se deba incluir obligatoriamente en el tuyo. Por otro lado, si tampoco deseas que formen parte ciertas personas ¡tranquila! es tu día y decides a quién quieres como compañía.

10. Ten expectativas reales

No esperes que tus damas de honor cumplan con funciones o realicen tareas que no puedan afrontar. Cuando las selecciones y tengas claro la lista de tareas en las que podrían acompañarte plantea objetivos reales. Por ejemplo, si no todas tienen un sueldo alto, es comprensible que la despedida de soltera no sea un viaje a un destino lejano o que los vestidos de fiesta largos que usen sean de diseñador. De igual manera, es indispensable evitar sobrecargarlas con tareas, ellas tienen compromisos aparte del matrimonio que deben cumplir así que la flexibilidad y la comprensión son importantes.

11. Pueden ser quien tú quieras

Diana Hernández

La tradición señalaba que las damas de honor debían ser solteras, pero todo eso ha cambiado. No tienes que limitar la elección ni siquiera a amigas. Si quieres que un hombre sea tu dama de honor, puedes elegirlo sin ningún problema. Lo único que importa es que sea una persona que haga tu vida más sencilla.

12. Tienes que sentirte cómoda con la decisión

Al final del día el grupo que selecciones debe ir acorde a cuán a gusto puedas sentirse en su compañía. Si bien recibirás decenas de consejos y muchos intentarán influir en la decisión, quien está a cargo eres tú.

No intentes complacer a nadie e intenta mantenerte firme a tus deseos. Asimismo, ten mucho tacto cuando comuniques quiénes van a acompañarte para que no hieras ninguna susceptibilidad. Lo mejor es que procures mantener un equilibrio en el que aquellos que quieran hacer parte de tu boda puedan, por lo menos, tener un rol pequeño como hacer una lectura. Que todos se sientan incluidos, así no hagan parte de tu cortejo nupcial.

Pia - Escuela de artes escénicas

Con estos pasos no te será difícil saber cómo elegir a tus damas de honor y podrás ir pensando en los vestidos de fiesta que deseas que luzcan ese día. Ten presente hacerles la propuesta de alguna manera original y divertida bien sea haciéndoles llegar un kit o citándolas el día en que debas escoger el vestido de novia sencillo, donde las esperarás con una sorpresa.