Si bien es cierto que ustedes son las personas más importantes de un matrimonio, sus padres también juegan un rol fundamental en la ceremonia. Así como han planeado obsequios para sus invitados, se ha hecho habitual tener un detalle más personalizado para las mamás y papás, en parte como agradecimiento por su papel en la organización de la celebración, tanto por los consejos que les darán para elegir la decoración para matrimonio —como esa recomendación de proveedor para los arreglos florales para boda— así como por su apoyo emocional. No solo sus nombres aparecen en las tarjetas de matrimonio para señalar que también son anfitriones, también sería satisfactorio que se lleven un recuerdo para que nunca olviden esa fecha. Aquí les proponemos algunos regalos para padres y madres que pueden tomar en cuenta.

Un regalo que los emocione

Si son de las parejas románticas que prefieren dar un obsequio que apele a las emociones, tienen varias opciones que pueden ser para sus mamás y papás. Una de ellas es darles una carta en la que puedan decirles lo agradecido que se encuentran y la importancia que tienen para ustedes. Si no quieren escribirlas a mano, pueden hablar con quien realizará el diseño de tarjetas de invitación para que crear un modelo de carta personalizado, que ustedes solo tengan que llenar con el mensaje.

Por el contrario, si piensan que una imagen vale más que mil palabras, este puede ser justamente su regalo perfecto. Una buena idea es darles un álbum especial con fotografías de la boda, que incluya las mejores tomas que tienen juntos. También pueden darles un portarretrato con una imagen en la que todos aparezcan o, si sus padres siguen casados, un cuadro en el que hagan un mensaje de una instantánea del matrimonio de ellos con la de ustedes.

¡No sé que regalar a mis padres el día de la boda!... Y ¿qué tal darles una experiencia?

Organizar una boda es agotador y ustedes más que nadie lo saben. Sus padres seguramente estarán allí para acompañarlos en cada momento así que es bueno que también puedan tomarse un descanso. Por ejemplo, si ustedes tienen planes de luna de miel, no estaría mal que ellos pudieran tener una escapada para el fin de semana. Puede ser un viaje sencillo a un destino cercano que les permita relajarse por un par de días.

También pueden optar por obsequiar una experiencia que sea gratificante para cada uno. Por ejemplo, un día de spa para las mamás en donde las puedan consentir y cuidar. Para los papás, las entradas para ir a un juego del deporte que les guste también puede ser una buena opción o si son amantes del fútbol, adquirir el bono del equipo que siguen para que puedan ir a todos los partidos. Entradas a conciertos o espectáculos que les gusten son a su vez alternativas válidas que sin duda van a valorar.

Objetos que siempre vayan a usar

ARB Design Studio

Un buen regalo para quienes les gusta dar cosas prácticas son algunos elementos que sepan que van a utilizar, pero que vayan personalizados. En el caso de los padres, un juego de cristal para whisky que venga marcado con la fecha del matrimonio es una buena opción o si no son de tomar, un juego de pañuelos que tengan bordados sus iniciales y el día de la boda también funciona.

Para las madres pueden pensar en un collar con alguna inscripción especial, que incluso pueden mandar a hacer en el mismo lugar donde personalizaron sus argollas de matrimonio en oro. Otra opción es un bolso de mano que en su interior tenga una dedicatoria, así, cada vez que lo usa, se acordará de la celebración.

Lo importante es que antes de decidir cuál es el mejor regalo se reúnan y compartan los gustos de sus padres para que, el obsequio que elijan sea algo que ellos vayan a valorar y disfrutar.

Recuerden que más allá de lo material, deben llenarlos de frases de amor y de agradecimiento, para que ellos puedan sentir de verdad el cariño que les tienen y lo importante que es su participación en el matrimonio. Ellos no solo van a estar ese día con sus trajes y los vestidos de fiesta, sino que han estado con ustedes durante todo el proceso de planeación y merecen el reconocimiento.