El matrimonio puede ser el comienzo de una nueva vida en la que formarán una familia juntos, para otros es la reafirmación de un camino que ya han decidido transitar de la mano, en donde se cuenta con un hogar establecido. Si ustedes son de quienes ya tienen un proyecto en común, con niños incluidos, lo más seguro es que quieran que estos los acompañen en distintos momentos de la boda. Y no solo sosteniendo el vestido de novia en su rol de pajecitos o tomando en cuenta su opinión para el diseño de tarjetas de invitación. Quieren que participen de cada detalle de su enlace, incluida la luna de miel, puesto que desean que sea más que un momento especial como pareja, y se convierta en toda una experiencia familiar. Cada vez es más común que los pequeños hagan parte de este viaje y hay múltiples opciones para escoger. Aquí les contamos cuáles son algunas de ellas.

1. Eje Cafetero (Colombia)

 Si buscan dónde ir de luna de miel económico sin salir del país y, ¿por qué no?, hacer un divertido viaje en carretera, el triángulo del café (Caldas, Risaralda y Quindío) es una buena elección. No solo tienen opciones para hacer ecoturismo y disfrutar de los mejores paisajes en lugares como el Valle del Cocora o los termales de Santa Rosa de Cabal; sino atractivos para sus hijos como el Parque del Café que cuenta con distintas atracciones mecánicas y un área botánica o, Panaca (Parque Nacional de la Agricultura Agropecuaria), en donde además de diversos animales y plantas, hay espectáculos especiales y exposiciones.

 A la vez, pueblos como Filandia, Quimbaya, Salento y Montenegro, los cautivarán con su arquitectura colonial y pintoresca. Un plus es el clima en esta región del país que es muy fresco, con una temperatura promedio de 21 grados centígrados. Para el hospedaje encuentran una oferta que va desde casas, fincas y haciendas, hasta otras más tradicionales como hoteles y hostales.

2. Santa Marta (Colombia)

Playa Rodadero

Para una luna de miel en Colombia, la perla del Caribe es un destino familiar por excelencia. Una de las características de sus playas, como la de El Rodadero, es que el oleaje es tranquilo, lo que las hace más seguras para los más pequeños. Además, tiene lugares como el Acuario y el Museo del Mar donde los niños pueden aprender mientras se divierten en las distintas actividades que ofrecen. Una ventaja es que la mayoría de los hoteles cuentan con planes familiares, piscinas para niños y menús infantiles, por lo que pueden estar tranquilos de que encontrarán todo lo que necesitan. Preparen su bloqueador y repelente de insectos, para disfrutar del atractivo histórico, cultural y gastronómico de la segunda ciudad más antigua de Latinoamérica.

3. Baños de Agua Santa (Ecuador)

Si quieren viajar al extranjero, pero sin ir demasiado lejos, esta localidad ecuatoriana tiene todo lo que se necesita para una travesía inolvidable. Hace parte de la provincia de Tungurahua y su principal atractivo son las aguas termales y su cercanía con el volcán Tungurahua. Cuenta con muchas actividades para disfrutar una luna de miel con niños, aunque parezca la meca de los deportes extremos.

Por ejemplo, pueden visitar el Eco Zoológico de San Martín, donde se encuentran los animales más representativos de Ecuador; La Aldea Mágica, un lugar encantador donde los duendes y las hadas son los protagonistas; o hacer un paseo en chiva para recorrer sus deslumbrantes paisajes. La Casa del Árbol es otro de los emblemas de Baños y además del famoso “columpio al fin del mundo”, solo recomendado para adultos, cuenta con otras opciones para que también gocen una luna de miel con niños.

4. Riviera Maya (México)

Si les apasiona la historia y a la vez quieren disfrutar del sol y la playa, sin duda esta es una experiencia adecuada para compartir con sus hijos. Con Playa del Carmen, una pintoresca villa de pescadores conocida por los mayas como Xama Há, en su centro, dispondrán de un paraíso caribeño ideal para relajarse. También pueden encontrar distintas actividades acuáticas entre las que se encuentra nadar con delfines o visitar los parques ecológicos y zoológicos.

Entre los más importantes se encuentran el Xel Há ubicado en el Quintana Roo, donde hay atracciones naturales, actividades acuáticas y un atractivo acuario; y el parque de Xcaret, que ofrece nadar con delfines y tiburones, un mariposario y varios espectáculos mayas. Una ventaja de este destino es que muchos hoteles y resorts ofrecen planes especiales para familias en los que se incluye servicios de cuidado de niños, para que puedan pasar también de algunas horas a solas.

5. Orlando (Estados Unidos)

Si hay un destino conocido por hacer realidad los sueños de cualquier niño es Orlando. Con su amplia oferta de parques temáticos y acuáticos, dispone de cientos de actividades para que disfruten tanto ustedes como sus hijos. Un punto importante es que al ser un lugar tan concurrido la oferta hotelera es muy amplia, así que encontrarán desde hoteles de lujo hasta pequeñas posadas, eso sí, todos con diversos planes familiares que se ajustan a varios presupuestos. Si quieren varios días llenos de diversión y adrenalina, no duden en escoger este destino, pero si lo que quieren es descansar, no es el mejor lugar para viajar, sobre todo yendo con niños. Preparen sus zapatos deportivos y ropa cómoda para recorrer el mayor número de atracciones posible.

6. París (Francia)

La capital francesa está llena de romanticismo y encanto, pero, además, es un lugar en donde hay una oferta cultural y de entretenimiento para pasar una luna de miel con niños. No solo pueden pasear por la ciudad y conocer decenas de lugares emblemáticos, sino que pueden pasar un día completo en Disneyland París, para que la fantasía y la magia se integren a su viaje.

Eso sí, cuando busquen paquetes luna de miel intenten no seguir los tours porque muchos de ellos tienen itinerarios muy pesados que pueden fatigar a los más pequeños. Nada mejor que armar su propio cronograma e ir recorriendo a su ritmo, así podrán hacer todas las paradas necesarias y apreciar cada uno de los lugares que visiten.

Recomendaciones

Si van a viajar por fuera del país, tengan toda la documentación necesaria para no tener ningún inconveniente de última hora. Asimismo, no olviden tramitar todos los permisos correspondientes para que los menores puedan viajar, en caso de requerirse. Lleven a la mano el carné de vacunación al día de los más pequeños y carguen un botiquín de primeros auxilios que disponga de todo lo esencial para atender emergencias leves. De igual forma, no olviden contratar un seguro de viaje, para que puedan contar con atención médica.

Para los viajes en carretera, es un bueno trazar un plan que incluya varias paradas no solo para satisfacer necesidades básicas, sino para hacerlo más ameno y divertido. Si los niños suelen marearse, es recomendable tener bolsas a la mano por si las necesitan y consultar con su pediatra si hay algún medicamento que les evite indisponerse.

Tip adicional: en algunas aerolíneas, hoteles y lugares turísticos, los niños menores de 6 años no pagan o el valor es inferior al de un adulto. Busquen la alternativa que les ofrezca mejores descuentos para que su viaje no sea tan costoso.

Giethoorn, Países Bajos

Después de conocer estos destinos luna de miel, pueden empezar a evaluar el que mejor se acomode a sus necesidades y preferencias. No olviden que, aunque ustedes son quienes deciden, no está de más que inviten a los niños a participar de la decisión. ¡Manos a la obra para planear un viaje emocionante en familia!