Es cierto que acompañar sus días con frases de amor o dedicando frases de novios y otros detalles románticos son importantes para que la relación se fortalezca. Sin embargo, hay factores externos que generan un agotamiento físico y mental como el estrés, llegando a ocasionar mal humor. Razón suficiente para preparar un viaje de fin de semana que rompa la monotonía.

Un viaje en pareja les permitirá afianzar los lazos, eso sí, sin necesidad de que se trate de una segunda luna de miel en un destino internacional, en Colombia podrán darse una escapada romántica a Boyacá, tierra de artesanos y de arquitectura colonial. Conozcan este maravilloso lugar para que tomen una bocanada de aire fresco y se oxigenen.

Catedral Metropolitana de Tunja
Catedral Metropolitana de Tunja

¿Qué visitar en Boyacá?

Boyacá como destino de luna de miel y turístico, tiene mucho para ofrecer en paisajes y diversidad tanto de flora como de fauna. Está muy cerca de Bogotá por lo que llegar a él no es nada difícil, muchas de las agencias de turismo se atreven a afirmar que este territorio tiene todo lo que se puede buscar en un viaje.

Es uno de los lugares en los que se encuentran planes para todo tipo de presupuestos, una confortable infraestructura hotelera, visitas a haciendas y zonas provincianas.

También cuenta con sitios especiales para hacer ecoturismo como Paipa o Villa de Leyva, no sin antes llegar al Puente de Boyacá, emplazamiento en el que los patriotas libraron la batalla independentista contra los colonizadores españoles.

Tunja y su herencia colonial

Plaza Bolívar
Plaza Bolívar

Siendo la capital del departamento es la primera parada que pueden hacer en su escapada romántica a Boyacá.

El principal atractivo ofrecido en esta ciudad es el arquitectónico, podrán realizar un recorrido por los sitios principales como, por ejemplo: la emblemática Plaza Bolívar, La casa Museo del fundador Gonzalo Suárez Rendón y, por supuesto, la Academia Boyacense de Historia.

Para las parejas más espirituales podrán encontrar atractivo el turismo religioso. Visiten los lugares de gran importancia como la primera obra arquitectónica que se edificó durante el período del Nuevo Reino de Granada: el Convento Santa Clara de la Real y también la Iglesia de Santo Domingo de estilo barroco.

Paipa, más que aguas termales

Iglesia del Rosario
Iglesia del Rosario

Este municipio es famoso por sus aguas termales, sin embargo, existen otras actividades y experiencias que lo caracterizan. Descubrirán festivales musicales, gastronómicos y artesanales. Entre los que se encuentran, por ejemplo: el Festival de Almojábanas, el Festival de Antología de la Música Colombiana, el Festival de la Ruana y el Festival Nacional de Bandas.

Conocerán monumentos joya que relatan historia como la Casona del Salitre, una hacienda colonial declarada Monumento Nacional o también la escultura considera la más grande del país: Los Lanceros del Pantano, una representación a la batalla del Pantano de Vargas, en el valle que lleva el mismo nombre.

Por otro lado, disfruten de las delicias gastronómicas de la región, no en vano se le atribuyen las mejores almojábanas de todo el territorio nacional, y deberán sumar a la lista los pan de yuca y el famosísimo queso paipa. Sin duda, tendrán una inmersión cultural completa. 

Villa de Leyva con sus atractivos históricos

En este pueblo predominan las paredes blancas con sus balcones verdes y los techos de ladrillos. La arquitectura de gran parte de su infraestructura es de tipo colonial.

Su principal atractivo son los sitios históricos como el Parque Temático, el Museo del Fósil y el Convento de las Carmelitas Descalzas.

Podrán encontrar la Quebrada Colorada a la cual se le atribuye el agua más pura de la región y también gozarán de unas hermosas vistas de los ríos Sáchica y Moniquirá.

No pueden perderse la visita al Santuario de Iguaque que se encuentra en el altiplano cundiboyacense. Asimismo, podrán encontrar la Laguna de Iguaque y disfrutar de hermosos paisajes como bosques, páramos, y alrededor de ocho lagos más. Si les interesa un plan romántico disfruten de una deliciosa comida en la Plaza Mayor.

Chiquinquirá para un turismo religioso

Catedral de Chiquinquirá
Catedral de Chiquinquirá

Es destino ofrece turismo religioso, ideal paras aquellas parejas espirituales y creyentes principalmente de la religión católica, en este pueblo se le rinde culto a la Virgen del Rosario.

Dense un recorrido por la Basílica Virgen del Rosario que fue visitada por el papa Juan Pablo II. Después, pueden tomar rumbo al Monasterio de Santa Clara y la Capilla de Santa Bárbara.

Aunque la religión es lo más destacado de Chiquinquirá hay otro tipo de atractivos como monumentos, entre el que destaca el de la Guabina Chiquinquireña o parques naturales como, por ejemplo, el Juan Pablo II, que cuenta con una extensión de terreno de treinta hectáreas, donde se realiza avistamiento de águilas y otras especies. 

Este municipio se caracteriza por tener una actividad turística bastante movida. Entre los principales atractivos destacan las artesanías y los viñedos.

Es de muy fácil acceso al encontrarse cerca a la capital del departamento, Tunja. Entre los lugares de visita que no pueden perderse está el viñedo de El Marqués de Punta Larga en el cual se realiza el Festival de la Vid y el Vino y durante todo el año se hacen catas, lo mejor es que podrán conseguir esta bebida a muy buen precio. También está el Museo Siderúrgico en el que conocerán un poco de la historia siderúrgica colombiana.

La Sierra Nevada del Cocuy

La Sierra Nevada del Cocuy es, sin duda, una de las masas glaciares más importantes del país, la cual está contemplada en muchos de los paquetes luna de miel que ofrecen las agencias de viajes en tours por toda Colombia.

Se conforma por una cadena de más de 25 picos que siempre están cubiertos de nieve, la cual se extiende por aproximadamente treinta kilómetros, que podrán recorrer a través de una caminata.

Está situada dentro del Parque Nacional Natural el Cocuy, donde también encontrarán bosques andinos y selva de llanura, un destino enteramente ecológico en el que van a descubrir la increíble fauna que alberga: los micos maiceros, el oso de anteojos, el morrocoy o el puma. También aves como el imponente cóndor andino o el águila.

Laguna de Tota

Aquí podrán hacer una parada para recargar las energías gracias a su fresco clima. Se trata de una laguna navegable en la que además podrán practicar un poco de pesca para encontrar truchas tipo arcoíris.

En tema de hospedaje tendrán dos municipios para hacerlo: Sogamoso que está a unos 24 km y un poblado que recibe el nombre de Iza que cuenta con cabañas, hostales y pensiones. Convirtiéndolos en un entorno de paz y tranquilidad absoluta para descansar.

Ráquira y sus artesanías

Es el principal centro artesanal de Boyacá. Cuenta con una belleza arquitectónica maravillosa y muy colorida. Un municipio cargado de historia, no por nada alberga uno de los monasterios más antiguos de Colombia, el de Nuestra Señora de la Candelaria, que aún existe y se conserva desde su edificación en el año 1602. Si la visitan en octubre podrán disfrutar del Festival de Cargueros (recuerda la tradición de los indígenas que llevaban piezas de cerámica de un lado a otro a cuestas).

¿Por qué no arriesgarse a tener una escapada romántica a Boyacá? este destino forma parte de muchos de los planes luna de miel al interior del país, por lo que encontrarán variedad de presupuestos. No lo duden más y vivan esta enriquecedora experiencia que, incluso, puede ser el lugar ideal para hacer la propuesta de matrimonio y entregar el anillo de compromiso.