OE Fotografía

En la planeación de un matrimonio se debe contemplar todo, desde los detalles que más emoción pueden causarles como pareja como la elección del lugar de la recepción, la decoración para matrimonio, seleccionar la música con el que le darán vida a cada uno de los momentos del enlace o escoger el destino de luna de miel de ensueño. Sin embargo, también toca enfocarse en detalles menos gratos como contemplar los imprevistos que puedan surgir como, por ejemplo, que a ella se le manche su vestido de novia. Pensando en ello, les contamos cuáles son 10 inconvenientes nupciales que pueden vivir y cómo evitarlos.

1. Algún incumplimiento

El mercado está inundado de gente que ofrece servicios nupciales que no cuenta con ningún respaldo o trayectoria y que, por ende, suele fallar. Es probable que se puedan dejar tentar por un mejor precio en los arreglos florales para boda y que nunca lleguen a la hora señalada o se vean muy diferente a lo que encargaron. Aquí aplicaría ese famoso meme de “expectativa” y “realidad” y nadie quiere experimentar eso en uno de los días más importantes de su vida. Por ello, lo más recomendable es que le escuchen consejo a sus abuelas cuando dicen que “seguro mató a confiado” y opten por proveedores serios, con referencias – como los que podrán encontrar en nuestro Directorio – y planes alternativos para eventualidades.

Hagan un contrato en donde queden todas las condiciones por escrito para que puedan exigir una solución en caso de una eventualidad. Si tienen dudas al momento de hacer sus contrataciones en nuestro catálogo de proveedores podrán encontrar una lista de profesionales disponibles en su ciudad, acompañada de comentarios de otras novias para que puedan tomar una decisión informada.

2. Problemas con el vestido de novia o el traje del novio

Si alguna vez vieron Despedida de Soltera, esa comedia romántica en la que el grupo de amigas de la novia arruina el vestido justo antes del enlace, habrán sentido la angustia de ver cómo, meses de planeación, se dañaron por una noche de copas. Aunque la vida real es menos fatalista de lo que nos la hace ver Hollywood, el vestido de novia 2019 de ella, o el traje de novio de él, no están exentos de sufrir algún accidente ese día, con suerte menos grave que el de la película, pero ¿qué hacer si cae alguna mancha en el atuendo o se descose? En este caso cuentan con dos opciones: una es tener a la mano un kit de costura que cuente con agujas, hilos y quitamanchas para solucionar el impase con rapidez. O la otra, si son de quienes ven en los malos momentos oportunidades, es que aprovechan el “desastre” para una divertida sesión de fotos. Por ejemplo, hay una tendencia conocida como fearless bridal que consiste, precisamente, en ensuciar los vestidos para crear unas postales muy divertidas. ¿Se atreverían?

3. Matrimonio al aire libre, ¿con lluvia?

Family Love

Aunque hay una ciencia especializada en predecir el comportamiento del clima, la meteorología, no siempre es del todo exacta. Alguna vez les habrá pasado que revisaron el tiempo en la mañana y les decía que iba a estar soleado y de repente, al caer la tarde, todo se nubla, llega la tormenta y no estaban preparados. En el mejor de los casos, si son precavidos, siempre cargan una sombrilla y el cambio no les genera mayor problema. Pues bien, esa misma precaución deben aplicarla para su boda. Los matrimonios al aire libre pueden, fácilmente pasar de ser un sueño para convertirse en una pesadilla si no contemplan todos los escenarios.

Las carpas son fundamentales para celebrar un enlace a la intemperie, puesto que los ayudará a protegerse tanto del sol, si es una boda diurna, como de la lluvia por si el pronóstico falla. Asimismo, pueden optar por tener accesorios personalizados si hay alguna probabilidad de lluvia para ese día, así no solo cuidan a sus invitados, sino que les ofrecen un recuerdo especial de su día B. Pueden optar por sombrillas o impermeables con sus iniciales o frases de amor cortas.

4. ¿Llegó más gente de la esperada?

Es normal que, aunque señalen los cupos en sus tarjetas de matrimonio modernas o pidan explícitamente la confirmación, la gente que se presente el día de su recepción sea mayor o menor del que habían estimado, pero, como suele decirse, es mejor que sobre a que falte. Lo que recomiendan muchos planeadores de boda es estimar siempre un número mayor al de personas confirmadas, eso sí, sin excederse, puesto que nadie quiere gastar de más basándose en supuestos. Un máximo de cinco invitados más es una buena cifra para trabajar y no pasar apuros en su día especial.

5. ¿Los invitados comieron o tomaron de más?

Los matrimonios son una celebración que, en ocasiones, se presta para los excesos. Algunos no podrán despegarse del candy bar y otros, tomarán un trago tras otro. Es probable que al rato empiecen a sentirse un poco mal y ustedes han preparado todo, no solo para celebrar su unión, sino para que todos pasen un buen rato. Por ello, son cada vez más comunes los kits de emergencia para bodas, que incluyen algunos medicamentos como acetaminofén o antiácidos, que ayudarán a aliviar a sus invitados. Así, ustedes pueden estar tranquilos de que todos contarán con una solución a la mano para estos pequeños males.

6. Actividades para los niños

Un error común es ignorar a los niños a la hora de planear el enlace. Si han decidido que van a incluir a los más pequeños en su matrimonio, deben considerarlos unos invitados más que necesitan actividades especiales para que puedan distraerse, pasar un buen rato y les permitan también disfrutar a sus padres de la celebración. Por ello, si no quieren a los niños corriendo por todos lados o con caras largas, recuerden tenerlos en cuenta a la hora de ultimar los detalles de su boda. Pueden optar por ofrecer talleres de dibujo, un titiritero o simplemente destinarles un espacio cómodo para que puedan relajarse y jugar.

7. ¿El peinado o el maquillaje no “aguantan el trote”?

La humedad, si van a celebrar su matrimonio en un clima cálido, puede hacer que el peinado que se veía espectacular en la peluquería se arruine en segundos al salir de ella. El factor clima no debe pasar desapercibido al momento de elegir el look nupcial para ella y, si llega a arruinarse en el camino, lo mejor es tener al estilista cerca para solucionar el problema en el menor tiempo posible o elementos que te permitan un retoque rápido para volver a la acción.

8. Problemas con el calzado

¿Zapatos nuevos en su gran día? Está la incertidumbre de cómo van a responder sus pies a ellos y, ¡atención! esto aplica tanto para ellas como ellos. Existe calzado que no es muy cómodo en los primeros usos y puede generar incomodidad e incluso, maltratar el pie; sin embargo, es normal que quieran estrenar esos días y usar zapatos de última moda. ¿Qué pueden hacer en ese caso? Lleven esos zapatos que amaron, pero, tengan otro par a la mano que sea cómodo y conozcan por si en algún momento necesitan cambiárselo. Además, también podría romperse un tacón o desprenderse una suela, por lo que la alternativa nunca estará de sobra.

Family Love

9. ¿Y si se va la luz?

Aunque en muchas ciudades del país pueden ser frecuentes los problemas con la energía, nadie quiere pensar en que algo así podría pasar, pero, siempre está la posibilidad. Por fortuna, la mayoría de los salones de eventos importantes cuentan con una planta alternativa que permita que siga la fiesta si algo así pasa; sin embargo, es posible que no todos cuenten con ese recurso. Tomando eso en cuenta, es importante que contemplen esta posibilidad y consulten con sus proveedores cuáles son los recursos con los que cuentan para estos casos para que siempre tengan un plan B a la mano.

10. El sonido

Ni los eventos más grandes e importantes del mundo se salvan de tener problemas en este aspecto: el sonido. Si van a tener música en vivo una prueba de sonido antes de que lleguen los invitados es fundamental para revisar que todo esté en orden y corregir posibles fallas en los equipos. Aunque esto no siempre garantiza que no ocurran inconvenientes, lo mejor es contratar a un ingeniero de sonido que pueda encargarse de este aspecto, para así arreglar cualquier detalle que se vaya presentando. Eso sí, nunca muestren nerviosismo, improvisen, canten a capella y traten de mantenerse alegres, aunque no todo salga perfecto. ¡Que siga la fiesta!

Housic Entretenimiento

En conclusión, lo mejor es que siempre estén preparados y tengan un plan alternativo a la mano para hacerse cargo de cualquier eventualidad y, si no logran cubrir todos los frentes, se carguen de la mejor actitud para disfrutar de esa fecha especial. Lo más importante es el cariño que se tienen el uno al otro, así que tener algunas frases de amor en el tintero también pueden ayudarlos a bajar la tensión. Y, si eso no es suficiente, pueden concentrarse en la luna de miel que les espera en la que, finalmente, podrán liberar toda la tensión que puede generar organizar una boda.