Katie Said

A través del anillo de compromiso han decidido cristalizar el deseo de pasar la vida juntos. En el camino al “sí” definitivo son muchas las cosas que tendrán que planear y aunque algunas de ellas sean materiales como el vestido de novia o traje de novio que van a lucir, o cada uno de los elementos que integrarán su decoración para matrimonio, si han optado por unirse en una ceremonia católica tendrán a su vez que atravesar una preparación espiritual que les permita recibir este sagrado sacramento.

Para la Iglesia católica el paso que están por dar es un compromiso inquebrantable que ambos eligen con completa libertad y por ello, esperan que estén seguros y entiendan todo lo que implicará vivir en la fe su nueva vida conyugal. Les explicamos qué temas trata el cursillo prematrimonial y cómo estos los ayudarán a solidificar su compromiso antes de llegar al altar.

El matrimonio como sacramento

Dhala

El papa Francisco, en La alegría del amor, escribió: "Tanto la preparación próxima como el acompañamiento más prolongado, deben asegurar que los novios no vean el casamiento como el final del camino, sino que asuman el matrimonio como una vocación que los lanza hacia adelante". Estas clases, más allá de ser un requisito para casarse por la iglesia, lo que buscan es enseñarles que con el intercambio de argollas de matrimonio comienza una nueva vida, por la que han optado, y que está en armonía con Dios.

Por ello uno de los principales temas a tratar durante la preparación de su boda por la Iglesia es la reflexión del sacramento del matrimonio y su significado más profundo. Ustedes no solo se van a preparar para disfrutar de una gran fiesta, para la que han buscado entre los catálogos de vestidos de novia y trajes de novio el estilo nupcial con el que van a sorprender a sus invitados, sino que van a dar un paso en el que van a sellar su relación de manera permanente y enraizada con la Sagrada-Escritura. Si han tomado esta decisión es porque han sentido un llamado de Dios no solo para establecer un contrato legal con su pareja, sino para hacerlo bajo su palabra y santidad.

El perdón y el manejo del conflicto

En el catolicismo se espera que la unión sea para toda la vida, por ello buscan brindarles herramientas que les permitan resolver a futuro los conflictos que se presenten en su vida conyugal. Los desacuerdos hacen parte de todas las relaciones y el éxito no se mide en la cantidad de frases de novios que se dediquen el uno al otro, sino en la capacidad que tengan para perdonar a su pareja y establecer acuerdos.

La idea es que establezcan normas básicas sobre las cuales se pueda cimentar su relación, que además se inscriban dentro de su fe. Establecer qué aspectos son negociables y van a estar dispuestos a trabajar y cuáles son los límites que van a establecer. Eso sí, el perdón es uno de los valores más importantes del catolicismo, así que los ayudarán a trabajar en esa virtud para que la apliquen en su futura vida marital. 

Planificación familiar e intimidad

Doris Alvarez Fotografía

Uno de los secretos detrás de los matrimonios felices y duraderos es la vida sexual sana y amorosa que exista en la pareja. En la mayoría de los casos los malentendidos en este aspecto que se dan en una relación corresponden a fallas de comunicación. La Iglesia les brindará pautas para que reconozcan la importancia de su intimidad y cómo mantener prácticas sanas tanto para su matrimonio, como para su relación con Dios.

Además, se les enseñará el método de planificación familiar natural, que es el avalado por la Iglesia. Una de las enseñanzas del catolicismo es que al unir sus vidas en el matrimonio es para la creación de una nueva familia, por lo que este método que avalan les brinda una opción, moral, saludable y eficaz tanto para conseguir un embarazo, como para espaciar uno del otro. Sin embargo, esto no quiere decir que como pareja no puedan valerse de otro método de planificación, sino que este es el enseñado por el catolicismo.

Finanzas del hogar

The Making Of

Después de ser declarados marido y mujer por el párroco iniciarán una vida compartida en todos los aspectos de su vida, incluidos los ingresos y gastos. Por ello, dentro de los temas a tratar en el curso prematrimonial se incluye el manejo responsable de las finanzas. Los asuntos relacionados con dinero suelen ser los que más conflictos crean y en ese sentido vale la pena organizar cómo se van a manejar en este aspecto para evitar inconvenientes futuros. Les explicarán las distintas maneras con las que pueden manejar sus recursos, como la creación de un presupuesto.

Tienen que tener en cuenta que los temas cambian de acuerdo con cada parroquia, pero todos tienen la misma base: la Biblia. Aprovechen cada momento que pasa antes de su gran día para recordarse el uno al otro lo afortunados que son por haberse encontrado y lo comprometidos que están con la decisión que han tomado de pasar la vida juntos. El curso matrimonial no es más que eso, una reafirmación del paso que están a punto de dar y que ya compartieron con sus seres queridos al enviarles sus tarjetas de matrimonio.