Jesús Bastidas Photography

La entrega del anillo de compromiso no solo marcará el inicio de una nueva y fabulosa etapa en su relación, sino que parece crear toda una atmósfera alrededor que trae consigo reacciones diversas tanto propias, como del círculo cercano o incluso de personas de las que no tenían noticias en años. Y no es para menos, el matrimonio es un suceso lleno de emociones que despierta sentimientos profundos, tiñe la vida de alegría y color y contagia a su paso. Por tal motivo, traemos una lista con aquellas situaciones comunes que le suceden a las parejas que se comprometen, que van desde quererle gritar al mundo su alegría, hasta opiniones sobre la decoración para matrimonio y otros aspectos relacionados con la boda. Conózcanlas y estén preparados.

1. Caminas con la mano extendida

Aunque el título puede sonar a exageración, una parte de las novias quieren enseñar su anillo de compromiso en oro blanco, tener oportunidad de contar cómo fue la pedida de mano y revivir ese maravilloso momento a cualquier hora. Esta situación incluye que se comience a tener especial cuidado con las uñas o realizar la manicure de manera frecuente para poder presumir de la joya cada que haya ocasión. Es normal y solo ocurre una vez en la vida así que… ¡disfrútalo!

2. Reviviendo amistades

En esta época de redes sociales y en especial si son amantes de hacer publicaciones, seguro les lloverán frases de amor cortas y felicitaciones de personas con las que hace mucho tiempo no tienen contacto. Muchos de ellos se acercarán con un sentimiento sincero y desinteresado, pero puede que algunos estén buscando ser invitados al matrimonio. Lo mejor es agradecer los deseos y no adelantar detalles.

3. Prometido en todas las conversaciones

La dinámica de sus charlas cotidianas en el trabajo y con sus amigos también cambiará. Seguramente por la emoción y curiosidad sobre el matrimonio muchas veces mencionarán la expresión: "es que mi prometido/a".

4. Mil sugerencias

Posiblemente es más frecuente para las mujeres, que sus amigas comiencen a etiquetarlas en todas las publicaciones de bodas, les envíen links con diseños de tarjetas de invitación, sugerencias para el vestido, o tengan mil consejos para cada momento del matrimonio. Recíbanlos como una muestra del cariño y entusiasmo que su boda les genera y los que no vayan con ustedes simplemente déjenlo a un lado.

5. Consultando a los casados

No solo comienza la costumbre de preguntarles a sus familiares y amigos casados recientemente, cómo planearon o decidieron algunas cosas, sino que si son invitados a algún matrimonio, inspeccionan todo con lujo de detalles para saber qué replicar y qué definitivamente no quieren en su celebración.

6. Comienzan a ocuparse de lo que comen

Casi que inconscientemente, comienzan a evitar harinas, dulces y comida chatarra pensando en que en poco tiempo deben entrar en sus atuendos nupciales. No desaprovechen la motivación y decídanse a llegar al día de su intercambio de argollas de matrimonio, luciendo saludables y fantásticos. Eso sí, sin someter a su cuerpo a rígidas dietas o rutinas de ejercicios extenuantes.

7. Charlas monotemáticas

Es normal, entrando en una etapa de planeación de una celebración tan importante, que muchas de las conversaciones con sus padres y familiares cercanos sean alrededor del salón de fiesta, los detalles de decoración, los centros de mesa de boda, el banquete entre otros, en especial con las personas que seguro serán su equipo de apoyo en toda la logística. Solo tengan precaución de no compartirlo con nadie más para mantener la sorpresa.

8. Se convierten en ‘cazadores’ de moda nupcial

No perderán oportunidad de revisar las revistas de moda nupcial, ella de estar pendiente de lo nuevo en vestidos de novia para encontrar inspiración. Y lentamente se empieza a definir lo que se quiere y lo que no para el ajuar. Él por su parte, es posible que dedique en sus tiempos libres a dar una ojeada a los trajes de novio, después de acordar en pareja cómo será el estilo de su matrimonio.

Estas situaciones son normales y hacen parte de toda la magia que rodea la celebración nupcial. Conserven la discreción en decisiones como el traje de novio y el vestido de novia o si tienen algún elemento sorpresa para sus invitados, pero disfruten de estos cambios, del reencuentro con los viejos amigos y los miles de consejos que les llegarán entendiendo que son manifestaciones de cariño de todos los que quieren compartir con ustedes su matrimonio.