Ya lo decía Marilyn Monroe, “El diamante es el mejor amigo de una mujer”, y aunque los tiempos que corren no están como para invertir en diamantes, sí que podemos inspirarnos en ellos para conseguir un look de invitada muy glamuroso y brillante.

En este look los protagonistas son los complementos, por eso hemos apostado por la sobriedad en el vestido, eligiendo un bonito diseño en azul oscuro, de líneas sencillas, strapless y con un bonito moño en el escote. Para las joyas hemos elegido un llamativo conjunto de Swarovski, formado por una preciosa gargantilla, el modelo que hace juego con unos aretes largos. 

De Swarovski es también la cartera de mano que hemos escogido para este look. Cuadrado y forrado de cristales, este bolso no dejará indiferente a nadie. Y para los zapatos, hemos escogido unos que harían las delicias de cualquier cenicienta moderna.