La tendencia “hágalo usted mismo” cada vez esta tomando más fuerza como una opción para hacer de la decoración para matrimonio un verdadero derroche de belleza, diferenciación y cuidado en los detalles, que les permitirá imprimir verdaderamente sus gustos y, por supuesto, su creatividad en cada rincón de la boda.

Las tarjetas de matrimonio se han convertido entonces en la primera manifestación de que esta será una celebración única y totalmente personalizada. En ella harán partícipe a sus familiares y amigos del romántico acontecimiento, haciéndoles sentir además que cada pequeño detalle de la decoración del salón para matrimonio, la iglesia y el banquete ha sido elegido y elaborado con total atención y mucho amor. Para esta razón les compartimos un sencillo tutorial sobre cómo hacer tarjetas de invitación.

Qué materiales necesitarán

  • Carpetas o blonda de papel.
  • Invitación básica impresa en papel o cartulina.
  • Una regla.
  • Un bisturí.
  • Tijeras
  • Cinta pegante doble faz.
  • Tarjetas para marcar tamaño personal (prefieran las que vienen con perforación tipo etiqueta)
  • Algún adorno.
  • Pistola de silicona, silicona líquida o pegante.
  • Cordón o cordel.

Con todos los materiales listos y siguiendo unas instrucciones sencillas, obtendrán unas tarjetas de matrimonio originales. Recuerden que tanto las carpetas, las tarjetas de marcar y los papeles para imprimir la invitación pueden elegirlos teniendo en cuenta los colores texturas y calidades que prefieran y estén acordes con el motivo que han elegido para su celebración, tanto si el suyo será un matrimonio con mucha pompa o si se decantaron por una decoración de matrimonios sencillos.

Si desean ir ensayando primero los cortes en papeles distintos a los que requieren para el modelo de tarjeta de invitación que proponemos a fin de tener la técnica afinada al comenzar con las invitaciones verdaderas. Tengan presente tener unas cuantas impresiones extras, con el texto y las frases para invitación de boda, pues mientras se convierten en expertos, algunas pueden no salir tan bien.

Ahora sí...¡manos a la obra!

  • 1. Ubicar la invitación básica bien centrada sobre la carpeta o blonda.
  • 2. Doblar los costados de la blonda de papel, así se obtiene la media de la parte superior, inferior y los costados sin necesidad de realizar marcas con un lápiz.
  • 3. Retirar la invitación y cortar con bisturí por el doblez de los lados superior e inferior de la blonda, sin cortar los costados pues estos serán los encargados de “abrazar” la invitación.
  • 4. Como se muestra en el video, colocar 4 trozos de cinta doble faz en el reverso de la invitación.
  • 5. Con ayuda de la cinta doble faz, pegar la invitación en el centro de la blonda. Tener cuidado de que la invitación esté ubicada exactamente en las marcas que se realizan en el primer paso. Efectuar un poco de presión para garantizar que ambos papeles queden bien pegados.
  • 6. Para elaborar la etiqueta, tomar la tarjeta de presentación y decorarla pegándole con silicona alguno de los adornos seleccionados. En esta tarjeta es posible añadir alguna frase de amor corta  sobre la boda y el nombre de los invitados que va a recibirla.
  • 7. Cerrar la invitación con la cuerda o cordel teniendo cuidado de insertar la etiqueta. Átarla de manera que la blonda de los costados quede sobre la invitación formando una especie de sobre.
  • 8. Realizar un moño con la cuerda ubicando la etiqueta personalizada.
  • 9. ¡Felicitaciones ya tienen una hermosa tarjeta de matrimonio moderna!

Como esta, hay muchas ideas inspiradoras no solo para las invitaciones sino para todos los papeles, impresos y decoración vintage para boda que se pueden personalizar. Esto permite crear un ambiente totalmente adaptado a su estilo, utilizando también las frases de amor que los describen y hacer que su enlace sea verdaderamente especial.