AnclaWeddings
AnclaWeddings

Los abrazos son gestos tan sencillos como poderosos. Lo más probable es que a lo largo de su vida den y reciban un sinnúmero de ellos, pero siempre los sientan distinto. Por ejemplo, algunos tendrán un lugar importante en sus memorias, como el primero que se dieron en su relación de pareja o ese que le siguió a la entrega del anillo de compromiso acompañando a un emotivo “sí”. También habrá otros abrazos que querrán inmortalizar en fotografías, como aquel que les ofrecerán sus padres al verla a ella con su vestido de novia o a él con su traje de novio. Los hay tanto amistosos, como reconfortantes, emotivos o de esos románticos que se brindan junto a frases de amor. No importa si son largos o cortos, cuando se dan de verdad, tienen la capacidad de cambiar el ánimo de quienes lo comparten. ¿Les gustaría saber qué más se esconde detrás de un abrazo? Les traemos tres datos interesantes sobre ellos.

Abrazar es bueno para la salud mental y física

Motatto Photographer Filmmaker
Motatto Photographer Filmmaker

Dar y recibir abrazos afecta de manera positiva tanto la salud mental como física de las personas. Distintos estudios científicos han resaltado sus beneficios para mejorar el estado de ánimo, reducir el estrés y la ansiedad, aumentar la autoestima, controlar el ritmo cardíaco, entre otros. Por ejemplo, antes de intercambiar sus argollas de matrimonio en la ceremonia de boda, es posible que el abrazo de alguno de sus seres queridos sea el antídoto perfecto a esos nervios previos que a lo mejor se manifiestan.

Todo esto tomando como referencia un estudio realizado por la Universidad de Carolina del Norte en el que midieron los niveles de oxitocina en la sangre de 59 mujeres durante varios momentos, entre los que se incluía un abrazo de 20 segundos, seguido de una situación traumática o causante de estrés. Lo que se demostró es que aquellas mujeres que manifestaron recibir un mayor número de abrazos por parte de sus parejas mantuvieron niveles más altos de oxitocina durante todas las fases del experimento.

La oxitocina es una hormona que se produce en la glándula pituitaria que disminuye la ansiedad a la vez que induce a la relajación, es decir, que ayuda al cuerpo a afrontar momentos de mayor estrés. Asimismo, el estudio demostró que la oxitocina puede ser un vínculo entre los abrazos y la presión arterial baja, teniendo un efecto positivo en la salud de las personas, pues ayudaría a la prevención de enfermedades cardíacas. En pocas palabras, los abrazos pueden ser sus mejores aliados tanto para enfrentar los desafíos de elegir y contratar a los proveedores de su decoración de salón para matrimonio, o cualquier otro detalle de su día B, como en su vida diaria.

Los humanos llevan cientos de años abrazándose

Enrique Ferro Photography
Enrique Ferro Photography

El origen de los abrazos es incierto y no ha sido posible determinar cuándo ocurrió por primera vez este cálido gesto. Sin embargo, de lo que se tiene evidencia es que, por lo menos, el ser humano lleva más de seis mil años abrazándose. Todo gracias a un descubrimiento realizado por un grupo de arqueólogos liderados por Elena Menotti en 2007 conocido como “Amantes de Valdaro”. Este fue un hallazgo en una tumba en San Giorgio, Italia de dos esqueletos que estaban con los brazos entrelazados mientras se miraban el uno al otro y se estima que son del Neolítico, es decir, que ya suman seis milenios.

Existen distintos tipos de abrazos

Javier Morales Fotografía
Javier Morales Fotografía

No todos los abrazos son iguales, como tampoco lo son las razones que llevan a las personas a usarlos como medio de expresión. Algunos existen por compromiso, como el llamado “político”, ese que se da entre conocidos o compañeros en donde solo entra en contacto la parte superior del cuerpo. Parecido a este se encuentra el “unidireccional” que como su nombre lo indica, es aquel en donde una persona rodea a otra, mientras que no recibe el mismo gesto. Se podría decir de ambos que se dan entre pares que no tienen una relación cercana o profunda.

Por otro lado, hay abrazos cargados de significado. Está el reconfortante “abrazo de oso”, que se caracteriza por ser bastante apretado y darse entre personas que se tienen profundo cariño. Es posible que a través de uno de ellos hayan encontrado tranquilidad y seguridad en su edad más temprana, cuando sus padres se los ofrecían. Ahora, en su vida en pareja, puede que lo acompañen de frases de amor cortas para atravesar momentos difíciles o pasar sus alegrías.

También está el “abrazo íntimo”, que es aquel que se da de cuerpo completo y con contacto visual. Este es de los favoritos de las parejas, puesto que les permite conectarse y vivir un momento especial. En algunos casos irá a la par de algunas frases de novios, mientras que, en otros, no necesitará más que el contacto y cruce de miradas. En esa línea también se encuentra el “abrazo de espalda”, que se suele relacionar con la protección y la confianza. Aquí no existiría el contacto visual, solo el contacto de cuerpo completo, por lo que se vincula más a la familia o al respaldo de los seres queridos.

Otro abrazo que se suele otorgar en confianza es el “lateral”, que es en el que los brazos están sobre la cintura o los hombros del otro. Este denota comodidad y significa que no solo hay una relación amorosa, sino de amistad. Hay quienes afirman que si este se da mientras caminan o están sentados es un buen indicio de que su relación será duradera.

Entre Dos
Entre Dos

Y ustedes, ¿qué tipo de abrazo prefieren? Sin importar el de su preferencia, este gesto es parte importante de las relaciones interpersonales del ser humano. No solo porque le permite expresar sentimientos, como los que podría plasmar ella en mensajes de amor para el esposo o para la esposa, sino porque tiene múltiples beneficios para la salud. Mientras se encuentran en la planeación de su matrimonio, pueden hacer uso de esta muestra de cariño para ir liberándose del estrés, sin tener que esperar hasta la luna de miel para sentirse más livianos y relajados, solo deben decirle al otro “¡abrázame muy fuerte, amor!”.