Por Alessandro Colle & FeStile
Por Alessandro Colle & FeStile
Por Alessandro Colle & FeStile
Por Alessandro Colle & FeStile
Por Alessandro Colle & FeStile
Por Alessandro Colle & FeStile
Por Alessandro Colle & FeStile
Por Alessandro Colle & FeStile
Por Alessandro Colle & FeStile
Por Alessandro Colle & FeStile
Por Alessandro Colle & FeStile
Por Alessandro Colle & FeStile
Por Alessandro Colle & FeStile
Por Alessandro Colle & FeStile
Por Alessandro Colle & FeStile
Por Alessandro Colle & FeStile
Por Alessandro Colle & FeStile
Por Alessandro Colle & FeStile
Por Alessandro Colle & FeStile
Por Alessandro Colle & FeStile
Por Alessandro Colle & FeStile
Por Alessandro Colle & FeStile
Por Alessandro Colle & FeStile
Por Alessandro Colle & FeStile
Por Alessandro Colle & FeStile
Por Alessandro Colle & FeStile
Por Alessandro Colle & FeStile

Esta joven pareja decidió que un bosque encantado sería el escenario ideal para recrear en imágenes su historia de amor. En este caso no hubo Cenicientas, Blanca Nieves o Bellas Durmientes. La temática de la boda de Sara y Michael fue Alicia en el país de las maravillas.

La experiencia de este creativo evento estuvo asesorada por David Morelli y FeStile, la agencia a la que representa. Las fotografías de los momentos previos y la celebración, estuvieron a cargo de Alessandro Colle, un artista que logró encerrar en imágenes la esencia natural y espontánea de esta pareja de novios.

La sesión de fotos fue extensa, casi doce horas de arduo trabajo que comprendieron momentos como la preparación de los novios, de las damas de honor y de los pajecitos. En todas las imágenes se percibe el toque gótico del cuento que se adapta a la perfección al estilo de esta pareja.

La ceremonia fue ambientada con cada uno de los elementos característicos del cuento: una aldea fielmente creada a partir de los detalles del cuento, naipes en la entrada de la casa principal, una pequeña vestida de Alicia, un pastel de bodas decorado también con naipes...

No faltaron los personajes más representativos de la historia encarnados y caracterizados a la perfección; entre ellos, el sombrerero, el gato, la reina de corazones, el conejo, la oruga, la liebre y el lirón.

La iluminación que hizo presencia durante la celebración, las luces de las velas y los fuegos artificiales, fueron los cómplices perfectos para darle vida a la noche mágica de Sara y Micheal.

No solo el lugar y la decoración fueron parte de esta clásica historia, los novios se hicieron parte del cuento con sus tatuajes y sus vestidos con un toque clásico pero rebelde, siendo siempre fieles a su estilo personal y haciendo de esta una boda realmente a la medida de los novios. Un sueño hehco realidad para un amor de ensueño.

¿Qué piensas de la elección que hizo esta pareja para celebrar el comienzo de otra etapa de su vida juntos?