A un poco más de 30Km de Santa Marta, capital del departamento del Magdalena, se encuentra inmerso uno de los parques más hermoso que tiene el mundo; el Parque Tayrona, un escenario lleno de lo que llamó nuestro extinto escritor Gabo, realismo mágico.

Diana y Bernardo comenzaron su historia de amor en Cali, en medio del pandebono, el chontaduro y la salsa. Durante su noviazgo emprendieron un viaje por la Costa Caribe y conocieron al Tayrona, desde entonces quedaron flechados por tan imponente paisaje y allí decidieron que sería su gran día.

Con un grupo seleccionado de invitados y acompañados por los fotografos de Gezco Photography, Diana y Bernardo se embarcaron en este viaje hacia una experiencia única que uniría sus almas en un emotivo ritual. Las flores coloridas y el verde profundo fueron el backing perfecto para lograr fotografías únicas para la pareja de recién casados.

Ella con un vestido fresco, al estilo boho, descomplicado, femenino y muy romántico, mientras que él luce las populares camisas guayaberas y un pantalón de lino en tono arena. Un maquillaje natural, una trenza semi-recogida para dejar su cabellera al descubierto y flores para un look digno del paisaje que la acompaña.

El Chaman dirige la ceremonia mediante rituales autóctonos de la región del Tayrona. ¡Una gran forma de hacer un matrimonio simbólico en Colombia! Entre chozas nativas, monumentos chairamas y mucha vegetación, Dipa y Berni, como les dicen sus amigos cariñosamente, vivieron su gran día con un estilo muy especial.

El lanzamiento del ramo fue algo fuera de lo común ya que tanto novia como invitadas estuvieron dentro del agua para obtener el amuleto de la suerte, que solo una se llevaría a casa.

Oscar Gezco, de Gezco Photography hizo un trabajo impecable y para ello tuvo que emprender una aventura junto con su equipo de producción, pedir algunos permisos a los Arhuacos, nativos del parque Tayrona, y así lograr fotografías soñadas para la pareja.

Para casarse de forma original solo debemos tener los 5 sentidos despiertos para encontrar lugares que nos hagan suspirar como lo hicieron Diana y Bernardo con su linda celebración de matrimonio.