Por Utopikphoto
Por Utopikphoto
Por Utopikphoto
Por Utopikphoto
Por Utopikphoto
Por Utopikphoto
Por Utopikphoto
Por Utopikphoto
Por Utopikphoto
Por Utopikphoto
Por Utopikphoto
Por Utopikphoto
Por Utopikphoto
Por Utopikphoto
Por Utopikphoto
Por Utopikphoto
Por Utopikphoto
Por Utopikphoto
Por Utopikphoto
Por Utopikphoto
Por Utopikphoto
Por Utopikphoto
Por Utopikphoto
Por Utopikphoto
Por Utopikphoto
Por Utopikphoto
Por Utopikphoto
Por Utopikphoto
Por Utopikphoto
Por Utopikphoto
Por Utopikphoto
Por Utopikphoto
Por Utopikphoto
Por Utopikphoto
Por Utopikphoto
Por Utopikphoto
Por Utopikphoto
Por Utopikphoto
Por Utopikphoto
Por Utopikphoto
Por Utopikphoto
Por Utopikphoto
Por Utopikphoto
Por Utopikphoto
Por Utopikphoto
Por Utopikphoto
Por Utopikphoto
Por Utopikphoto
Por Utopikphoto
Por Utopikphoto
Por Utopikphoto
Por Utopikphoto
Por Utopikphoto
Por Utopikphoto
Por Utopikphoto
Por Utopikphoto
Por Utopikphoto
Por Utopikphoto
Por Utopikphoto
Por Utopikphoto
Por Utopikphoto
Por Utopikphoto
Por Utopikphoto
Por Utopikphoto
Por Utopikphoto
Por Utopikphoto
Por Utopikphoto
Por Utopikphoto
Por Utopikphoto
Por Utopikphoto
Por Utopikphoto
Por Utopikphoto
Por Utopikphoto
Por Utopikphoto
Por Utopikphoto
Por Utopikphoto
Por Utopikphoto
Por Utopikphoto
Por Utopikphoto
Por Utopikphoto
Por Utopikphoto
Por Utopikphoto
Por Utopikphoto
Por Utopikphoto
Por Utopikphoto

Se conocieron en el sur de Francia, allí sellaron su unión civil y comenzaron su travesía hasta Marruecos para ofrecer junto con amigos y familiares una fiesta épica que Jerome de Utopikphoto capturó con fotografías fantásticas.

Como cualquier pareja próxima a casarse, comenzaron su gran día muy temprano para arreglarse para la gran celebración. Sus amigos y familiares llenos de emoción estuvieron presentes, augurando a la pareja felicidad por siempre. Una vez finalizan los actos protocolarios novios e invitados se trasladan al aeropuerto para viajar hasta Marruecos.

Un avión solo con invitados y la tripulación entorno al gran día de la feliz pareja, aterrizan en su destino y con un cielo despejado, un clima fantástico y una elegante casa en Marruecos comienza la segunda parte de la celebración. La euforia de los invitados no se hace esperar cuando Charline y Bruno realizan la ceremonia de la arena y con una noche estrellada, baile, diversión, juegos pirotécnicos y shows en vivo, este matrimonio apenas va en la mitad de su gran banquete.

La aventura continua para todos al siguiente día donde emprenden camino hacia el desierto y ente dunas con un maravilloso paisaje de fondo disfrutan de un almuerzo y una tarde espectacular en la ciudad viviendo la experiencia cultural.

La chispa de los novios y de sus 120 invitados sigue intacta para continuar con el tercer día que permite la relajación después de 2 días agitados y junto a una gran piscina el fotógrafo sigue capturando instantes maravillosos.

Es evidente que todos pasaron 3 días increíbles y Charline y Bruno serán una pareja para admirar.

También te puede interesar:
Destination Wedding, ¿y por qué no?