Karlos Sánchez Fotógrafo
Karlos Sánchez Fotógrafo

Es normal que hayan oído hablar en películas, series e incluso desde pequeños en sus familias o con amigos, de ciertas ideas, creencias o supersticiones que se tejen en torno al día de la boda y que van pasando de generación en generación, y aunque se transforman, pierden su significado inicial o adquieren otros más modernos, hay otras que se mantienen en lo largo del tiempo y se arraigan cada vez más en el imaginario cotidiano. Entre las más populares se encuentran la del color del vestido de novia, la espera de la pareja en el altar, evitar algunos días de la semana o meses del año. 

Para ir un poco más allá, en este artículo encontrarán algunos mitos y verdades del protocolo de matrimonio y su significado, para que más que conocerlos sepan en realidad de que se trata y así evitar que algunos temores infundados por el conocimiento popular intenten opacar uno de los momentos más bonitos de sus vidas.

“Solo el padre podrá entregar a la novia en el altar”

MITO. Anteriormente los padrinos de una boda solían ser el papá de la novia y la mamá del novio, de allí que también eran quienes los entregaban en el altar. Por esta misma razón no es extraño oír decir que sí o sí es el padrino quien entrega a la novia, pues resultaría siendo el mismo padre. Pero esto ya no es así por varias razones: primero, los padrinos ahora pueden ser cualquier persona familiar o amigos que ustedes elijan para cumplir esa misión sin obligación de que sean sus padres. Segundo, ¿Qué pasaría si la novia no tiene papá o por alguna razón él no puede asistir al matrimonio? Para esos casos, este cargo lo podría desempeñar algún hermano, otro familiar muy querido por la novia, sus propios hijos de ser el caso e incluso también su mamá. Además, si la novia quiere llegar sola, tampoco tendría ningún problema, sería un momento de protagonismo maravilloso.

“El novio debe ir a la derecha y la novia a la izquierda”

VERDAD. En Colombia y en algunos otros países es tradición que el novio se ubique a la derecha en frente del altar y la novia a la izquierda. Asimismo, las familias de ambos deberán sentarse en los asientos preparados y marcados. Aunque es una tradición extendida, si no se sienten cómodos haciéndolo de esta manera, pueden aplicar lo que crean conveniente para su celebración.

Gilberth y July Photo
Gilberth y July Photo

“No se puede dar dinero en efectivo como regalo de bodas”

MITO. Por el contrario, el efectivo es un gran regalo que les ayudará en la economía de recién casados, en los gastos de la misma boda o en los planes de luna de miel, así como también para que terminen de organizar el nuevo hogar o que lo puedan invertir en lo que les haga falta. Lo importante es que si optan por esta idea, puedan comunicarlo de la mejor manera a sus asistentes, quizás agregando una tarjeta adicional a la invitación y que contenga un mensaje gracioso o más formal con esta petición.

“Nadie debe hacer el brindis hasta que los padres o el padrino lo hayan hecho”

VERDAD. Por ser uno de los actos más esperados de la recepción, por lo general, lo realizan los padres de la pareja o el padrino, con algunas palabras emotivas que celebran la unión de los recién casados y les augura una buena vida. Sobre todo, si decidieron previamente que sea alguno de ellos quienes inicien el brindis, luego si algún amigo u otro familiar solicita el turno para dedicarles algunas palabras, pueden darle paso.

“El novio no puede ver a la novia antes”

MITO. Hace muchos años los matrimonios se hacían por arreglos, acuerdos o pactos de los padres de los novios o del novio con el papá de la que sería su novia. Por eso se tenía la idea de que si el novio veía a la novia antes del matrimonio, este podría arrepentirse o que ella no se casara. Con el tiempo, esta idea se mudó hasta el punto de decir que si él la veía antes de la boda con el vestido de novia puesto, esto sería de mala suerte y significaba malos augurios al matrimonio. Pero es totalmente un mito.

Los tiempos han cambiado y cada vez más son las parejas que deciden tener un first look, es decir, aquel primer encuentro en privado antes de ingresar a la ceremonia y que queda registrado por el o la profesional en fotografía. De manera que, si quieren saltarse esa tradición, podrían incluso entrar juntos.

Yennifer & Kevin
Matrimonio de Yennifer & Kevin

“Nadie puede vestir de blanco, solo la novia”

VERDAD. Lo ideal es que la protagonista pueda lucir únicamente el color blanco en su vestido de novia, por eso se recomienda evitar este tono, sin embargo, es posible llevar un atuendo de estas características siempre que se rompa con la uniformidad a través de otros colores, estampados o figuras. Aunque existe una excepción sobre el uso del blanco cuando se trata de un matrimonio temático como las celebraciones white party (fiesta blanca), en las que el blanco total está 100% permitido.

“El baile de pareja debería ser con su canción favorita”

VERDAD. Durante muchos años el baile nupcial tenía que hacerse con un vals tradicional y solo lo podían iniciar los recién casados, pero con el pasar del tiempo esta idea se ha transformado debido a que ahora es más común ver ceremonias y recepciones cortas con pocos invitados, además los gustos musicales, así como los géneros han evolucionado y hay más variedad de canciones propicias para el primer baile de casados. Tanto ha cambiado esta noción sobre el baile inicial, que hay parejas que prefieren hacer una coreografía juntos, con sus damas de honor o con su corte de caballeros y con sus canciones favoritas de fondo o estilos rock, pop, salsa o folclórica. 

“El vestido de la novia tiene que ser blanco”

MITO. Antiguamente el blanco en los matrimonios era visto como un símbolo de pureza y protección para la novia frente a los espíritus malignos, con el paso del tiempo se siguió usando este color, pero solo por tradición. Por fortuna, estas creencias se fueron transformando, dando paso en la actualidad a nuevos colores en la moda nupcial, por ejemplo: champán, nude o rosado, también algunos más arriesgados como el rojo, negro, plateado y azul, logrando diseños muy originales.

Monique Lhuillier
Monique Lhuillier

“El matrimonio religioso es válido sin una ceremonia civil”

VERDAD. El matrimonio católico tiene validez para los efectos de la iglesia y puede ser registrado en notaría para efectos civiles. Por esta razón, cada pareja puede elegir si quiere tener una ceremonia civil o llevar a cabo una ceremonia religiosa. Esta decisión dependerá en gran parte de sus gustos e interés, y por ende hay que aclarar que no es obligatorio celebrar ambos ritos.

“La novia debe hacerse esperar”

MITO. Quizás existan parejas más tradicionales que quieran aplicarla en su protocolo, en el que uno de los dos espera unos minutos en el altar para darle un toque de emoción al ingreso a la ceremonia. Sin embargo, esta idea puede transformarse y dar paso a que incluso los futuros contrayentes entren juntos. 

“La novia puede llevar algo azul, algo prestado, algo nuevo y algo heredado”

VERDAD. Una tradición que aún se mantiene, por tanto es cierta, pero como todas las anteriores se puede o no aplicar para el matrimonio. Existen diversas propuestas para tu algo prestado, nuevo, viejo y azul que puedes incluir en el outfit nupcial para que represente lo que deseas en tu feliz unión.

Julian Barreto

“El martes no te cases ni te embarques”

MITO. El martes es considerado por agüero un día en el que no se recomienda hacer ni negocios ni mucho menos casarse, pues se le ha acuñado que es una fecha en la que ocurrieron infortunios históricos como la caída del Imperio romano y otros enfrentamientos que dieron paso a la destrucción de pueblos y sociedades. Todo hace parte de sucesos aislados que tuvieron lugar ese día, pero científicamente no está comprobado que sea de mala suerte. En cuanto a los matrimonios suele ser más común efectuarlos los viernes y fines de semana, bien sea por tiempo o disponibilidad, incluso algunos se aventuran a trasladarlo otros días de la semana por economía, pero todo depende de las necesidades y gustos de cada pareja.

Y ustedes ¿tienen algún mito que desmontar? O por el contrario ¿quieren incluir alguna tradición el día de su matrimonio? Recuerden que lo importante es que celebren el amor, el nuevo paso que están a punto de dar y por el cual han luchado para llegar hasta donde están, más allá de supersticiones u otras costumbres.