El matrimonio cambia todos los aspectos en la vida de cada uno, dejas de pensar en uno para empezar a pensar en dos. Es una decisión que está destinada para toda la vida y una forma de evaluar el paso que estás a punto de dar es reflexionar sobre sus metas, sueños y expectativas juntos. ¡Empezamos con las preguntas!

1. ¿Me siento bien con su familia?

El dicho de ‘cuando te casas, también te casas con su familia’ ¡Es cierto! Es importantísimo tener una buena relación entre las familias, ya que estarán unidos por siempre. Si ahora tienes problemas con su familia cuando te cases los vas a seguir teniendo. Una forma de solucionarlo es limar las asperezas antes del matrimonio para empezar sobre bases más sólidas.

2. ¿Coincidimos con los que queremos en el futuro?

El hecho de que ahora sientas que todo está perfecto entre tu pareja y tu no quiere decir que siempre pueda ser así. No queremos ser aguafiestas, pero es importante reflexionar sobre posible situaciones que se pueden dar en el futuro como un cambio de trabajo, mudanza a otra ciudad etc.

3. ¿Queremos tener hijos? ¿Cuántos? ¿Cuándo?

Esta puede ser una pregunta muy obvia y que ya la hemos respondido mil veces, pero para no llevarse sorpresas es mejor poner el tema sobre la mesa. Pregúntate cuantos hijos quieres tener y como se manejarán sus gastos. La llegada de los hijos es un cambio que puede generar problemas.

4. ¿Tenemos los mismos valores de crianza para nuestros hijos?

Si la respuesta es un rotundo sí a la pregunta anterior entonces se debe hablar sobre la forma en que serán educados.

La Bendita Films

5. ¿Tenemos una buena comunicación cuando se trata de un problema?

En un matrimonio siempre van a existir discusiones y problemas, pero la mejor manera de solucionarlos es creando una buena base de comunicación. Es la clave para salir adelante en las situaciones más problemáticas.

6. ¿Tenemos una idea clara de las obligaciones económicas?

Se debe acordar el manejo de los gastos compartidos ¿Ya acordaron cómo manejar la plata? Hay que conocer las metas de cada uno, la forma de gastar y ahorrar.

7. ¿Conocemos las creencias espirituales de cada uno?

En el noviazgo logramos ver algunas de las creencias del otro, pero es importante preguntarse uno al otro cuál es la forma de llevar su espiritualidad. Aquí entra el tema de la religión ¿qué religión adoptarán tus hijos? ¿Es importante ir a misa cada domingo?

8. ¿Cómo tomar ‘en la salud y en la enfermedad’?

¿Los sacrificarías todo por tu pareja? Es duro plantear este tema con toda la emoción que nos rodea alrededor del matrimonio pero no estamos extensos a enfermedades, así que deberán tener un plan y saber qué tanto estamos dispuestos.