Nayit Cotes Photography

Aunque el amor es lo más importante, para un matrimonio duradero no siempre es suficiente. La comunicación, por otro lado, es una de las mayores armas que tienen para materializar ese “felices para siempre” con el que sueñan desde que decidieron comprometerse con el anillo de compromiso. Los acuerdos, y la capacidad de sentar bases son aspectos fundamentales para hacer que su vida material sea duradera y satisfactoria. Aunque es claro que camino al altar lo más emocionante es pensar en detalles del enlace como la decoración para matrimonio, la fiesta, los atuendos o incluso, las frases de amor cortas que van a incluir en sus votos, hay temas que toda pareja debe conversar antes de lanzarse a construir un nuevo camino juntos. Les contamos cuáles son algunos de ellos.

1. Ambiciones laborales

Planear un futuro en común también hace que sea necesario que se planteen cuáles son los sueños y las metas del otro y de qué manera van a manejarlas de ahora en adelante. Por ejemplo, algunas profesiones demandan más tiempo que otras o tienen horarios complicados como turnos nocturnos, lo que hace necesario que busquen alternativas para sopesar estas situaciones y decidan qué importancia tiene su vida laboral y su vida familiar. A su vez, algunos oficios pueden venir acompañados de cambios de domicilio, ¿estarán cómodos con cambiarse de ciudad para que su pareja cumpla su sueño? Todo eso es importante hablarlo de forma anticipada para que cuenten con una hoja de ruta que les permita actuar conforme a cada gasto.

2. Economía familiar

Todo lo que está relacionado con plata suele ser un asunto delicado, pero lo mejor es que tengan las cuentas claras desde un principio. Por ejemplo, la planeación de su enlace es un buen ejercicio para que midan cómo será su comportamiento en ese aspecto, puesto que aquí ya empiezan a decidir quién se encarga de cada cosa, como de los centros de mesa para boda o el banquete. Asimismo, no solo deben pensar en los gastos, sino también en los ahorros, ¿juntarán dinero en común para objetivos específicos como viajes o la educación de posibles hijos? Cada uno de los detalles relacionados a su economía en conjunto importa así que, no lo pasen por alto. Una buena idea es hacer un Excel donde puedan hacer un seguimiento a sus ganancias y gastos para repartirse las cuentas y llevar un control.

3. Hijos

Aunque quizás ya tengan claro si quieren tener o no hijos, hay otros aspectos relacionados a la paternidad y maternidad que no deben pasar por alto. Por ejemplo, definir el momento en el que les gustaría convertirse en padres y, cuántos hijos les gustaría tener. Además, también es importante que decidan una línea en común para la crianza de los hijos y la repartición de los roles.

Danny Gómez Photographer

4. Vida sexual

Una vida sexual sana es importante para el éxito de cualquier relación. Es importante que frente a este aspecto se sepan escuchar el uno al otro y que no sea asumido como un compromiso, sino al contrario, como un momento para disfrutar juntos. Dialoguen sus preferencias y aprendan a respetar los deseos del otro, siendo conscientes de que las relaciones sexuales son algo entre dos y que solo deben ocurrir cuando ambos así lo deseen.

5. Suegros

La familia política, algunas veces, puede suponer un desafío. Es importante que como pareja entiendan el papel que juega la familia en la vida de su compañero o compañera, lo respeten y al mismo tiempo, sean capaces de sentar un límite. Decidan qué lugar le van a dar a sus suegros y hasta qué punto les van a permitir o no intervenir en sus asuntos internos. Aquí también pueden utilizar la planeación de su boda como laboratorio para ir sentando las fronteras. Pueden asignar algunas tareas a sus suegros, como la elección de los arreglos florales para boda; pero no compartir con ellos cada decisión de la celebración como, por ejemplo, para la selección de la frase para invitaciones de boda.

6. Fechas especiales (Navidad y año nuevo)

Durante su noviazgo es posible que hayan optado por pasar la Navidad con su familia y año nuevo en lo de su pareja o viceversa, también, puede que simplemente lo hayan pasado siempre en sus casas. Estas dinámicas puede que cambien cuando se casen y es importante que tengan decidido cómo van a celebrar las fiestas para así, evitar discusiones a futuro.

7. Tareas domésticas

Así como es importante definir el tema de los gastos, las tareas del hogar es otro tema espinoso que es mejor dejar claro antes de empezar su nueva vida juntos. Repartir las labores domésticas siempre será la mejor opción para que ninguno de los dos se sienta más cargado que el otro, esto pueden hacerlo tomando en cuenta sus horarios y compromisos para poder asignar sus tareas conforme a esto. Hagan una lista en la que definan qué le corresponde a quién y, si quieren hacerla más organizada aún, asignen labores distintas para cada día de la semana, incluyendo el descanso.

8. Valores

Compartir ciertos valores de base es de vital importancia para sentar una vida marital exitosa. No tienen que estar de acuerdo en todo, pero deben tener claro qué aspectos son imprescindibles para ustedes, bien sea desde el ámbito religioso, político o moral. Por ejemplo, si ambos vienen de culturas distintas, deben encontrar un término en el que ambos puedan sentirse cómodos con sus costumbres y creencias.

9. Vida social

Las actividades sociales durante el noviazgo son distintas a las del matrimonio, por lo que es importante que vuelvan a discutir el papel que tendrán sus amigos en la relación. No se trata de hacer que la pareja renuncie a una vida social personal, sino de establecer las bases para que ambos puedan disfrutar de la misma sin afectar a su compañero. Se trata de crear un equilibrio entre su vida familiar y social en la que ningún aspecto quede renegado.

Aletheia Foto y Video

10. Malos hábitos de la pareja

Nadie es perfecto y por tanto, habrán cosas que no les terminen de cerrar al uno del otro. Puede que alguno de los dos sea muy ordenado mientras que el otro, al contrario, sea descuidado y desordenado. Alguno puede amar madrugar y el otro disfrutar de dormir hasta tarde, y así, cientos de aspectos más. Todo esto, que durante el noviazgo puede pasar inadvertido, en la rutina puede convertirse en un detalle incómodo, por eso es importante que lo conversen y lleguen a acuerdos que los permitan convivir pese a sus diferencias.

11. Qué es negociable y que no

Hay algunas cosas que, para cada persona, son inamovibles. Bien sea algún pasatiempo o deporte para el que ya asignaron un espacio en su rutina o alguna reunión semanal que tengan con su grupo de amigos. Todo ello hay que señalarlo desde el principio para que así, ninguno de los dos se lleve una sorpresa más adelante, pues, aunque todo es cuestión de ponerse de acuerdo, también hay que dejar por sentado en qué no están dispuestos a hacerlo.

Nayit Cotes Photography

12. Manejo de dificultades

Los problemas en cualquier relación siempre van a surgir y por ende, lo mejor es tener claro cuál será el manejo que le darán a esos impases. En el contrato nupcial se expresa que deben acompañarse “en la salud y la enfermedad” lo que traduce que no pueden abandonar el barco cuando está por hundirse, sino que, al contrario, deben ayudar a repararlo para que siga a flote. Tracen un guía para afrontar las dificultades en la que, al mismo tiempo, sienten las bases bajo las cuales estén dispuestos a trabajar.

13. Mascotas

Las mascotas para algunas familias son los segundos hijos. Siendo así, al igual que todo lo relacionado a la paternidad, es importante que definan antes de casarse si quieren o no agregar otro miembro a su familia o, si alguno de ustedes ya tiene un animalito antes del matrimonio, si el otro está dispuesto a aceptarlo y quererlo. Asimismo, las responsabilidades con las mascotas que tendrá cada uno deben quedar claras desde un comienzo.

La Fotografía Inc

14. Uso de la tecnología

En la actualidad, los aparatos electrónicos están son un elemento central en el desarrollo de las actividades cotidianas. Pero, así como brindan solución a gran parte de los problemas, también pueden suponer uno, sobre todo en la vida en pareja. Negociar el uso que se dará a la tecnología no implica que van a coartar la privacidad de su compañero o compañera, es decir, no se trata de tener acceso al celular o computador del otro, sino de señalar en qué instantes creen que deben hacer o no uso de estos aparatos. Por ejemplo, si están cenando juntos, que puedan concentrarse en compartir ese momento en lugar de estar revisando el feed (donde aparecen las publicaciones) de sus redes sociales. Con todas las cartas bajo la mesa evitarán discusiones a futuro.

Y ustedes, ¿qué tema agregarían a la lista? Después del intercambio de argollas de matrimonio empezarán a formar un equipo y, alcanzar todas las metas que tengan juntos, depende en gran parte de la capacidad que tengan para comunicarse y arreglar sus diferencias. Más allá de las frases de amor que puedan dedicarse, deben comprometerse a trabajar codo con codo para tener una vida en pareja armoniosa y duradera.